Un mundo más amable surge de elegir la empatía

La mayoría de las personas saben cómo sentir el dolor de los demás, pero tienen que estar motivados para hacerlo

Por ELIZABETH SVOBODA
29 de Diciembre de 2020 7:49 PM Actualizado: 29 de Diciembre de 2020 7:54 PM

A finales de los años 90, Najah Bazzy, una enfermera de Dearborn, Michigan, hizo una visita domiciliaria a una familia de refugiados iraquíes para revisar el estado de su bebé prematuro. Cuando llegó, se sorprendió de lo estéril que parecía su casa. La familia no tenía casi nada: ni estufa, ni nevera. Los adultos dormían en la alfombra. El bebé —que se había ido a casa con un ventilador— estaba en un cesto de ropa sucia, envuelto en una toalla.

Sintiendo visceralmente las dificultades de la familia, Bazzy decidió ayudarlos. Recogió los electrodomésticos y artículos de las casas de sus familiares y los dejó ese mismo día. Pero el impacto de su visita a la casa duró mucho más tiempo. Mientras Bazzy reflexionaba sobre la pobreza generalizada en su ciudad, se prometió que iba a trabajar para evitarle a otras familias el dolor que había presenciado.

Tendemos a pensar en la empatía como una respuesta automática, como un paracaídas que se despliega cuando vemos a alguien en dificultades. Pero un nuevo estudio sugiere que aunque la mayoría de nosotros tenemos la capacidad de sentir el dolor de otras personas, estamos más inclinados a ejercer esa capacidad cuando tenemos el deseo de hacerlo, como hizo Bazzy.

Eso significa que centrarse en este deseo— en nuestra motivación para entender las emociones y perspectivas de los demás— podría ser una forma importante de despertar nuestra propia empatía y promover una sociedad más empática.

El reflejo de empatía

La empatía a veces resulta tan instintiva e inmediata como retirar la mano de una estufa caliente. “Cuando vemos un golpe dirigido y listo para caer sobre la pierna o el brazo de otra persona”, escribió el filósofo Adam Smith en 1790, “naturalmente retraemos nuestra propia pierna o nuestro propio brazo”. Esto puede parecer un fenómeno muy primitivo. Después de todo, cuando un niño empieza a llorar, otros tan jóvenes como 1 o 2 años suelen unirse.

Pero mientras que la empatía se puede activar de forma acelerada, esta activación no está de ninguna manera garantizada. Su respuesta ante una persona hambrienta encorvada en la acera, o ante una familia de refugiados en apuros, depende de varios factores. ¿Cuál es su propia historia pasada? ¿Cómo es la persona necesitada? ¿Quién más está con usted, y cómo reaccionan a lo que ven?

Al intentar ayudar a las personas a desarrollar su empatía, los programas de entrenamiento en empatía del pasado han tendido a pasar por alto estos factores situacionales. En lugar de eso, se han centrado en fortalecer la agudeza emocional de las personas enseñando habilidades como “tomar una perspectiva”, entrenando a los estudiantes a ver las cosas desde el punto de vista de otra persona, o cómo captar las emociones de los demás. Sin embargo, los estudios de seguimiento de estos programas a veces muestran que su impacto se desvanece con el tiempo.

“La idea de que todas las intervenciones de empatía necesitan reforzar las habilidades es un descuido”, dice la psicóloga de la Universidad de Harvard Erika Weisz. “La mayoría de la gente ya tiene esas habilidades”.

Pero ella ha notado que la gente elige no usarlas en ciertas situaciones. Un fanático de los Medias Rojas de Boston logró empatizar con un usuario de la camiseta de los Yankees de Nueva York, pero en medio de una racha de tres carreras de los Medias Rojas, el bostoniano podría no sentirse inclinado a compartir la angustia del neoyorquino.

En su nuevo estudio, Weisz y sus colegas se centraron en inculcar la empatía aumentando la motivación de las personas para identificarse con los demás. Los resultados fueron sorprendentes: Cuando los investigadores alimentaron el deseo de los estudiantes de desarrollar empatía, los estudiantes fueron más precisos al señalar lo que otros sentían dos meses después. Algunos también reportaron haber hecho más amigos cercanos.

Aumentar la motivación

Weisz y su equipo, incluyendo al psicólogo de la Universidad de Stanford, Jamil Zaki, reclutaron a estudiantes de primer año de la universidad, quienes naturalmente tienen sus antenas adaptadas a los matices sociales de su entorno. “Cuando los estudiantes llegan al campus, tienen este enorme pico de apertura a la experiencia”, dice Weisz. “Estábamos en una buena posición para ver cómo funciona la motivación en la naturaleza.”

El equipo probó tres formas diferentes de aumentar la motivación de los estudiantes para empatizar con los demás. En un estudio, los participantes leyeron una carta que supuestamente era de un estudiante de primer año que tenía dificultades para adaptarse a la escuela secundaria. Se les aconsejó que escribieran y le dijeran al estudiante de primer año que podían trabajar en la construcción de su empatía y que hacerlo les ayudaría a conectarse con sus compañeros de clase.

Este sistema animó a los escritores de cartas a adoptar el concepto de que la empatía puede fortalecerse, explica Weisz. “Cuando le pedimos a un participante que apoye una declaración a otra persona, tienden a apoyar esas creencias ellos mismos.” Eso, a su vez, podría aumentar su motivación para repasar su empatía, porque creen que sus esfuerzos valdrán la pena.

En otro estudio, los investigadores dieron a los estudiantes material de lectura que promovía la empatía como norma social, incluyendo testimonios de otros estudiantes sobre la importancia de la empatía en sus vidas. Los participantes escribieron luego cartas a los estudiantes de primer año de la escuela secundaria en las que subrayaban cómo la empatía era normal, se promovía y se esperaba en su comunidad. Un tercer grupo de estudiantes, el grupo “combinado”, participó en una actividad en la que se combinaron elementos de los dos primeros ejercicios, y un grupo de control se limitó a escribir cartas en las que se abordaban los retos académicos de los estudiantes.

Los resultados apoyaron la corazonada de Weisz de que al aumentar la motivación de las personas se fortalecería su empatía. Los participantes de cada estudio mostraron mayor precisión cuando se les pidió que describieran lo que sentían las personas que hablaban en un video, en comparación con el grupo de control. Estos efectos fueron “pegajosos”, como dice Weisz, y duraron por lo menos ocho semanas después de que los estudios terminaron.

Los miembros del grupo combinado también informaron haber hecho más amigos cercanos en la universidad, posiblemente debido a su empatía, algo que Weisz dice que puede prepararlos para el éxito más adelante en la vida. “Tener ese nivel de integración social es realmente importante. Predice todo tipo de resultados para el bienestar”, dice.

Cómo el deseo impulsa la empatía

Estar motivado para sentir el dolor de alguien no implica necesariamente pensar para sí mismo, “Mis amigos entienden lo que esta persona está sintiendo, así que trataré de hacerlo”, o “Puedo fortalecer mi propia empatía, así que definitivamente debería hacerlo”. Como otros tipos de influencia, la motivación a menudo opera en un nivel inconsciente, moldeando nuestras prioridades de manera profunda a lo largo del tiempo.

La trayectoria de la vida de Bazzy ilustra cómo puede funcionar esto. Su ciudad natal de Dearborn, cerca de Detroit, estaba llena de refugiados de diferentes países que siempre estaban dispuestos a ayudarse unos a otros. “Los vecinos se sentaban en el patio delantero y compartían la comida. Los niños iban de casa en casa”, dijo Bazzy a Kathleen Toner de CNN. “Y precisamente por el cuidado que se tenían los unos a los otros, ahí es donde aprendí a amar a mi vecino”.

Como la gente del estudio de Weisz, Bazzy absorbió las normas sociales que dan un alto valor a la empatía, motivándola a hacer lo mismo. Otras investigaciones sugieren que las influencias sociales, especialmente las tempranas, pueden promover sin problemas este tipo de estructura de valores. En un estudio fundamental sobre los salvadores del Holocausto, los que salvaron a la gente de los nazis a menudo tenían modelos de conducta compasivos dentro de sus familias, lo que ayudó a despertar su deseo de ayudar a los demás.

Cuando llegó el momento, esa motivación tan arraigada inspiró a Bazzy a ayudar a su comunidad a mayor escala. Ayudar a la familia de refugiados en dificultades y a su bebé prematuro le recordó a Bazzy la cantidad de personas que se encontraban en situaciones similares, y en 2004, estableció formalmente una organización sin fines de lucro llamada Zaman International para ayudar a las familias en situación de pobreza en todo el área metropolitana de Detroit. Hasta la fecha, Zaman ha entregado artículos de primera necesidad como muebles, alimentos y capacitación laboral a más de 250,000 personas.

Cómo inspirar empatía

Al haber demostrado que la motivación puede influir en la empatía, Weisz, Zaki y sus colegas están pensando en cómo este hallazgo podría mejorar los programas de entrenamiento en empatía. Una de las claves, dice Weisz, será que los diseñadores del programa tengan en cuenta las necesidades y deseos únicos de los participantes. Un curso eficaz de empatía en el lugar de trabajo probablemente será muy diferente del que se diseña para estudiantes universitarios; lo que funcione dependerá de lo que impulse las motivaciones de las personas en cada caso.

Si los jóvenes empleados de una empresa recién creada están ansiosos por complacer a sus jefes, éstos podrían centrarse en enviar el claro mensaje —tanto a través de acciones como de palabras— sobre que valoran la empatía en los trabajadores que supervisan. Si un grupo de médicos se enorgullece de ser el mejor en lo que hace, los coordinadores podrían señalar que los pacientes con médicos empáticos tienen mejor salud, lo que se refleja bien en los médicos. Y debido a que los estudiantes de secundaria están tan sintonizados con las elecciones de sus amigos, Weisz ha experimentado con mostrarle a los estudiantes de séptimo grado videos de sus compañeros hablando de los beneficios de la empatía.

“Este enfoque es prometedor para complementar el desarrollo de habilidades y crear un menú de opciones para mejorar la empatía que se adapten a las necesidades de las personas”, dice Zaki.

Los resultados del estudio de Weisz también nos dan una idea de cómo podemos motivar nuestra propia empatía en varios contextos, desde el voluntariado hasta el rescate de alguien en dificultades. Cuando uno se rodea de otros que consideran la empatía como una virtud cardinal, es probable que esa norma social empiece a contagiarse, como ocurrió con los estudiantes en los ensayos de Weisz. Y cuando crea que puede perfeccionar su habilidad empática a través del esfuerzo —un enfoque de la empatía basado en la “mentalidad de crecimiento“— se sentirá más inclinado a hacerlo.

“La gente se emociona e invierte para aumentar su empatía si creen que pueden [hacerlo]”, dice Weisz. “Mucha gente piensa que la empatía es un rasgo estático. Enfocarse en las motivaciones imparte cambios duraderos”.

Elizabeth Svoboda es una escritora en San José, California, y una colaboradora habitual del Greater Good. Es autora de “¿Qué hace a un héroe?: La sorprendente ciencia del desinterés”. Su último libro, para niños, es “La vida heroica“. Este artículo fue publicado originalmente en la revista online “Greater Good“.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Le puede interesar

Este hombre ayuda a 100 millones de personas a mejorar su salud y elevar su estándar moral asimilándose a los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.