Tucker y Putin: Una entrevista como ninguna otra

Por Roger L. Simon
10 de Febrero de 2024 12:09 AM Actualizado: 10 de Febrero de 2024 12:09 AM

Opinión

Decir que estaba “fascinado” y “cautivado” por la entrevista de Tucker Carlson al presidente ruso Vladimir Putin, “presentador despedido de Fox News”, como se llama a sí mismo juguetonamente, es quedarse corto y no refleja realmente la experiencia de ver el acontecimiento.

Fue una entrevista diferente a cualquier otra que haya visto, algo que parecía más sacado de la ficción, de una obra de Bertolt Brecht o de un encuentro arrancado de las páginas de León Tolstoi o Fiódor Dostoievski.

Durante más de dos horas se nos ofrecía una visión en tiempo real del razonamiento y la personalidad de un dictador a menudo implacable, aunque siga siendo popular, en gran medida, en su propio país.

¿Cuántas veces hemos podido ver eso?

No se me ocurre ninguna.

Aquellos que critican a Carlson por ofrecernos esto o bien tienen una total falta de respeto por la inteligencia del público, algo bastante común entre nuestros políticos y expertos, o bien sus propios intereses personales, quizás la envidia.

Ver y escuchar a Putin genera muchas reacciones complejas, desde pensar que es un matón desquiciado hasta sentirse seducido por él, pero este es el tipo de respuestas contradictorias que una mente adulta debe ser capaz de contener para ser, bueno, una mente adulta.

Tardaremos mucho tiempo en digerir completamente lo que hemos visto, si es que alguna vez podemos hacerlo.

Evidentemente, el anfitrión piensa lo mismo.

Como somos amigos, le envié a Carlson un mensaje de felicitación después de verlo. Creo que puedo dar por buena su respuesta porque parece algo que diría fácilmente en público. Además, en estos tiempos, cualquiera que piense que sus mensajes de texto son privados está delirando.

Escribió: “Gracias. Ha sido fascinante. Todavía estoy pensando en lo que significó”.

Estoy seguro de que la mayoría de los que lo vimos tuvimos una reacción similar.

Putin, según sus propios deseos, empezó con una disquisición de media hora sobre la historia de Europa del Este, lo que él llamó por razones obvias “Las tierras rusas”. Es difícil de explicar —todo el mundo debe verlo por sí mismo—, pero esto fue simultáneamente aburrido, incluso tedioso, pero también fascinante.

Se podía leer esta confusión en la expresión de Carlson. Pocos de nosotros, si es que alguno, conocemos esa historia con tanto detalle.

A diferencia de los líderes en los que podemos pensar, Putin no parecía ni un poco senil, sino en ocasiones al borde de cierto tipo de locura.

Todo esto fue a modo de preparación para el bien planeado intento de Putin de explicarse a sí mismo y sus ataques a Ucrania ante el público estadounidense y también ante gran parte del mundo occidental.

Estos fueron de nuevo contradictorios, a veces con cierto sentido pero a menudo sonando a la defensiva y falsos.

En realidad, solo quería recuperar esas “tierras rusas”. Insistió en que no iría más allá de partes no especificadas de Ucrania, probablemente la región del Donbás, y que la idea de que iría a por el resto de la antigua Unión Soviética —Lituania, Letonia, etc.— era ridícula.

Francamente, me creí la última parte porque él, y muy probablemente el pueblo ruso, ya estaban hartos.

Pero lo que más me interesó de la entrevista es que entre líneas, quizá no tan entre líneas, Putin cree que la verdadera batalla entre naciones es entre sus agencias de inteligencia más permanentes, no entre sus líderes impermanentes y superficiales.

Al fin y al cabo, es un exagente del KGB y, durante la entrevista, señaló el papel de la CIA a la hora de derrocar a los dirigentes de Ucrania y, por tanto, de ser los instigadores involuntarios de la guerra que se ha producido.

¿Me lo creo?

Digámoslo así: No me lo creo.

Sería interesante escuchar lo que el candidato presidencial Robert F. Kenney Jr. tiene que decir sobre el asunto, ya que sus críticas a la CIA, particularmente en el asunto del asesinato de su tío el presidente John Fitzgerald Kennedy, son bien conocidas.

Alguien debería preguntarle si ha visto la entrevista.

¿Se limitó Putin a “pasar la pelota” o tenía algo entre manos?

También fue notable durante la entrevista la afirmación de Putin de que el presidente Bill Clinton consideró en un primer momento la idea de que Rusia se uniera a la OTAN y después se negó para seguir el consejo de su “equipo”.

¿Verdadero o falso? ¿Tendremos noticias del Sr. Clinton? ¿Le creeríamos si lo hiciéramos?

Como dijo nuestro anfitrión: “Aún estoy pensando en lo que significó”.

En mi caso, puede que nunca llegue a una conclusión. Pero he visto… algo.

Digo esto a pesar de que Rusia no me es ajena. He pasado tiempo en el país, dos veces durante la era soviética y otras dos después. Aun así, es un enigma.

Al final de la entrevista, Carlson se lanzó a pedir a Putin que liberara al periodista del Wall Street Journal Evan Gershkovich, acusado por los rusos de espionaje y encarcelado desde hace un año.

Putin vaciló un poco, pero al final pareció inclinarse por la liberación. Si esto ocurre, un punto para Tucker.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.