Un estímulo masivo no previene la desaceleración de la eurozona

Por Daniel Lacalle
17 de Agosto de 2020 12:41 AM Actualizado: 17 de Agosto de 2020 12:41 AM

Opinión

El balance general del Banco Central Europeo (BCE) ha aumentado al 53,9 por ciento del PBI en julio de 2020. Esto se compara con un 32 por ciento de la Reserva Federal y un 33 por ciento del Banco de Inglaterra. Esto significa un aumento de 1,78 billones de euros (USD 2,11 billones) en el año hasta la fecha.

Además, el exceso de liquidez se ha disparado a 2,9 billones de euros (USD 3,4 billones), un aumento de 1,2 billones desde enero. Sumado a este estímulo monetario sin precedentes, la eurozona ha incluido un récord del 10 por ciento del PBI en varios programas de estímulo fiscal. Nada de eso ha impedido que la economía muestre signos de desaceleración en agosto.

Luego de un fuerte repunte en mayo y junio, proveniente de la reapertura de la mayoría de las economías y el efecto base, los datos de alta frecuencia compilados por Bloomberg Economics muestran una evidente desaceleración en julio y agosto. Todos los economistas que siguen la economía de la eurozona advierten sobre el preocupante debilitamiento de los indicadores líderes.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) también ha publicado su Índice de Indicadores Líderes de julio de 2020, que muestra que economías como España no solo muestran signos de crecimiento más débil, sino de contracción. Italia continúa mejorando, pero a un ritmo lento, mientras que Francia y Alemania registran niveles de crecimiento decrecientes.

La razón es evidente. Todo el estímulo monstruoso de la eurozona se centra en perpetuar los presupuestos gubernamentales inflados e incentivar la rentabilidad no económica o el gasto subsidiado. Todo el Fondo Europeo de Recuperación está claramente dirigido a promover trastos inútiles disfrazados de proyectos ecológicos, pero lo que es más preocupante es que el acuerdo ecológico de la eurozona incluye más impuestos y medidas para prevenir el crecimiento de la demanda que planes para mejorar la productividad.

Esta lección debió haberse aprendido en 2009. La Unión Europea lanzó su enorme Plan de Crecimiento y Empleo, que se elevó a más del 1,5 por ciento del PBI de la UE, y la economía no mejoró, mientras que se perdieron más de 4,5 millones de puestos de trabajo.

El problema de estos estímulos masivos es que benefician a las partes equivocadas de la economía. El gasto público actual en prestaciones y subsidios crea déficits masivos, y las corporaciones que aprovechan las compras masivas de bonos privados y las inyecciones de liquidez son las grandes multinacionales y campeones nacionales que no tuvieron ningún problema para acceder a los mercados en el pasado.

Si bien la eurozona aumenta los impuestos “ambientales” para los ciudadanos y promueve el gasto subsidiado en el “nuevo green deal”, los mayores beneficiarios del programa de compra de bonos corporativos del BCE son las grandes empresas automotrices, las multinacionales de petróleo y gas, y los grandes multiservicios. El BCE ha comprado bonos de Shell, Eni, Repsol, OMV, Total, Siemens, Daimler AG, BMW, Volkswagen, Renault, etc. Ninguna de estas empresas ha tenido dificultades para acceder a los mercados de capitales o emitir deuda a tasas bajas, y sus bonos no podrían ser categorizados de ninguna manera como baratos, considerando los rendimientos y los diferenciales.

La mayoría de estas empresas han establecido y madurado negocios en sectores donde existían desafíos de exceso de capacidad y márgenes mucho antes de la crisis anterior y actual, por lo que no aumentarán la contratación o el gasto de capital debido al estímulo monetario.

Mientras tanto, miles de nuevas empresas y pequeñas empresas que no tienen acceso al crédito porque no tienen bienes tangibles colapsan cada mes. El monstruoso respaldo crediticio que proviene del mecanismo de transmisión de la política monetaria es acaparado por gobiernos y multinacionales. Es un incentivo masivo para gastar de más y hacer malas inversiones. Los gobiernos se sienten felices agregando más gastos y prestaciones actuales sin una rentabilidad económica real, y las multinacionales tradicionales que estaban en una fase de desaceleración hace años están zombificadas por las tasas bajas.

Los planes de estímulo del BCE y la eurozona terminan como subsidios masivos a la baja productividad con daños colaterales a los sectores de alta productividad en forma de impuestos más altos.

El lector podría pensar que se puede decir lo mismo de Estados Unidos y de lo que hace la Reserva Federal. Sí, hasta cierto punto. La principal—y vital—diferencia es que el mecanismo de transmisión de la política monetaria de Estados Unidos no depende del canal de la banca comercial. Menos del 15 por ciento de la economía real de los Estados Unidos está financiada por el sector bancario gracias a un sistema de crédito privado diversificado y flexible. En la eurozona es más del 80 por ciento, similar a Japón.

Este camino hacia el estancamiento a largo plazo debería servir como un recordatorio para Estados Unidos, nuevamente, de por qué no es aconsejable seguir las políticas de la eurozona. Los resultados son invariablemente desastrosos.

Daniel Lacalle, Ph.D., es jefe economista del fondo de cobertura Tressis y autor de “Freedom or Equality”, “Escape from the Central Bank Trap” y “Life in the Financial Markets”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación:

¿Hay escasez de alimentos en China? – Trump condena los ataques a HK | China al Descubierto

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.