Trump vuelve a plantear la posibilidad de “desacoplar” la economía de EE.UU. de la de China

Por Isabel van Brugen
08 de Septiembre de 2020
Actualizado: 08 de Septiembre de 2020

Durante el Día del Trabajo, el presidente Donald Trump volvió a plantear la posibilidad de disociar la economía estadounidense de Beijing, para traer de vuelta a Estados Unidos los puestos de trabajo en la industria manufacturera y las cadenas de suministro clave que se encuentran ahora en China.

El presidente reiteró el lunes partes de la agenda económica que tiene prevista para su segundo mandato, con el fin de hacer a Estados Unidos “más próspero y resistente que nunca antes”, reduciendo su dependencia de Beijing.

“Así que cuando mencionan la palabra desacoplar, es una palabra interesante”, dijo Trump en su discurso del Día del Trabajo en la Casa Blanca. “Así que perdemos miles de millones de dólares, y si no hiciéramos negocios con ellos, no perderíamos miles de millones de dólares. Se llama ‘desacoplamiento’. Así que ustedes empezarán a pensar en ello”.

A medida que se acercan las elecciones presidenciales, Trump se ha comprometido, como parte de su plan de reelección, a reducir la dependencia de la nación de China y a convertirse en el mayor fabricante del mundo. El mes pasado, el presidente lanzó la idea de una completa desvinculación con China durante su segundo mandato, lo que significa cortar los lazos económicos por razones nacionales y estratégicas.

Al mismo tiempo, ha acusado a su oponente demócrata, el exvicepresidente Joe Biden, de ser blando con Beijing, señalando sus políticas hacia China cuando formaba parte de la administración Obama. La campaña Biden 2020 ha mencionado a China en su plan “Made in All of America“, que incluye objetivos como la recuperación de las cadenas de suministro y la reducción de la dependencia de China mediante la adopción de “medidas agresivas de aplicación de las leyes comerciales”.

“Si Biden gana, China gana, porque China será la dueña de este país”, dijo Trump a los periodistas el lunes. “Hoy es el Día del Trabajo, es un buen momento para hablar dónde nos están estafando algunos países, pero nadie ni siquiera habla de cerca de China”.

El presidente dijo en una entrevista con Fox News el mes pasado que se había enterado de que China podría interferir en las elecciones del 3 de noviembre en nombre del candidato presidencial demócrata.

“China es dueña de Joe Biden. Su hijo recibió mil millones y medio de dólares. Su hijo sin experiencia, sin capacidad intelectual, sin nada, nunca se los ganó, no solo Ucrania, obtuvo cientos de miles de dólares de dinero de Ucrania y el pago por adelantado, y luego con China obtuvo un billón y medio de dólares en honorarios. Es ridículo”, dijo. “Ellos son los dueños de Joe Biden. Son los dueños de él y quieren de verdad que yo pierda”.

El presidente dijo que si es reelegido en noviembre, su administración prohibirá los contratos federales con empresas que subcontratan a China y hará de Estados Unidos la “superpotencia manufacturera del mundo”.

“Terminaremos (…) con nuestra dependencia de China de una vez por todas”, dijo Trump. “Ya sea que se trate de la disociación, o de la aplicación de aranceles masivos como ya he estado haciendo, vamos a poner fin a nuestra dependencia de China, porque no podemos confiar en China”.

“Traeremos empleos de China a los Estados Unidos e impondremos aranceles a las empresas que abandonen Estados Unidos para crear empleos en China y otros países”, añadió.

En junio, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo que se producirá una disociación de las economías de Estados Unidos y China si no se permite que las empresas estadounidenses compitan de manera justa y nivelada en la economía de China.

El presidente ha hecho de la creación de puestos de trabajo en la industria manufacturera en Estados Unidos un elemento clave de su campaña de reelección, señalando que artículos como la electrónica, máquinas, herramientas, piezas para la industria aérea y espacial, vehículos, hierro y acero deben ser fabricados en el país para que Estados Unidos sea seguro.

Trump también firmó el 6 de agosto un decreto ejecutivo destinado a impulsar la producción estadounidense de medicamentos y equipo médico, reducir los precios de los medicamentos y proteger a los Estados Unidos contra la escasez en una futura pandemia.

“No podemos confiar en China y en otras naciones del mundo, algún día podrían negarnos productos en un momento de necesidad”, dijo Trump el mes pasado.

En julio, un viceministro de asuntos exteriores de China, Le Yucheng, dijo que la disociación de las economías de los dos países sería “poco práctica”, y añadió que dicha perspectiva “no beneficia a nadie”.

“El verdadero enemigo de los Estados Unidos no es China. Es el virus invisible y las crecientes amenazas no tradicionales a la seguridad. Estados Unidos no debe tratar a un socio como un adversario porque al hacerlo solo desgastará a ambos”, dijo Le. “Nos guste o no, la globalización es el orden de la vida y la marea no puede ser revertida”.

Emel Akan y Reuters contribuyeron a la elaboración de este artículo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

¿Las inundaciones en una ciudad china son resultado de una mala gestión? | China al Descubierto

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS