Un impuesto mínimo global es malo para el libre mercado y la soberanía nacional: economistas

"Burócratas no elegidos y que no rinden cuentas tratan de socavar la soberanía nacional"
Por DANIEL Y. TENG
10 de Abril de 2021
Actualizado: 10 de Abril de 2021

Los economistas se muestran escépticos ante el impulso del gobierno de Joe Biden de establecer un tipo impositivo mínimo global para las empresas, ya que afirman que no solo “frustrará” el libre mercado, sino que contará con muy poco apoyo de los gobiernos extranjeros.

“A fin de cuentas, cualquier acuerdo internacional es esencialmente inútil debido a la existencia de la soberanía nacional”, dijo Gigi Foster, profesor de economía de la Universidad de Nueva Gales del Sur (NSW) a The Epoch Times.

“El incentivo para que los países individuales ofrezcan un tratamiento fiscal atractivo seguirá existiendo, por muy fuerte que sea la presión internacional sobre un país para que se ajuste a alguna norma nominada”, añadió.

Foster dijo que las normativas prácticas provienen en su mayoría de países individuales, no a través de esfuerzos coordinados.

“Ya hemos visto en otros ámbitos, desde la política climática hasta la justicia penal, cómo el esfuerzo coordinado de varios países simplemente no es un enfoque viable para lograr un cambio significativo”, dijo.

Foster dijo que la única alternativa en la que podría ver el éxito de un tipo impositivo mínimo global es que un organismo supranacional ejerza un poder unilateral sobre las diferentes naciones, algo así como un “imperio mundial”, y establezca un tipo impositivo global.

Sin embargo, esto sería una “verdadera pesadilla distópica”.

El lunes, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, declaró ante el Consejo de Asuntos Globales de Chicago que el gobierno de Biden respaldaría un tipo impositivo mínimo mundial.

El anuncio se produjo tras las revelaciones de que el plan de infraestructuras de 2.3 billones de dólares del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se vería respaldado por un aumento del tipo impositivo de las empresas estadounidenses del 21 al 28 por ciento.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, habla sobre el empleo y la economía junto a la vicepresidenta Kamala Harris, en la Casa Blanca en Washington el 7 de abril de 2021. (Alex Wong/Getty Images)

Para desincentivar la deslocalización de las empresas estadounidenses en el extranjero, la administración está presionando para que los países adopten una tasa estandarizada, y así evitar que se domicilien en paraísos fiscales o jurisdicciones de baja tributación.

Desde 2013, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y las naciones del G20 trabajan en el proyecto Base Erosion y Traslado de Beneficios (BEPS), uno de cuyos pilares es acordar un tipo impositivo global.

Estados Unidos se ha resistido históricamente a respaldar incondicionalmente el BEPS, pero la posición de la administración Biden supone un cambio importante.

“Se trata de asegurar que los gobiernos tengan sistemas fiscales estables que recauden suficientes ingresos para invertir en bienes públicos esenciales y responder a las crisis, y que todos los ciudadanos compartan equitativamente la carga de la financiación del gobierno”, dijo Yellen a los asistentes.

“Estamos trabajando con los países del G20 para acordar un tipo impositivo mínimo para las empresas a nivel mundial que pueda detener la carrera hacia la baja”, añadió.

La Tax Foundation, con sede en Washington D.C., rechazó la afirmación de la “carrera hacia la baja”, afirmando que los tipos impositivos en todo el mundo se estancaron durante más de una década.

Un empleado del banco cuenta billetes de dólares estadounidenses. (Chung Sung-Jun/Getty Images)

“Cuando Estados Unidos recortó el tipo impositivo federal obligatorio para las empresas del 35 al 21 por ciento en 2017, no estaba liderando una carrera hacia la baja, sino moviéndose hacia la media”, señaló Tax Fundation en un informe.

Un tipo impositivo universal amenaza la competencia y los países en desarrollo

Robert Carling, exdirector ejecutivo del Tesoro de Nueva Gales del Sur, advirtió que la propuesta de Yellen sería perturbadora para el libre mercado, especialmente porque las exenciones fiscales pueden ser a menudo la única herramienta de algunos gobiernos para atraer inversiones a sus países.

“Creo que es un intento de frustrar la competencia fiscal. La competencia fiscal entre países siempre es buena, y es algo productivo y eso la frustraría. No hay otra forma de verlo”, dijo Carling a The Epoch Times.

Sharif Mahmud Khalid, profesor adjunto de contabilidad de la Universidad de Sheffield, advirtió que las naciones en desarrollo serían las más perjudicadas.

“En un mundo en el que existen enormes disparidades en los niveles de renta de los distintos países, un tipo mínimo global del impuesto de sociedades podría desplazar a aquellos que no son especialmente atractivos de no ser porque pueden ofrecer tasas más bajas”, escribió en The Conversation.

Una mujer camina por el barrio de la Colina Gitana en la ciudad de Soroca, a unos 155 km al norte de Chisinau, Moldavia, el 31 de octubre de 2020. (Sergei Gapon/AFP vía Getty Images)

En cambio, las jurisdicciones de baja tributación que ya atraen importantes inversiones, como Singapur o la República de Irlanda, pueden ser igual de reticentes a apoyar la propuesta.

“¿Por qué ellos aumentarían los impuestos en aras de este impuesto mínimo global?”, dijo Cian Hussey, investigador del Instituto de Asuntos Públicos, a The Epoch Times.

Hussey también dijo que la política fiscal debería ser competencia de los gobiernos nacionales y de los ciudadanos, no de un organismo supranacional.

“Este es solo el último ejemplo de burócratas no elegidos y que no rinden cuentas, que intentan socavar la soberanía nacional de un Estado-nación”, dijo.

El Tesorero australiano, Josh Frydenberg, que en su día fue colega del recién nombrado Secretario General de la OCDE, Mathias Cormann, acogió con satisfacción el debate sobre esta cuestión.

Australia acoge con satisfacción el compromiso de Estados Unidos de seguir participando en los debates dirigidos por la OCDE para acordar un enfoque globalmente coherente de los retos fiscales que plantea la digitalización de la economía”, dijo Cormann a The Epoch Times en un correo electrónico.

El tesorero australiano Josh Frydenberg (izq.) y el ministro de Finanzas Mathias Cormann (der.) anuncian el presupuesto federal en Canberra, Australia, el 2 de abril de 2019. (Tracey Nearmy/Getty Images)

“Australia seguirá siendo un participante activo y constructivo en estas discusiones, como lo hemos hecho en todo momento”, añadió.

Líderes europeos satisfechos por la medida de EE.UU.

Los ministros de Finanzas de las mayores economías europeas, Alemania y Francia, ya respaldaron firmemente la propuesta de un tipo impositivo mínimo global, y el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, se mostró “encantado” por el anuncio.

“Un acuerdo sobre la fiscalidad internacional está ahora al alcance de la mano”, declaró Le Maire a la agencia AFP. “Debemos aprovechar esta oportunidad histórica”.

El ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz, también saludó la propuesta diciendo que estaba “muy animado”.

Su respuesta podría estar motivada en parte por el tipo impositivo históricamente bajo de la República de Irlanda, del 12.5 por ciento, que atrajo a más de 700 empresas estadounidenses a sus costas.

Drones crean el espectáculo de luces del Día de San Patricio por encima del puente Samuel Beckett, sobre el río Liffey en el centro de Dublín, el 7 de marzo de 2021. (Paul Faith/AFP vía Getty Images)

“Ellos (la Unión Europea) no han conseguido obligar a Irlanda a aumentar ese tipo, y siempre ha sido una manzana de la discordia”, dijo Carling.

Incluso si se establece un tipo impositivo global, podría producirse, en cambio, un aumento de las lagunas fiscales y de la política fiscal opaca.

“Un país podría limitarse a establecer una política interna de subvenciones a determinadas industrias para atraerlas allí”, dijo Hussey.

“Creo que se trata de una medida miope y poco meditada”, añadió. “Es otro ejemplo de que los burócratas intentan diseñar el mundo que les gustaría ver, sin pensar en cómo los que realmente están en el mundo de los negocios toman decisiones sobre sus inversiones”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS