Un emperador de la dinastía Song puso a la gente primero durante la peste

Por Cindy Chan
13 de Mayo de 2020
Actualizado: 13 de Mayo de 2020

El emperador Renzong reverenciaba el cielo y apreciaba a sus súbditos mucho más que sus preciadas posesiones.

El cuerno de rinoceronte era un tesoro imperial, pero podría ser exactamente el ingrediente necesario para curar la peste. Así que, durante la temible enfermedad que asolaba la capital, el emperador Renzong no pensó dos veces en ordenar que su preciada posesión fuera aplastada y convertida en medicina con la esperanza de salvar a su pueblo.

Este evento ocurrió hace unos 1000 años en la dinastía Song (960-1279) en la antigua China. A mediados del siglo XI, el país fue golpeado por epidemias una tras otra durante un período de numerosos años.

El emperador Renzong, conocido por su benevolencia y generosidad, puso su mayor empeño en cuidar de la gente cada vez que se producía un brote.

El pueblo es más importante

En el año 1054 la capital no solo fue golpeada por una enfermedad mortal, sino también por un frío extremo. Muchas personas murieron por infección o por el frío cortante.

Renzong ordenó a los doctores imperiales desarrollar una receta que pudiera contrarrestar la peste. También ordenó que se tomaran preciosos materiales medicinales de los almacenes imperiales para ser usados en la preparación de la medicina que tanto se necesitaba.

Dos exóticos cuernos de rinoceronte estaban entre los materiales que se tomaron. Un oficial de la corte notó que uno de ellos era el raro cuerno de rinoceronte del río Tongtian que había sido atesorado por generaciones en la corte imperial. Fue un regalo de un enviado extranjero heredado de la época de la dinastía Song.

El oficial informó rápidamente a Renzong y le aconsejó que lo guardara para su propio uso. Sin embargo, Renzong tenía una prioridad diferente.

“¿Cómo puedo apreciar un objeto, aunque sea raro, más de lo que aprecio a mi propia gente?” dijo.

Ordenó rápidamente que el cuerno de rinoceronte del río Tongtian fuera donado para su uso en la fabricación de medicinas para los afectados.

Renzong también ordenó a los médicos imperiales que buscaran personas competentes en el diagnóstico de pulso, una importante técnica de medicina tradicional china para identificar ciertos desórdenes en el cuerpo. Luego envió a estas personas a las clínicas establecidas en las oficinas del gobierno local para proporcionar consulta gratuita y medicina para los pobres.

El emperador Renzong de la dinastía Song apreciaba a la gente como si fueran sus propios hijos. Cuando el país sufría desastres y epidemias, siempre reflexionaba sinceramente sobre sí mismo para encontrar la causa. (Dominio Público)

Mandato celestial

La decisión de Renzong de poner a su pueblo en primer lugar fue acorde con su carácter y su historial como emperador que continuó los ejemplos de los antiguos reyes sabios de China.

Como aquellos monarcas virtuosos que le precedieron, Renzong veneraba el Cielo y creía que su derecho a gobernar era un derecho divino que se le concedía como el Hijo del Cielo, y que su misión era apreciar al pueblo y protegerlo de los daños. Cuando ocurría un desastre natural, Renzong lo veía como una advertencia desde arriba de que se había desviado del Camino del Cielo, o del Dao, y que no estaba cumpliendo con su solemne responsabilidad.

Renzong siempre se miraba primero a sí mismo para tratar de encontrar fallas y malas acciones que pudieran haber llevado a la calamidad que se presentaba en el país.

Mientras reflexionaba sinceramente sobre sus propios pensamientos y comportamiento, temporalmente no se ponía su manto de dragón ni recibía saludos de los oficiales en el salón imperial. También reducía sus comidas y manjares y cancelaba todos los entretenimientos.

Al mismo tiempo, Renzong proporcionó otro tipo de ayuda para apoyar a su pueblo.

Entre sus diversas medidas caritativas se incluían la compra de medicamentos para los pobres, la compra de ataúdes para los difuntos de familias necesitadas y la exención de impuestos o la renuncia al alquiler por un período de tiempo. También se ocupó de los familiares de los soldados que habían sacrificado sus vidas mientras trabajaban en las zonas de la peste.

La cura mágica

La biografía del emperador Renzong se encuentra en un texto histórico sobre la dinastía Song llamado “Historia de Song” o “Song Shi”. “Song Shi”, a su vez, es uno de los libros de un conjunto de textos históricos oficiales chinos conocidos como las “Veinticuatro Historias”, que abarcan el período que comprende desde alrededor del año 3000 a.C. hasta la dinastía Ming (1368-1644).

El clásico literario de la dinastía Ming “Margen de agua”, también traducido como “Forajidos del pantano”, cuenta una historia de cómo el emperador Renzong sofocó una gran peste durante su reinado.

Ordenó medidas benévolas que incluían la remisión de las penas de prisión y la abolición de los impuestos. También ordenó que se realizaran los rituales apropiados en la oración a los dioses para el alivio del desastre.

El relato ficticio refleja de cerca las acciones de los sabios emperadores a lo largo de la historia china frente a las calamidades naturales. Ellos consideraban estas catástrofes como reprimendas del Cielo que no debían ser ignoradas, o de lo contrario, advertencias más fuertes seguirían y podrían incluso ser derrocados, habiendo perdido el Mandato del Cielo.

Rezando a los dioses con un corazón puro, esperaban que se les concediera una segunda oportunidad para mejorar y rectificar sus errores.

Las cosas cambiaron para mejorar una vez que admitieron sinceramente sus errores y guiaron a la gente para dirigir sus corazones hacia la bondad. Esta fue su cura mágica.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

Navegando por el mar de la vida con la brújula mágica de ‘Verdad, Benevolencia y Tolerancia’

TE RECOMENDAMOS