Trump siempre encuentra tiempo en su ocupada agenda para dedicarse a sus nietos

Por Louise Bevan - La gran Época
19 de Febrero de 2019 Actualizado: 19 de Febrero de 2019

Los Trumps son sin duda la familia más poderosa de Estados Unidos y su descendencia se ha estado expandiendo durante décadas. Usando nuestros extraordinarios poderes de deducción, eso convierte a nuestro presidente Donald Trump, de 72 años, en un abuelo varias veces orgulloso.

Tenemos mucho por hacer en cuanto a la presentación pública del presidente Trump, pero ¿cómo es a puertas cerradas este abuelo afectuoso? ¿Es del tipo de los que dan tarjetas para los cumpleaños y navidad? ¿Juega al fútbol en el parque los domingos? No podemos evitar investigar más.

Eric Trump, el hijo de 35 años de Donald e Ivana, tuvo un bebé con su esposa Laura en mayo de 2017. El bebé es el miembro más joven de la familia y el nieto más joven del presidente. Entonces veamos, ¿cuántos nietos tiene el presidente Trump? Busquemos en los archivos de la familia y hagamos las cuentas.

Donald Trump se casó tres veces. Con su primera esposa, Ivana, tuvo tres hijos: Donald Jr., Ivanka y Eric. El Presidente tuvo otra hija con su exesposa Marla Maples, llamada Tiffany. Y con la primera dama Melania Trump, el presidente tiene un hijo de 12 años: Barron.

©Getty Images | Christopher Gregory

Los tres hijos mayores del presidente Trump tienen, entre todos, nueve hijos. ¿Ya suena como un acertijo? ¡Imagínate el alegre alboroto en las reuniones familiares!

Donald Jr. y su esposa Vanessa tuvieron cinco hijos juntos desde 2005: tres niños y dos niñas. Ivanka se casó con su novio Jared Kushner, y la pareja tiene tres hijos: una niña y dos niños. Y por supuesto, Eric también tiene un bebé.

Donald Trump ha hecho obvio su amor y cuidado por sus niños; y sus niños también: las fotos lo muestran sonriendo y disfrutando con ellos de un tiempo fuera de los deberes presidenciales. “¡Mira quién vino a verme hoy! ¡Gracias, Kai!” se lee en uno de los posteos del Presidente en los medios sociales. ¡No debe haber nada como la energía y la maravillosa perspectiva de los niños pequeños para aliviar el estrés de la vida en la Casa Blanca!

En una conversación con Redbook, Ivanka reveló algunas ideas sobre cómo es su padre en su papel de abuelo: “No sabría qué hacer si estuvieran llorando o necesitaran un cambio de pañal”, sonrió la madre, “aunque creo que lo solucionaría”.

Sin embargo, en defensa de su padre, Ivanka aseguró a los lectores que el presidente Trump llena a los niños de afecto “todo el tiempo”. Añadió, hablando de su propia infancia: “Siempre fue un gran padre, porque siempre estuvo ahí”.

©Getty Images | MANDEL NGAN/AFP

De la misma manera en que la actual esposa Melania es una madre cariñosa y práctica con su hijo Barron, parece que el presidente Trump no rehúye de sus responsabilidades como abuelo. Incluso da la bienvenida a sus nietos a la Casa Blanca, donde se les permite jugar a su antojo.

Debemos elogiar al Presidente por sus valores familiares. Ya sea ayudando con el cuidado diario, dando regalos, dando consejos, o simplemente siendo una presencia afectuosa. Los abuelos juegan un papel muy importante en la vidas de sus nietos. Es muy importante que los niños crezcan bajo la influencia de varias generaciones; ¿de qué otra manera pueden aprender e interiorizar la sabiduría de la familia?

¡Y para una familia como los Trumps, ciertamente pensamos que estos niños en crecimiento van a querer aprender de sus exitosos mayores!

©Getty Images | Jim Lo Scalzo-Pool

Pasar tiempo con los abuelos puede inculcar valiosas lecciones de vida, puede ayudar a construir una excelente inteligencia emocional y social, y puede construir los recuerdos familiares más preciados. Solo podemos imaginar los recuerdos que los niños pequeños de Trump se llevarán consigo a su adolescencia y más allá. ¿Jugando con un tren junto al “abuelo Donald” en la Casa Blanca? Suena como si fuera un sueño, pero es la realidad para los afortunados pequeños de Donald.

Es reconfortante saber que el Presidente se toma un tiempo para su familia dentro y alrededor de las extraordinarias presiones de su vida profesional. Ni siquiera el presidente Trump puede escapar de los deberes familiares, pero afortunadamente, parece que acepta sus responsabilidades como abuelo con los brazos abiertos.

****************

Te puede interesa:

Esta talentosa artista de joyería con sede en Nueva York nos presenta ‘artesanía entre el cielo y el hombre’ en diseños brillantes

TE RECOMENDAMOS