Un joven ‘aspirante acróbata’ fracasa en su intento de deslizarse por una escalera mecánica

24 de Diciembre de 2017 Actualizado: 24 de Diciembre de 2017

Después de beber diez pintas de cerveza, un joven decidió que era una buena idea bajar por las escaleras mecánicas deslizándose por la rampa del medio.

Su plan, sin embargo, fracasó espectacularmente.

Freddie Andrews, de 22 años de edad, de Tonbridge, Kent fue filmado rebotando una y otra vez en el botón de parada de emergencia antes de que caiga estrepitosamente en la parte inferior de las escaleras frente a un viajero sorprendido.

Las imágenes muestran a Andrews, que acababa de llegar del pub, saltando en la rampa metálica  entre las dos escaleras mecánicas, poniendo cara de preocupación a medida que se desliza y rebotando contra todo lo que se encuentra a su paso mientras sus amigos se ríen de él a carcajadas.

“Yo estaba muy borracho, estuve bebiendo como 10 pintas, y como la escalera mecánica estaba desocupada, pensé: ¿Por qué no?”. Andrews comentó al Evening Standard.

“Todo aconteció más rápido de lo que yo pensaba. Mientras me deslizaba no podía detenerme y no tuve otra opción”.

“Me arrepentí”, añadió.

Su amigo James Gower filmó la desacertada hazaña y la publicó en Twitter.

“La mejor noche fue la de anoche, pero eso tuve que ser el punto culminante”, escribió.

El fallido intento se viralizó y fue visto casi 13 millones de veces desde el 22 de diciembre.

Andrews comunicó al Standard que no “sintió nada” hasta que se despertó al día siguiente y se dio cuenta de que no podía ni moverse.

“Mi familia cree que fui un idiota. Pero ahora que ya pasó, les parece muy gracioso”. “Aunque no se lo recomendaría a nadie más”.

Una persona, llamada Ellie en Twitter, comentó: “Literalmente no puedo dejar de mirar… no puedo respirar”.

David Lammy miembro del parlamento reaccionó a las imágenes  del video escribiendo: “Atento al hueco”.

El actor John Barrowman afirmó: “¡¡Qué idiota, pero es demasiado divertido!!”.

En una entrevista con el Sun, Andrews aclaró: “No estaba planeado, era una situación única porque no había nadie más en la escalera mecánica, así que pensé en arriesgarme”.

“El caballero me preguntó si estaba bien y le dije que sí y me fui “, agregó.

Transporte de Londres ya había advertido contra cualquier bromista imitador.

“La seguridad es nuestra máxima prioridad y bromas como ésta son peligrosas no sólo para los involucrados sino también para otros clientes”, recalcó un portavoz de Transporte de Londres a The Telegraph.

También describió a Andrews como un “idiota”.

El portavoz añadió: “Tenemos frecuentes avisos de parlantes que recuerdan a los clientes que deben tener cuidado al usar escaleras mecánicas, y también realizamos campañas de seguridad durante todo el año para informar a los clientes de tener cuidado mientras viajan por nuestra red”.

 

Por favor compartí este artículo en tus redes sociales, de ésta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

TE RECOMENDAMOS