Un estudio revela que el régimen chino probablemente manipuló los datos de donación de órganos

Nuevas investigaciones se suman a la creciente evidencia de que el régimen está extrayendo por la fuerza órganos de los presos de conciencia
Por Frank Fang
15 de Noviembre de 2019 Actualizado: 15 de Noviembre de 2019

Un nuevo estudio determinó que el régimen chino probablemente falsificó sistemáticamente sus datos sobre la donación de órganos, lo que agudizó aún más la preocupación de que el régimen haya estado obteniendo por la fuerza órganos para trasplantes de presos de conciencia.

En 2015, el régimen dijo que dejaría de abastecerse de órganos a los presos ejecutados y que dependería exclusivamente de un nuevo sistema de donación voluntaria.

Pero en un estudio publicado en la revista científica BMC Medical Ethics el 14 de noviembre, dirigido por Mathew Robertson, un estudiante de doctorado de la Universidad Nacional Australiana (ANU), encontró que “los números de donación de órganos reportados en Beijing no se acumulan y hay evidencia altamente convincente de que se están falsificando”.

El coautor del estudio Jacob Lavee, profesor de cirugía de la Universidad de Tel Aviv, dijo a The Epoch Times a través de un correo electrónico que al aplicar la estadística forense a los conjuntos de datos oficiales de donaciones chinas, el estudio encontró que las cifras “se ajustan casi con precisión a una fórmula matemática”, una función cuadrática.

“Cuando se observa de cerca el número de órganos que aparentemente se recolectan, casi coinciden con esta ecuación artificial punto por punto, año tras año. Son demasiado ordenados para ser cierto”, dijo Robertson en un comunicado de prensa de ANU. Robertson fue anteriormente editor en The Epoch Times.

“Estas cifras no parecen ser datos reales de donaciones genuinas. Son números generados mediante una ecuación”, dijo.

El estudio analizó los datos oficiales chinos sobre los órganos donados voluntariamente en hospitales entre 2010 y 2018.

Los datos fueron publicados por el Sistema de Respuesta a Trasplantes de Órganos de China (COTRS) y la Sociedad de la Cruz Roja de China. El COTRS constituye la base del sistema de donación voluntaria de órganos de China: cada trasplante de órganos debe asignarse exclusivamente a través de él. La Sociedad de la Cruz Roja de China tiene la obligación de verificar y presenciar cada donación de órganos.

Los investigadores también compararon las cifras con datos de otros 50 países en el Observatorio Mundial sobre Donación y Trasplante, una base de datos administrada por la Organización Mundial de la Salud, y encontraron que ninguno de los conjuntos de datos de los otros países se ajustaba a ninguna fórmula.

También encontraron que “los conjuntos de datos chinos se desvían de cualquier otro país entre uno y dos niveles de magnitud”, dijo Lavee.

“No puede haber otra explicación para tales desviaciones, sino la manipulación de datos”, añadió.

Además, el estudio encontró “anomalías importantes” en los conjuntos de datos para sugerir una mayor manipulación. Por ejemplo, en un período de 10 días en 2016, los datos de la Cruz Roja mostraron que se obtuvieron 21,33 órganos de cada donante, “una hazaña claramente imposible”, dijo Robertson.

Los resultados del estudio fueron revisados por Sir David Spiegelhalter, ex presidente de la Royal Statistical Society del Reino Unido.

“Las anomalías en los datos examinados (…) siguen un patrón sistemático y sorprendente”, dijo Spiegelhalter en el comunicado de prensa.

Spiegelhalter añadió que no podía “pensar en ninguna buena razón para que surgiera manualmente una tendencia tan cuadrática”.

Lavee dijo que sus hallazgos fueron significativos porque arrojan “serias dudas” sobre las afirmaciones del régimen chino de haber reformado su sistema de trasplante de órganos en los últimos años.

Durante más de una década, los investigadores han recolectado evidencia creciente que apunta a la práctica de la recolección de órganos – que el régimen está matando a prisioneros de conciencia, la mayoría de los cuales son practicantes del grupo espiritual perseguido Falun Gong, por sus órganos y vendiéndolos en el mercado de trasplantes.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, consiste en enseñanzas morales y ejercicios de meditación, y ha sido fuertemente suprimido por el régimen chino desde 1999. Los adherentes están sujetos a detención arbitraria, trabajos forzados y tortura. Miles de personas han muerto bajo custodia, según el Centro de Información de Falun Dafa.

Un informe de 2016 de la Coalición Internacional para Acabar con el Abuso de Trasplantes en China encontró que el régimen chino estaba realizando entre 60.000 y 100.000 trasplantes cada año, superando con creces la cifra oficialmente reportada de 10.000 a 20.000 por año. La conclusión se basó en el análisis de los registros públicos de 712 hospitales chinos, incluidos los conteos de camas, las tasas de utilización de las camas, el personal quirúrgico, los programas de capacitación y la financiación estatal.

En junio, un tribunal popular independiente con sede en Londres, después de una investigación de un año de duración, determinó más allá de toda duda razonable que el régimen ha extraído por la fuerza órganos de prisioneros de conciencia durante años “a una escala significativa”.

También encontró que los órganos recolectados provenían en su mayoría de practicantes de Falun Gong encarcelados.

El tribunal estuvo presidido por Sir Geoffrey Nice QC, quien anteriormente dirigió el procesamiento del ex presidente yugoslavo Slobodan Milosevic ante el Tribunal Penal Internacional.

***

Descubre a continuación

Un genocidio oculto se realiza hoy en el país más poblado del planeta

TE RECOMENDAMOS