Un gusano parásito puede proteger contra el COVID-19, según un estudio

Por George Citroner
18 de Septiembre de 2023 3:38 PM Actualizado: 18 de Septiembre de 2023 3:38 PM

¿Podrían los gusanos parásitos ser la clave para mitigar la gravedad del COVID-19? Ésa es la pregunta intrigante que surge de una nueva investigación realizada por científicos del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID).

Durante la pandemia, los expertos en salud pública notaron una tendencia inesperada. “Los países de África y Asia informaban menos casos de infecciones graves, como hospitalizaciones o muertes, mucho menos que el resto del mundo”, dijo Kerry Hilligan, investigador postdoctoral y coautor del estudio, en un comunicado de prensa. Destacó la correlación entre estas regiones y la presencia endémica de anquilostomas.

Intrigados, los investigadores del NIAID decidieron investigar más a fondo. Hicieron un seguimiento de un pequeño estudio hospitalario en Etiopía que encontró que los pacientes con COVID-19 coinfectados con helmintos parásitos tenían un riesgo significativamente menor de síntomas graves.

“Esta investigación es un gran primer paso para comprender cómo se puede modular o atenuar la gravedad del COVID en algunos casos”, le dijo a The Epoch Times el Dr. Thomas Gut, director del Centro de Recuperación Post-COVID del Hospital Universitario de Northwell Staten Island en Nueva York.

Señaló que nunca recomendaría infectar deliberadamente a un paciente, lo que conllevaría sus propios riesgos. Sin embargo, “los resultados mostrados ofrecen una oportunidad para realizar más investigaciones sobre cómo se pueden controlar mejor las respuestas inmunes inapropiadas”, añadió.

La infección por gusanos aumenta la inmunidad pulmonar

La idea de que los gusanos parásitos como los helmintos influyen en nuestra respuesta inmune a las infecciones por otros patógenos no es nueva. Investigaciones anteriores muestran que la infección por helmintos puede estimular tanto el sistema inmunológico innato (nuestra respuesta de primera línea) como nuestra respuesta inmune adaptativa llevada a cabo por anticuerpos que “aprenden” qué nueva enfermedad atacar.

En el nuevo estudio, los investigadores infectaron a ratones con el gusano N. brasiliensis para que sirviera como sustituto de la infección por anquilostoma humana antes de exponerlos al SARS-CoV-2. Las larvas migraron a los pulmones, donde cebaron las células inmunitarias. Los ratones infectados tenían más probabilidades de sobrevivir a las dosis letales de COVID que los no infectados: un 60 por ciento frente a un 20 por ciento.

Los gusanos pulmonares preparan a los macrófagos para reclutar rápidamente células inmunes que controlan el SARS-CoV-2, dijo en un comunicado de prensa Oyebola O. Oyesola, becario postdoctoral de los Institutos Nacionales de Salud y coautor del estudio.

Experimentos posteriores encontraron que los gusanos localizados en los pulmones, no los limitados al intestino, proporcionaban protección contra el COVID.

Otras investigaciones descubrieron que siete días después de la infección con COVID, sólo los ratones expuestos a los gusanos tenían niveles mucho más altos de una célula inmunitaria adaptativa (células T CD8) que destruye las células infectadas.

La importancia de esta célula T en la lucha contra la infección por COVID-19 se confirmó cuando los científicos descubrieron que el agotamiento del CD8 revertía los efectos protectores de los gusanos.

“Es más, este efecto parece ser duradero, ya que los macrófagos conservan esta capacidad muy fuerte de reclutar y activar células T CD8 mucho después de que los anquilostomas hayan sido eliminados del cuerpo”, según la Sra. Hilligan.

De cara al futuro, el equipo de investigación quiere comprender las señales celulares involucradas y crear el beneficio sin necesidad de gusanos.

Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo con este enfoque.

El Dr. Jacob Teitelbaum, un internista certificado que trata a pacientes con COVID prolongado y un experto conocido a nivel nacional en los campos del síndrome de fatiga crónica, la fibromialgia, el sueño y el dolor, no está de acuerdo con la exposición intencional a los gusanos debido a sus posibles desventajas. “Tenemos una serie de herramientas que personalmente usaría mucho antes de considerar la infestación del mundo occidental con estos gusanos”, dijo.

El Dr. Teitelbaum recomienda suplementos nutricionales, como zinc, vitamina D y saúco, para reducir la gravedad del COVID-19. También recomienda el medicamento para la diabetes metformina, que se considera un posible tratamiento contra el COVID-19 porque puede actuar contra las proteínas involucradas en la replicación del virus, ha mostrado efectos antivirales en pruebas de laboratorio y posee propiedades antiinflamatorias y anticoagulantes. “[Disminuye] claramente el riesgo de COVID prolongado [en] un 50 por ciento y, al mismo tiempo, ayuda a la infección aguda”, afirmó.

Evidencia a favor y en contra de los parásitos

Si bien la investigación del NIAID encuentra que estos parásitos pueden ayudar a estimular el sistema inmunológico contra las infecciones, otra evidencia indica que podrían afectar la capacidad del cuerpo para combatir el SARS-CoV-2.

Los parásitos intestinales viven en el intestino y se alimentan de nutrientes. Aunque generalmente se consideran una molestia, algunas investigaciones han demostrado que pueden afectar positivamente la función inmune.

Una revisión de 2022 publicada en Therapeutic Advances in Gastroenterology encontró que los organismos intestinales no bacterianos como los helmintos pueden ofrecer beneficios al influir en el desarrollo inmunológico y la diversidad del microbioma.

Por ejemplo, un estudio revisado mostró que un anquilostoma intestinal mejoraba la tolerancia al gluten en pacientes con enfermedad celíaca.

Por otro lado, existe la preocupación de que los parásitos intestinales puedan obstaculizar la capacidad del cuerpo para combatir enfermedades.

Experto: Priorizar la salud general para reducir el riesgo de enfermedades

Los parásitos helmintos pueden aumentar el riesgo de cáncer a través de una inflamación crónica de bajo grado, la secreción de factores procarcinogénicos y la supresión de la vigilancia inmune contra los tumores.

En general, la evidencia sobre cómo los gusanos influyen en la inmunidad es contradictoria. Dado que el COVID-19 aún es nuevo, se necesita más investigación sobre los factores que afectan los resultados de la enfermedad.

Se necesita más investigación para determinar si los parásitos intestinales ayudan o perjudican las respuestas al COVID-19. Cualquier persona con un “antecedente de salud importante” y afecciones preexistentes tiene un mayor riesgo de sufrir una enfermedad grave por COVID si se infecta, dijo el Dr. Gut.

La prioridad debe ser mantener la salud general a través de la dieta, el ejercicio, la higiene y pautas preventivas. Además, consulte a un médico sobre problemas de parásitos para obtener un diagnóstico y atención adecuados.

“Dada la baja mortalidad por COVID, especialmente en personas más jóvenes, y las desventajas médicas de estos gusanos, especialmente después de que completan el ciclo pulmonar, recomendaría no contraer los gusanos”, dijo el Dr. Teitelbaum.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.