Trump tenía derecho a los registros centrales en el caso penal federal, dice analista legal

Por Ryan Morgan
16 de Junio de 2023 12:28 PM Actualizado: 16 de Junio de 2023 12:28 PM

Según el analista legal Mike Davis, el expresidente Donald Trump tenía derecho a conservar los registros de su época como presidente a pesar de que los fiscales federales argumentaron que la medida constituía una retención deliberada de información de defensa nacional.

Davis, quien se desempeñó como asesor legal del senador Chuck Grassley (R-Iowa), como secretario de un juez federal y quien ahora dirige el Proyecto del Artículo III, dijo que la acusación federal de 37 cargos contra Trump es legalmente defectuosa cuando se compara con los precedentes judiciales anteriores que rodean los registros presidenciales.

“A los expresidentes se les permite tener sus registros presidenciales cuando dejan el cargo, ya sea que estén clasificados o no, y eso está en la Ley de Registros Presidenciales. Y es por eso que el Congreso brinda a los expresidentes un espacio de oficina seguro, personal financiado con fondos federales y protección del Servicio Secreto en la oficina fuertemente custodiada del expresidente”, dijo Davis en una entrevista el miércoles con “Capitol Report” de NTD.

Davis dijo que el Departamento de Justicia del presidente Joe Biden, el fiscal general Merrick Garland y el fiscal especial Jack Smith han ignorado la redacción y la jurisprudencia en torno a lo que debería haber sido un problema relacionado con la Ley de registros presidenciales (PRA) para acusarlo de violar la Ley de espionaje.

La acusación de 37 cargos (pdf) contra Trump incluye 31 cargos de retención deliberada de información clasificada, en violación de la Ley de Espionaje.

“No pueden acusar de espionaje por algo que a un expresidente se le permite tener según la Ley de Registros Presidenciales”, afirmó Davis.

Davis dijo que no había indicios en la acusación de que Trump intentara dañar la seguridad nacional de Estados Unidos con los documentos que encontraron los fiscales federales.

“No hay evidencia alguna de que haya tratado de dañar a Estados Unidos con [los registros] y se le permite tenerlos bajo la Ley de Registros Presidenciales, entonces, ¿Cómo se puede acusar a un presidente por retener sus registros presidenciales bajo la Ley de Espionaje y tratar de meterlo en la cárcel? ¿Por el resto de su vida?” dijo Davis.

El estándar del cajón de calcetines

La PRA establece un sistema mediante el cual un presidente tiene que categorizar los registros de su tiempo en el cargo como presidenciales o personales.

Desde la acusación, Trump y algunos de sus partidarios han afirmado que los casos judiciales anteriores habían demostrado que un presidente tiene “autoridad ilimitada para tomar decisiones sobre la eliminación de documentos” y “ni el [Archivista de NARA] ni el Congreso tienen la autoridad para anular un juicio del presidente”.

Trump también ha citado un caso judicial de 2012 en el que Judicial Watch intentó obligar a NARA a recopilar y luego divulgar grabaciones que el expresidente Bill Clinton había retenido de su tiempo en el cargo. Según los informes, Clinton había guardado docenas de estas cintas en su cajón de calcetines. La jueza Amy Berman Jackson, designada por el presidente Barack Obama, falló a favor de permitir que Clinton retuviera las grabaciones en un fallo de 2012 (pdf).

“Este juez de Obama sostuvo que el presidente Clinton podría tener ocho años de grabaciones de audio altamente confidenciales de su presidencia, incluidas discusiones con líderes extranjeros, obviamente altamente confidenciales, en su cajón de calcetines”, dijo Davis. “No hubo allanamiento. No hubo acusación”.

Motivos políticos detrás de los cargos

Davis, al igual que Trump y otros políticos republicanos, describió la decisión dentro de la administración Biden de acusar a Trump por su retención de documentos como una acción motivada políticamente.

“Este es un golpe político falso de Biden para perseguir a Trump porque temen que gane las próximas elecciones”, dijo Davis.

En una entrevista separada con “Capitol Report”, el representante Andy Biggs (R-Ariz.) dijo: “Creo que todos están de acuerdo en que esto es dispar y tiene motivaciones políticas”.

Biggs señaló a otros funcionarios políticos que no han sido acusados federalmente a pesar de retener documentos clasificados, incluida la exsecretaria de Estado Hillary Clinton y el propio Biden.

Biden ha negado tener alguna participación en la decisión de acusar a Trump, quien fue su oponente en las elecciones de 2020 y lidera el campo de las primarias republicanas de 2024.

Garland también defendió la decisión de Smith de acusar a Trump el miércoles y dijo que el fiscal “ha reunido a un grupo de fiscales y agentes experimentados y talentosos que comparten su compromiso con la integridad y el estado de derecho”.

El peligro de los delitos procesales

El exfiscal federal adjunto John O’Connor, al igual que Davis, ha expresado su escepticismo sobre la viabilidad legal de los cargos contra Trump en virtud de la Ley de Espionaje.

“Incluso con la Ley de Registros Presidenciales, el presidente tiene un tiempo no especificado para entregar los documentos”, dijo O’Connor. “Entonces, la mera posesión de documentos clasificados por parte de un expresidente no es ilegal, no debe considerarse ilegal. Y entonces, sí, es una base muy endeble decir que hay algo de malo en que él posea documentos clasificados. No me lo creo”.

Sin embargo, O’Connor expresó su preocupación sobre la supuesta conducta de Trump cuando se enfrentó a una citación para sus documentos, el exfiscal dijo que dicha acción podría representar un peligro legal real para el expresidente. Además de los 31 cargos de retención deliberada de información de defensa nacional en violación de la Era del Espionaje, Trump también está acusado de un cargo de retención de un documento o registro, ocultación “corrupta” de un documento o registro, ocultación de un documento en una investigación federal, conspirar para obstruir la justicia, intrigar para ocultar materiales y hacer declaraciones falsas.

La acusación federal alega que, en mayo del año pasado, los funcionarios federales emitieron una citación solicitando a Trump que entregara los documentos en su poder que tenían marcas clasificadas. Trump supuestamente discutió con sus abogados que no quería que nadie revisara sus registros. Trump supuestamente preguntó a sus abogados si sería mejor si simplemente negaran tener los documentos solicitados y mencionaron cómo los representantes de Hillary Clinton habían eliminado miles de correos electrónicos de un servidor privado que ella operaba después de que el contenido de ese servidor fuera citado.

La acusación establece además que el 23 de mayo de 2022, un abogado le dijo a Trump que vendría a revisar los documentos en su posesión el 2 de junio de 2022. Entre el 23 de mayo y el 2 de junio, Trump supuestamente le ordenó al coacusado Waltine Nauta que retirara 64 Cajas de una sala de almacenamiento en el resort Mar-a-Lago de Trump. Supuestamente, Trump volvió a hablar con Nauta por teléfono el 2 de junio y, posteriormente, Nauta devolvió 30 cajas de documentos a la sala de almacenamiento, que luego revisó el abogado de Trump. Uno de los abogados de Trump reveló que la sala de almacenamiento era la ubicación de los documentos de Trump, a pesar de que Trump tenía otras cajas de documentos en otras partes de su propiedad.

O’Connor dijo que Trump podría haber impugnado legalmente la citación por sus documentos, “pero no puede simplemente mentirle al gobierno, no puede presentar o hacer que se presente una declaración perjuriosa. Entonces, debo decir que, aunque estos son delitos procesales, son delitos procesales importantes”.

Las posibilidades de Trump con un jurado

Davis argumentó que los fiscales tendrán dificultades para convencer a los jurados de que condenen a Trump en el caso de los documentos, en gran parte porque no pueden demostrar que trató de dañar la seguridad nacional.

Biggs ofreció un punto de vista diferente y dijo que las posibilidades de que Trump tenga un juicio justo se han complicado por años de acusaciones en su contra, los cuales sirvieron como base para investigaciones anteriores, un proceso penal separado y dos procedimientos de impeachment.

“Creo que la izquierda realmente ha hecho su trabajo al contaminar los posibles grupos de jurados y esa es parte de la razón por la que esto es, en mi opinión, realmente muy injusto”, dijo Biggs.

Biggs también dijo que el hecho de que Trump enfrente 37 cargos diferentes brinda múltiples oportunidades para atrapar a Trump en al menos un cargo.

O’Connor también dijo que es probable que Trump sea condenado por al menos algunos de los cargos, pero dijo que la jueza asignada a su caso, la jueza Aileen Cannon, podría favorecer la indulgencia con el expresidente.

“No veo cómo algún jurado no condenará a Trump, por algunos de esos cargos”, dijo O’Connor. “Ya sabes, ya sean cargos de seis u ocho, esos cargos son muy, muy difíciles de defender para él. Ahora, por suerte, tiene un juez que probablemente no tenga prejuicios en su contra. Y puede obtener libertad condicional, puede pasar unos meses en la prisión de un club de campo, pero en mi humilde opinión, será condenado”.

De NTD News


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.