Trump pide pena de muerte para el hombre acusado de ataque terrorista en Nueva York

02 de Noviembre de 2017 Actualizado: 02 de Noviembre de 2017

El presidente Donald Trump pidió la pena de muerte este miércoles para el inmigrante uzbeko, Sayfullo Saipov, autor del atentado terrorista en la ciudad de Nueva York, que costó la vida de 8 personas e hirió a otras 12.

Saipov, de 29 años, que fue hospitalizado luego de recibir un disparo de un oficial de policía, dijo a los investigadores que se había sentido inspirado viendo videos de ISIS, y que comenzó a planear el ataque del 31 de octubre hace un año atrás, según una denuncia penal presentada contra él, este 1 de noviembre, por la fiscalía de Nueva York.

Trump volvió a utilizar la red social Twitter para expresar su punto de vista sobre el ataque y su autor.

“El terrorista de Nueva York estaba contento cuando pidió que le colgaran una bandera de ISIS en su habitación”, escribió el mandatario en Twitter. “Mató a 8 personas, hirió gravemente a 12. “¡Debería recibir la pena de muerte!”, añadió.

Trump descartó traslado del terrorista a Guantánamo

Horas antes, al ser preguntado por un periodista durante una reunión con su gabinete en la Casa Blanca, Trump había dicho que “definitivamente” pensaba evaluar el traslado de Saipov a Guantánamo, la cárcel situada en la base estadounidense en Cuba.

Sin embargo, esta mañana a través de Twitter el mandatario dejó en claro que prefería que el autor del atentado permaneciera en el país, donde cometió el “horrible crimen”.

“Hay que actuar rápido”, escribió el presidente, y enfatizó a continuación, “¡Pena de Muerte!”

Según Trump, el proceso de enviarlo a Guantánamo estadísticamente es más lento, por lo que resulta más conveniente utilizar el sistema federal de justicia.

Saipov fue acusado por dos cargos, el primero por proporcionar apoyo material y recursos a una organización terrorista extranjera, específicamente a ISIS, y el segundo, por violencia, y destrucción de vehículos que causaron la muerte de ocho personas.

El fiscal del área de Manhattan, Joon Kim, dijo que el primer cargo conlleva una pena máxima de cadena perpetua, mientras que el segundo haría a Saipov elegible para la pena capital si es declarado culpable. Otros cargos adicionales o diferentes podrían presentarse más tarde durante la acusación formal, dijo Kim.

Aunque el estado de Nueva York no contempla la pena capital en su sistema penal, que tiene la cadena perpetua como máxima pena, Saipov podría recibir una condena a muerte en un juicio federal por terrorismo.

(Policía de Nueva York anuncia cargos contra el autor del atentado terrorista del 31 de octubre de 2017)

Anteriormente, uno de los autores del atentado terrorista de 2013, en la maratón de Boston, Dzhokhar Tsarnaev, fue condenado a muerte a través del sistema federal de Justicia, ya que el estado de Massachusetts tampoco contempla ese castigo, según Infobae.

Saipov confesó a las autoridades que realizó una prueba previa al ataque, el pasado 22 de octubre, utilizando un camión alquilado para practicar, y “afirmó que se sentía bien por lo que había hecho” después del ataque, refiere la denuncia.

El documento de acusación de 10 páginas decía que Saipov renunció a sus derechos de permanecer en silencio y evitar la autoinculpación al aceptar hablar con los investigadores sin un abogado presente desde su cama en el Centro Hospitalario Bellevue en Manhattan.

La denuncia expresa que Saipov había solicitado permiso para exhibir la bandera del grupo militante ISIS en su habitación del hospital.

Los investigadores encontraron miles de imágenes y videos de propaganda relacionados con ISIS en un teléfono celular perteneciente a Saipov, incluyendo video clips que muestran a los prisioneros del ISIS siendo decapitados, atropellados por un tanque o baleados en la cara, según la denuncia.

El Buró Federal de Investigaciones dijo que había localizado a otro hombre uzbeko, Mukhammadzoir Kadirov, de 32 años, que está siendo buscado para interrogarlo, como una persona de interés en el ataque.

El ataque del 31 de octubre fue el más mortífero en la ciudad de Nueva York desde el 11 de septiembre de 2001, cuando los secuestradores suicidas estrellaron dos aviones en el World Trade Center, matando a más de 2.600 personas.

En la lista de las víctimas de este reciente atentado, cinco eran turistas argentinos, que formaban parte de un grupo de amigos que visitaban Nueva York para celebrar el trigésimo aniversario de su graduación de la escuela secundaria, uno era ciudadano belga, uno era residente de Nueva York y otro vivía en Nueva Jersey.

TE RECOMENDAMOS