Un niño murió tras ser vacunado contra el Covid y el padre demandó a la médica ante la fiscalía

Por Malin Nordstrand
27 de Noviembre de 2023 10:18 PM Actualizado: 27 de Noviembre de 2023 10:18 PM

Los padres de un niño de 13 años, que murió pocos meses después de recibir la vacuna COVID-19, han denunciado al médico por no facilitar información sobre el riesgo de inflamación del corazón y por causar la muerte. La denuncia llegó directamente a la Fiscalía, que ahora se ha hecho cargo del caso.

Nicholas Sundgren pertenecía a un supuesto grupo de riesgo, pero era un niño normalmente sano y fuerte desde que tenía un año, hasta dos meses después de recibir su segunda inyección de la vacuna COVID-19 de Moderna.

A principios de septiembre, Helena Treiberg Claeson, de la Fiscalía de Gotemburgo, inició una investigación preliminar por haberse causado la muerte por homicidio negligente de otra persona. El caso se refiere a Nicholas Sundgren que, cuatro meses después de la vacunación con Spikevax de Moderna, falleció como consecuencia de una intoxicación sanguínea debida a una endocarditis, una forma de infección cardíaca. Tenía 13 años.

La denuncia afirma que el médico responsable de la vacunación del chico con COVID-19 no le advirtió del riesgo de inflamación del corazón, que es potencialmente mortal.

“Es importante señalar que Nicholas tenía un buen sistema inmunitario y estaba clínicamente sano, según consta en su historial médico de octubre”, de acuerdo con Bobbo Sundgren, el padre de Nicholas,

Helena Treiberg Claeson declaró a Epoch Times que no sabe cuándo concluirá la investigación preliminar.

“Los casos de cuidados son algunos de los más difíciles que recibimos y requieren mucho trabajo, por lo que pueden llevar mucho tiempo”, afirma, añadiendo que podrían ser hasta dos años.

El informe, rechazado inicialmente en primavera, fue aprobado después de que el fiscal tomara nota de información adicional, incluidos estudios e informes que demuestran una relación entre las vacunas COVID-19 y las muertes.

Nicholas Sundgren nació con un defecto cardíaco y se le implantó una prótesis valvular cardíaca biológica cuando tenía tres días de vida. A los seis meses recibió un trasplante de hígado. A pesar de ello, estuvo completamente libre de drogas desde que tenía un año, y durante toda su vida había sido sano, fuerte y feliz. No había nada raro en su salud”, dice el padre de Nicholas, Bobbo Sundgren.

En 2019, se sustituyó con éxito la válvula cardiaca protésica de Nicholas. Sus padres tenían una gran confianza en el sistema sanitario, que consideraban que siempre había sido muy solidario.

“Así que cuando la enfermera llamó del Hospital Infantil Reina Silvia en agosto de 2021 y le ofreció la vacuna contra el covirus a Nicholas, yo solo dije ‘claro, nos parece bien'”, dice Bobbo Sundgren.

Nicholas recibió su primera dosis de Spikevax en septiembre y la segunda en octubre. La noche siguiente a la segunda dosis, tuvo 40 grados de fiebre, pero se recuperó con bastante rapidez. Dos meses más tarde enfermó con fiebre y vómitos, que su padre interpretó como vómitos de invierno. Pero al tercer día no podía mover las piernas.

“Estaba completamente conmocionado. Eso me hizo llamar a la ambulancia”, dice Bobbo Sundgren.

En el hospital, resultó que Nicholas había contraído una intoxicación sanguínea y una bacteria en la válvula protésica de su corazón (endocarditis) que se había extendido a los pulmones.

Sin embargo, los médicos no pudieron encontrar una herida por donde pudieran haber entrado las bacterias para causar la sepsis, como suele ocurrir.

“Otro aspecto importante es que Nicholas tenía un buen sistema inmunitario y estaba clínicamente sano, como consta en su historial médico de octubre”, dice Sundgren.

A pesar del extenso tratamiento y la cirugía, no se le pudo salvar la vida. Tras dos meses en el hospital, Nicholas murió con su padre a su lado.

No fue hasta que Nicholas fue hospitalizado cuando sus padres se enteraron de que las vacunas de ARNm pueden causar infecciones cardiacas como miocarditis y pericarditis. Ni el médico ni la enfermera les habían informado de ello antes de la vacunación.

Bobbo Sundgren afirma que si les hubieran dicho que la vacuna de ARNm podía causar inflamación del corazón, se habrían negado a recibirla, y su hijo Nicholas podría seguir vivo hoy.

Ya en la primavera de 2021, las autoridades de varios países habían recibido informes de que la vacuna Comirnaty de Spikevax y Pfizer había causado miocarditis y pericarditis en casos poco frecuentes. En julio de ese año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) emitieron advertencias a los profesionales sanitarios para que estuvieran alerta al respecto e instaran a los pacientes a buscar atención médica inmediata si desarrollaban síntomas de inflamación cardíaca.

La Agencia Sueca de Productos Médicos también emitió una alerta a todos los profesionales sanitarios de Suecia el 19 de julio de 2021, más de un mes antes de que Nicholas Sundgren recibiera su primera dosis de la vacuna.

En septiembre, la Agencia Sueca de Productos Médicos también había recibido alrededor de 100 informes de miocarditis y pericarditis como presunto efecto secundario de Spikevax y Comirnaty. En octubre, la cifra había aumentado a unos 160, y a finales de 2021 y principios de 2022, se habían recibido casi 400 informes. Sin embargo, la Agencia de Productos Médicos señala que un informe de sospecha de reacción adversa no es lo mismo que una relación causal con la vacuna, y que se requiere una revisión cuidadosa para llegar a tal conclusión.

“Se ha demostrado que el ARNm modificado y la proteína de la espiga reducen el sistema inmunitario de varias formas diferentes”, dijo Björn Hammarskjöld, exconsultor senior en pediatría y bioquímico y biólogo molecular de formación.

El 6 de octubre de 2021 -dos días después de la segunda dosis de Nicholas- la Agencia de Salud Pública sueca puso en pausa el Spikevax de Moderna para todos los menores de 30 años debido a un mayor riesgo de estas infecciones cardíacas. Un amplio estudio pan-nórdico había mostrado datos preliminares de que los hombres jóvenes y los niños en particular podrían verse afectados. Sin embargo, se subrayó que el riesgo de que esto ocurriera era muy pequeño.

Tras la muerte de su hijo, Bobbo Sundgren empezó a buscar información sobre cómo el Spikevax podía causar miocarditis y pericarditis. Encontró una gran cantidad de investigaciones e informes que mostraban que la vacuna de ARNm, que convierte las células en pequeñas “fábricas de proteína de la espiga”, puede desencadenar que el sistema inmunitario ataque a los órganos y vasos sanguíneos sanos del cuerpo, causando inflamación, coágulos y otros daños.

“Los estudios también han demostrado que la endocarditis no bacteriana puede estar prácticamente libre de síntomas durante más de un mes. Y un nuevo estudio de Suiza muestra que el daño de la vacuna en el corazón puede producirse más de 30 días después de la segunda inyección de la vacuna Moderna covid”, afirma.

Björn Hammarskjöld, antiguo especialista en pediatría y bioquímico y biólogo molecular de formación, apoya esta opinión. Es testigo en la demanda de los padres y afirma que, en el caso de Nicholas, el ARNm modificado y las proteínas en espiga probablemente provocaron que el sistema inmunitario dañara las células de la válvula cardiaca, creando una inflamación en la que las bacterias podían adherirse y crecer.

Explica además que se ha demostrado que el ARNm modificado y la proteína spike reducen el sistema inmunitario de varias maneras.

“Cuando el sistema inmunitario se reduce, aumenta el riesgo de que los virus y las bacterias crezcan rápidamente. Al final, el sistema inmunitario falla y las bacterias toman el control, lo que conduce a la sepsis”, afirma.

Hammarskjöld señala que, lejos de que todo el mundo sufra efectos secundarios graves por las vacunas contra el Covid, a algunos no les afecta en absoluto.

“Esto se debe a que somos individuos únicos con diferentes sensibilidades, incluido el sistema inmunitario”, afirma.

La Ley del Paciente exige el llamado consentimiento informado cuando los profesionales sanitarios ofrecen un tratamiento médico, que también se aplica a la mayoría de las vacunas. Establece que el paciente o su tutor deben recibir información clara sobre los riesgos y efectos secundarios.

En una respuesta por correo electrónico al Epoch Times, Peter Almgren, Jefe de Pediatría del Hospital Infantil Reina Silvia, escribe que lamenta si los familiares se sienten insatisfechos con la atención o el trato que han recibido en el hospital. Por razones de confidencialidad, no puede hacer comentarios sobre casos individuales de pacientes, pero da una respuesta general sobre cómo es y debería haber sido el proceso de vacunación con COVID-19 en el hospital en otoño de 2021.

Afirma que todo el personal sanitario pertinente del hospital era consciente de los actuales efectos secundarios en otoño de 2021. También escribe que los pacientes y tutores deberían tener acceso a la información sobre los efectos secundarios disponible en el momento de la vacunación, que también se aplicaba a la mio- y pericarditis.

En cuanto a la evaluación de a quién debe ofrecerse la vacuna COVID-19, puede hacerse en varios pasos en los que se sopesen las recomendaciones de los pediatras y otras asociaciones médicas especializadas junto con la evaluación en cada clínica.

Almgren también escribe que “si la cuestión de la vacunación se plantea en una clínica pediátrica de atención ambulatoria, se consulta a los médicos que atienden al paciente tras el trasplante de órganos”.

Según Bobbo Sundgren, esto no fue lo que ocurrió en su caso. La familia no recibió ninguna información sobre los efectos secundarios ni sobre que debían estar atentos a los síntomas de la inflamación del corazón.

La enfermera que llamó no dijo ni una sola palabra sobre la miocarditis por la vacuna, y tampoco lo hizo ninguna otra persona del sistema sanitario. “Si lo hubiéramos sabido, habríamos dicho que no”, afirma, y añade que hasta la oferta de la vacuna Covid no les preocupaba la infección en sí porque Nicholas había viajado en transporte público durante todo 2020 y la mitad de 2021 sin enfermar y probablemente ya tenía anticuerpos.

“Y si tan solo el servicio de salud nos hubiera advertido cuando Spikevax estaba en pausa, habríamos pensado que su fiebre podría ser una infección cardíaca, y habríamos buscado atención médica de inmediato”, agrega.

El historial médico de Nicholas no indica que se advirtiera a la familia de los efectos secundarios. Tampoco hay indicios de que se consultara a su hepatólogo ni a ningún cardiólogo antes de la vacunación. El jefe de sección que autorizó la vacunación nunca conoció a Nicholas.

“En cuanto al consentimiento informado en este caso, parece dudoso que se hayan cumplido los requisitos para ello”, afirmó Titti Mattsson, profesora de Derecho Público en la Universidad de Lund.

Titti Mattsson, catedrática de Derecho Público de la Universidad de Lund, ha investigado el derecho médico. Dice que la razón por la que el consentimiento informado es tan importante tiene que ver con el carácter voluntario de la asistencia sanitaria. Por eso existen requisitos estrictos para que los profesionales sanitarios informen adecuadamente a pacientes y tutores sobre los riesgos y efectos secundarios del tratamiento médico.

“No siempre es fácil determinar hasta dónde llega esto en cada caso concreto, pero puede decirse que se trata de comunicar los conocimientos disponibles basados en la ciencia y la experiencia demostrada. Además, está en constante cambio, lo que significa que los profesionales sanitarios deben actualizarse”, afirma. “Y, por supuesto, la información facilitada por las autoridades es siempre un requisito”.

Señala que hay varios niveles de responsabilidad a la hora de proporcionar información suficiente.

“Hay una responsabilidad de gestión en la cúpula, luego se suele exigir más al médico que a la enfermera, y así sucesivamente”.

En el caso de los niños, el tutor es el principal responsable de dar el consentimiento hasta que el niño es un poco mayor. Poco a poco, el niño adquiere más autodeterminación, y entonces hay una evaluación general y un consentimiento general.

Titti Mattsson afirma que los niños son un grupo especialmente vulnerable porque a menudo no tienen plena capacidad para actuar de forma independiente. Por eso es especialmente importante que los tutores, y también los niños mayores, reciban información suficiente.

“En lo que respecta al consentimiento informado en este caso, parece dudoso que se hayan cumplido los requisitos para ello”, afirma.

“También podría tratarse de una situación aún más grave: que no solo una persona, sino quizá varias, estuvieran expuestas a riesgos similares debido a la falta de prácticas de trabajo seguras de los profesionales sanitarios”.

Existen normas específicas de responsabilidad para los profesionales sanitarios. A los profesionales sanitarios que no cumplan la Ley del Paciente o cometan errores de cierta naturaleza se les puede retirar la licencia, ya sea por completo o durante un determinado periodo de tiempo.

“Obviamente, esto supone una gran pérdida para quienes ya no pueden trabajar. Y luego están también las sanciones penales en los casos más graves”, dice Titti Mattsson.

Henrik Arnell, miembro de la junta directiva de la Asociación Sueca de Pediatría y médico jefe del Hospital Infantil Astrid Lindgren, afirma que la asociación colaboró estrechamente tanto con la Agencia de Productos Médicos como con la Agencia de Salud Pública de Suecia durante la pandemia. También estuvo en contacto diario con otros colegas de Europa para mantenerse al día.

“No creemos que estas vacunas tengan efectos a largo plazo, pero sinceramente no lo sabemos. Tenemos que ser humildes en sanidad, tenemos que darnos cuenta de que aún no tenemos los datos”, señaló Henrik Arnell, miembro de la junta directiva de la Asociación Sueca de Pediatría.

Las recomendaciones de la asociación para la vacunación contra el COVID-19 para niños y adolescentes en grupos de riesgo especial a partir de los 12 años, que se aplicaron en otoño de 2021, establecen, entre otras cosas, que la vacuna se recomienda después de “haber sido sometido a otro trasplante de órganos, en casos individuales después de una evaluación individual.”

Arnell explica que esto se debió a que hay muchos factores que deben tenerse en cuenta en relación con la vacunación con COVID-19 y los niños con trasplantes.

“Así que era para que ningún profesional sanitario se sintiera absolutamente obligado a vacunar, sino que pudiera confiar en sus propios conocimientos y experiencia”, afirma.

Tampoco era posible saber quién podría verse gravemente afectado por la propia infección vírica.

“No podíamos decir con un cien por cien de certeza que para tal o cual grupo el virus es muy peligroso. Era para un grupo muy pequeño para el que sería realmente muy peligroso contraer esta infección: en total había unos cientos de niños”, afirma.

La asociación también fue consciente desde el principio de los riesgos de inflamación del corazón. Por eso, cuando empezaron las vacunaciones, estuvieron muy atentos a estos efectos secundarios junto con la Agencia Sueca de Productos Médicos y la Asociación Sueca de Cardiología Pediátrica.

“Pero hubo muy pocos casos. Para las personas con cardiopatías graves, neumopatías graves e inmunodeficiencias graves, es peor contraer la infección que recibir la vacuna. Tal y como estaban las cosas en aquel momento, habría habido un mayor riesgo de inflamación del músculo cardiaco por la propia enfermedad que por la vacunación”, afirma.

Muchos países iban por delante de Suecia en la vacunación. Arnell cree que, por tanto, pudieron apoyarse bastante bien en las experiencias de otros.

“Creo que acabamos con grupos de riesgo relativamente estrictos y bastante dispersos si se compara con la mayoría de los países de nuestro entorno que tenían una visión mucho más amplia de los grupos de riesgo”.

En cuanto a los efectos secundarios a largo plazo, dice, hay mucha incertidumbre.

“No creemos que estas vacunas tengan efectos a largo plazo, pero sinceramente no lo sabemos. Tenemos que ser humildes en la atención sanitaria, ser conscientes de que aún no tenemos todos los datos”, afirma.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.