Trump ordena amplia desclasificación de documentos sobre investigación de Rusia

Incluye mensajes de texto sin editar enviados por James Comey, Andrew McCabe y Bruce Ohr
Por Jeff Carlson
18 de Septiembre de 2018 Actualizado: 18 de Septiembre de 2018

El presidente Donald Trump emitió el 17 de septiembre una orden para la desclasificación inmediata de tres series de documentos relacionados con la investigación de Rusia y el espionaje de su campaña presidencial.

El primer conjunto de documentos se relaciona con la aplicación de la orden de vigilancia de FISA para espiar a Carter Page, asesor de la campaña de Trump, en particular las páginas 10-12 y 17-34 relacionadas a la renovación de la orden judicial de junio de 2017.

El segundo conjunto de documentos se relaciona con una serie de entrevistas del FBI con el ex fiscal general adjunto Bruce Ohr.

El tercer conjunto de documentos abarca todos los informes del FBI de entrevistas preparadas en relación con las solicitudes de FISA sobre Page.

Además de emitir la orden de desclasificación, Trump dio la orden al Departamento de Justicia y al FBI de publicar todos los mensajes de texto relacionados con la investigación sobre Rusia del exdirector del FBI James Comey, el ex sub director del FBI Andrew McCabe, el exagente principal del FBI en la investigación de Rusia Peter Strzok, la exabogada del FBI Lisa Page, y Ohr. Los textos publicados deben quedar completamente sin ediciones.

Esta orden de desclasificación es más amplia de lo que se había anticipado. Se entendía que habría una desclasificación de la secuencia de páginas editadas de los documentos de FISA sobre Page junto con las entrevistas de Ohr. Esta orden va mucho más allá.

Las páginas 10-12 de la solicitud de junio de 2017 se relacionan con los esfuerzos del gobierno ruso por influir en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016.

Las páginas 17-34 se relacionan con la coordinación de Page con funcionarios del gobierno ruso sobre actividades para influir en las elecciones. Varias de estas páginas están completamente tachadas.

El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara, Devin Nunes, republicano de California, notificó que la información exculpatoria concerniente a Page fue omitida de las solicitudes FISA. La desclasificación de estas secciones probablemente ilustrará si eso ocurrió.

También es posible que se den a conocer más pruebas de informes circulares entre el FBI y ciertos periodistas.

Trump seleccionó específicamente la tercera y última renovación de FISA del 29 de junio de 2017, ya que corresponde al más completo de los cuatro documentos FISA con 121 páginas. Comienza en la página 292 y termina en la página 412 del enlace provisto.

La renovación de la orden de junio fue firmada por un agente especial de supervisión desconocido del FBI (página 380), el subdirector del FBI Andrew McCabe (página 389), el fiscal general adjunto Rod Rosenstein (página 391), un abogado desconocido del Departamento de Justicia (página 392) y el juez de FISA Raymond Dearie (página 412).

Ohr participó en una serie de 12 entrevistas conocidas con el FBI entre el 22 de noviembre de 2016 y el 15 de mayo de 2017. Además, han habido informes de entrevistas que continuaron más allá de este plazo.

La orden de desclasificación de Trump no especifica un rango de fechas o un número específico de entrevistas. La formulación elegida especifica “todos los informes del FBI de entrevistas con Bruce G. Ohr preparados en relación con la investigación de Rusia”.

Las entrevistas del FBI pueden haber servido como un medio para que Ohr transmita información del autor del expediente Christopher Steele al FBI. Esta relación fue señalada por el senador republicano Chuck Grassley de Iowa, quien dijo: “Los documentos también plantean preguntas sobre el papel de Ohr –un alto funcionario del Departamento de Justicia cuya esposa trabajó para Fusion GPS– al continuar pasando acusaciones de Steele y Fusion GPS al FBI después de que la FBI había terminado con Steele como fuente”.

Recientemente Ohr se reunió con miembros del Congreso y, según se informa, reveló que entendía que la información de Steele era un rumor crudo y no corroborado.

La tercera parte de la orden parece relacionarse con la documentación subyacente utilizada en la orden judicial FISA sobre Page, y solicita la desclasificación de “todos los informes del FBI de las entrevistas preparadas en relación con todas las aplicaciones FISA sobre Carter Page”.

La documentación solicitada se refiere a la solicitud FISA inicial y las tres renovaciones posteriores. Esta parte de la orden de desclasificación fue de alguna manera inesperada y proporcionará un examen más amplio del razonamiento utilizado para obtener la orden para espiar a Page.

En particular, esta porción de la orden desclasificada probablemente incluya reuniones informativas y entrevistas de personajes menos conocidos pero aún cruciales, como el informante del FBI Stefan Halper, el diplomático australiano Alexander Downer y posiblemente el profesor maltés Joseph Mifsud. También debería incluir todas las comunicaciones con Steele.

Esta porción de la orden de desclasificación probablemente ayudará a establecer si se siguieron los Procedimientos Woods.

El objetivo de los Procedimientos Woods es garantizar la precisión en lo que respecta a lo siguiente:

  1. Los hechos que apoyan la causa probable.
  2. La existencia y naturaleza de cualquier investigación penal relacionada o procesamientos que involucren el tema de FISA.
  3. La existencia y naturaleza de cualquier relación anterior o en curso de activos entre el tema y el FBI.

El tercer punto es particularmente importante en relación con Page. Eso se debe a que Page cooperó con los abogados del FBI y de Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York en el caso Evgeny Buryakov, involucrando a varios espías rusos. Es casi seguro que Page proporcionó testimonios o detalles sobre Victor Podobnyy en el caso Buryakov.

Mensajes de texto

La parte más inesperada de la orden de desclasificación exige la publicación sin modificaciones de todos los mensajes de texto de una serie de actores clave en la investigación de Rusia.

Aún cuando con las ediciones se han descubierto varias admisiones de material dentro del vasto conjunto de textos de Strzok-Page, a esta mezcla se agregan los mensajes de texto de Comey, McCabe y Ohr antes no publicados.

Dada la participación de estos funcionarios en todas las facetas de las diferentes investigaciones, es probable que los textos proporcionen mucha información nueva, incluido el lado no divulgado de las conversaciones antes publicadas.

Preocupación por el precedente legal

El lenguaje específico elegido en el comunicado, “a petición de varios comités del Congreso” y “por razones de transparencia”, probablemente se relaciona con preocupaciones sobre el establecimiento de precedentes legales.

El abogado de la Casa Blanca, Emmett Flood, habría estado en contra de la desclasificación “por la preocupación del precedente que se establecería, así como por las consecuencias involuntarias de hacer pública la información”.

En el lenguaje utilizado en la orden de desclasificación, la Casa Blanca está invocando a múltiples comités del Congreso de la rama legislativa. Esto proporciona un cambio legal similar a la desclasificación del memorando de Nunes, en el cual la rama ejecutiva está cumpliendo con la supervisión del poder legislativo.

La referencia a la transparencia también se refiere a la Parte I, Sección 1.7 de la Orden Ejecutiva 13526, que rige los procesos que guían la clasificación, donde se establece que: “En ningún caso la información se clasificará, se mantendrá como clasificada o no se desclasificará para: (1) ocultar violaciones de la ley, ineficiencia o error administrativo; (2) evitar la vergüenza para una persona, organización o agencia; (3) restringir la competencia; o (4) evitar o retrasar la divulgación de información que no requiere protección en interés de la seguridad nacional”.

La invocación del Director de Inteligencia Nacional Dan Coats también es importante. Coats mantiene técnicamente la supervisión de la comunidad de inteligencia.

La pregunta ahora es cuán rápidamente las diversas agencias cumplirán con la orden de desclasificación. Es probable que haya existido una coordinación previa y acuerdos alcanzados antes de la orden. Lo que queda por responder es en qué medida se llegó a un acuerdo con el Departamento de Justicia y el FBI.

“Cuando el Presidente emite una orden tal, desencadena un proceso de revisión de desclasificación que realizan varias agencias dentro de la comunidad de inteligencia, junto con el Consejo de la Casa Blanca para tratar de garantizar la seguridad del interés de seguridad nacional de Estados Unidos”, dijo el Departamento de Justicia en un comunicado.

“El departamento y el Buró Federal de Investigaciones ya están trabajando con el Director de Inteligencia Nacional para cumplir con la orden del Presidente”, dijo el comunicado.

La cooperación entre el Departamento de Justicia y el FBI será crucial, ya que las agencias aún conservan el control total de los mensajes de texto de Comey, McCabe y Ohr. Todavía está por verse si cumplirán plenamente con la orden presidencial.

La atención se centrará ahora en Rosenstein y el director del FBI, Christopher Wray, durante todo el proceso de desclasificación.

Jeff Carlson es un miembro fundador de CFA. Trabajó durante 20 años como analista y administrador de cartera en el mercado de bonos de alto rendimiento. Él maneja el sitio web TheMarketsWork.com

A continuación

¿Cuál es el origen del grupo de extrema izquierda Antifa?

TE RECOMENDAMOS