Un ayudante de un alto funcionario comunista chino abandona el Partido

Por Angela Bright
20 de Mayo de 2021
Actualizado: 20 de Mayo de 2021

A finales de 2004, la junta editorial de The Epoch Times publicó una serie de editoriales llamados “Nueve comentarios sobre el Partido Comunista”. En ellos se revelaba la naturaleza engañosa, violenta, sectaria y canalla del Partido Comunista Chino (PCCh). Tras su publicación, los chinos comenzaron a abandonar el PCCh publicando sus declaraciones de retirada en la página web de la edición en chino de The Epoch Times.

El movimiento de renuncia al PCCh y a sus dos grupos juveniles afiliados —los Jóvenes Pioneros y la Liga de la Juventud Comunista— suele ser denominado por los chinos como “las Tres Renuncias”. Un número importante de las Tres Renuncias ha procedido de la cúpula del PCCh, incluidos funcionarios del Consejo de Estado, de los ministerios, de la Asamblea Popular Nacional, de la Escuela Central del Partido y de los cuadros provinciales y municipales.

Dentro de China, los practicantes de Falun Gong han tomado la iniciativa de ayudar a la gente en la tarea de “registrar” sus declaraciones de renuncia en The Epoch Times, lo que requiere eludir el cortafuegos chino de internet.

Falun Gong es una antigua práctica espiritual centrada en el cultivo de la verdad, la benevolencia y la tolerancia. La práctica ganó una amplia popularidad en toda la sociedad china durante la década de 1990, pero fue suprimida por el antiguo líder del PCCh, Jiang Zemin, en 1999. A pesar de estar sometidos a más de dos décadas de brutal persecución, los practicantes de Falun Gong han resistido pacíficamente la presión y, en cambio, han animado a sus compatriotas a abandonar el Partido.

Dimite un ayudante de un funcionario de nivel estatal

El Sr. Wang, un practicante de Falun Gong, compartió recientemente una historia en Minghui —una página web que documenta la persecución de Falun Gong— en la que describe cómo ayudó a su cuñado a renunciar al PCCh.

El cuñado de Wang era el ayudante de un funcionario de nivel estatal. Como figura de alto rango en el PCCh, estaba bien al tanto de las maldades del Partido y de las historias internas. También era consciente de que los teléfonos de los altos funcionarios están vigilados, por lo que había cosas que los dos hombres no se atrevían a decir por teléfono y que solo podían decir en persona.

Al ser el asistente de un funcionario de alto rango, el cuñado de Wang también tenía mucho poder. Por ejemplo, cuando visitaba Beijing, le resultaba fácil desplegar decenas de coches de policía. Siempre había gente, incluidas estrellas de cine y directores, que le pedían “ayuda”. Cuando se le enviaba a un departamento de nivel provincial, siempre se le llevaba en una lujosa limusina dispuesta por el gobierno provincial y se alojaba en hoteles de alta categoría, sin importar si se trataba de asuntos personales o de negocios.

Abordando el tema de la renuncia al PCCh, Wang comenzó haciéndole dos preguntas a su cuñado: “¿Sabes que el PCCh ha hecho muchas cosas malas? ¿Sabes que la autoinmolación de Falun Gong en la plaza de Tiananmen en 2002 fue un montaje del PCCh?”. En ambas ocasiones, su cuñado dijo que sí, que lo sabía.

Wang continuó: “El Partido Comunista ha hecho tantas cosas malas, Dios definitivamente lo castigará y lo destruirá, y sus miembros también estarán implicados. ¿Qué tal si te ayudo a renunciar?”. Tras pensarlo un momento, su cuñado aceptó.

Al día siguiente los dos hombres se reunieron de nuevo. Su cuñado agarró ansiosamente la mano de Wang y quiso saber si éste había enviado la declaración de renuncia. Y aunque Wang respondió: “No te preocupes, ya está registrada”, su cuñado seguía preocupado y repitió varias veces: “Tienes que ayudarme a renunciar. No lo olvides”.

Más miembros de alto nivel del partido renuncian

Un funcionario del Consejo Estatal del PCCh escribió en su declaración de renuncia: “¡Es contra mi voluntad ser un matón a sueldo! ¡Lo siento, pueblo chino! Espero que el Partido Comunista muera pronto”.

Li Bochun, un alto oficial retirado del Ejército, escribió lo siguiente: “¡Estoy decidido a abandonar el malvado Partido Comunista Chino para siempre! Soy un oficial técnico retirado de la defensa nacional con 43 años de servicio militar y más de 30 años de servicio al Partido. Solía creer todo lo que decían mis superiores. Solo después de retirarme comprendí realmente la naturaleza malvada del Partido Comunista”.

Un gran número de miembros del PCCh en los medios de comunicación estatales de China también han abandonado el Partido.

Un reportero de CCTV escribió: “Ya es suficiente. Hoy declaro formalmente que me libero de todo vínculo con ellos. He sido reportero de la cadena de televisión. He visto a través de su hipocresía durante mis años de trabajo. He sido engañado por el Partido con la propaganda de la mentira. Hoy, me desvinculo oficialmente de toda relación con él”.

Trece jóvenes miembros del PCCh de un canal de televisión de Shanghai y 18 reporteros, editores y directores de Shanghai Oriental TV también han renunciado.

Según un recuento de Epoch Times, más de 376 millones de personas, alrededor del 27 por ciento de la población china, han abandonado el Partido Comunista Chino y/o sus organizaciones juveniles afiliadas a fecha de finales de abril de 2021.

Colapso de la Unión Soviética

Antes del colapso de la antigua Unión Soviética, también surgió una oleada de renuncias al Partido Comunista, que llegó a tener 19.2 millones de miembros. Según “The Last Empire: The Final Days of the Soviet Union”, más de 4 millones de comunistas soviéticos abandonaron el Partido entre principios de 1990 y julio de 1991.

En 1990, Boris Yeltsin renunció públicamente al Partido Comunista. 2.7 millones de miembros siguieron inmediatamente su ejemplo, acelerando la ola de abandono del Partido. El 25 de diciembre de 1991, Mijaíl Gorbachov, entonces secretario general del Partido Comunista soviético, anunció su dimisión del cargo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS