Trump reitera la necesidad de reducir las protecciones legales para las empresas tecnológicas

Por Janita Kan
28 de Noviembre de 2020
Actualizado: 28 de Noviembre de 2020

El presidente Donald Trump reiteró esta semana sus peticiones para restringir la protección legal de las empresas de internet en medio de las acusaciones de censura y vigilancia selectiva de los contenidos de los usuarios.

“¡¡¡Por motivos de Seguridad Nacional, la Sección 230 debe ser anulada inmediatamente!!!” Trump escribió en Twitter.

El presidente se ha pronunciado claramente acerca de la necesidad de limitar o revocar las protecciones de responsabilidad legal, bajo la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996, para las empresas que se han dedicado a la censura o a la conducta política. Las grandes empresas tecnológicas como Facebook y Twitter han sido criticadas repetidamente por actuar como editoras en lugar de plataformas en línea para el contenido de terceros.

El artículo 230 exime en gran medida a las plataformas en línea de la responsabilidad por el contenido publicado por sus usuarios, aunque pueden ser consideradas responsables por el contenido que viola las leyes contra el tráfico sexual o de propiedad intelectual.

La ley permite a las empresas bloquear o filtrar el contenido “de buena fe” si lo consideran “obsceno, lascivo, obsceno, sucio, excesivamente violento, acosador o de alguna otra manera censurable”. Sin embargo, las protecciones no estaban destinadas a aplicarse a los servicios que actúan más como editores que como plataformas en línea, dijo el fiscal general William Barr en un discurso en mayo.

A principios de este mes, los legisladores se enfrentaron al CEO de Twitter, Jack Dorsey, y al CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, por acusaciones de censura y supresión de información en sus plataformas durante una audiencia del Comité Judicial del Senado.

En un intercambio, el senador Ted Cruz (R-Texas) cuestionó a Dorsey por el etiquetado de Twitter en las publicaciones relacionadas con las elecciones del 3 de noviembre. Dorsey admitió que no era un experto en fraude electoral pero defendió las etiquetas de advertencia de su compañía.

“Simplemente estamos enlazando con una discusión más amplia para que la gente tenga más información”, dijo Dorsey.

“No, no es así. Usted puso una página diciendo, cito, ‘el fraude electoral de cualquier tipo es extremadamente raro en Estados Unidos’. Eso no es vincularse a una discusión más amplia, es tomar una posición política en disputa, y eres un editor cuando haces eso. Tienes derecho a tomar una posición política, pero no puedes pretender que no eres un editor y obtener un beneficio especial bajo la Sección 230 como resultado”, respondió Cruz.

Antes y después de las elecciones, Twitter aumentó la vigilancia de los mensajes del presidente y otros usuarios por denuncias de fraude electoral. En una actualización del 12 de noviembre, la compañía de redes sociales dijo que había aplicado etiquetas, advertencias y otras restricciones a unas 300,000 publicaciones desde el 27 de octubre hasta el 11 de noviembre para contenidos que, según ellos, son “discutidos y potencialmente engañosos”. Este número representa alrededor del 0.2 por ciento de todas las publicaciones relacionadas con las elecciones de EE.UU. publicadas en ese período de tiempo.

Muchas de las publicaciones de Trump que argumentan la existencia de fraude electoral fueron etiquetadas con “Esta afirmación sobre el fraude electoral es cuestionada”. Por ejemplo, Twitter etiquetó la publicación del 22 de noviembre de Trump que decía: “En ciertos estados indecisos, hubo más votos que gente que votó, y en grandes números. ¿Eso no importa realmente? Detener a los observadores electorales, votar por gente desprevenida, votos falsos y mucho más. Una conducta tan atroz. ¡Ganaremos!”

El Departamento de Justicia (DOJ) instó a los legisladores a considerar la posibilidad de retomar las propuestas para actualizar la sección 230 en octubre, cuando Twitter comenzó a suprimir una serie de revelaciones del New York Post sobre los supuestos negocios de Hunter Biden, hijo del candidato presidencial demócrata Joe Biden.

“Los acontecimientos de los últimos días han hecho que la reforma sea aún más urgente”, escribió el fiscal general adjunto, Stephen E. Boyd, en la carta (pdf) obtenida por los medios de comunicación. “Las grandes plataformas en línea de hoy en día tienen un tremendo poder sobre la información y los puntos de vista disponibles para el pueblo estadounidense. Por lo tanto, es fundamental que sean honestas y transparentes con los usuarios sobre cómo utilizan ese poder. Y cuando no lo son, es crítico que se les pueda hacer responsables”.

El departamento había presentado un conjunto de propuestas que restringirían las amplias protecciones legales para las plataformas en línea en un esfuerzo por empujar a las empresas tecnológicas a abordar el material ilícito y a la vez moderar el contenido de manera responsable.

Más recientemente, Twitter pareció comenzar a restringir el contenido relacionado con las acusaciones legales contra los resultados de las elecciones generales de 2020. A principios de esta semana, los usuarios de Twitter comenzaron a notar que la plataforma impedía a los usuarios publicar el sitio web de la abogada Sidney Powell defendingtherepublic.org, que incluye enlaces a sus demandas presentadas en Michigan y Georgia, alegando un importante fraude electoral. Twitter no respondió a la solicitud de comentarios de The Epoch Times en ese momento.

El viernes, parece que la compañía desbloqueó a los usuarios para poder publicar el enlace.

Con información de Jack Phillips.

Siga a Janita en Twitter: @janitakan

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

EEUU: PCCh usa red de cuentas falsas en Twitter para desinformar sobre la pandemia

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS