Un nuevo estudio demuestra que el parto en casa mejora la calidad de vida de las mujeres

Las madres irlandesas afirman que su experiencia de parto en casa fue mucho mejor que en el hospital

Por Jennifer Margulis
01 de Abril de 2023 12:36 AM Actualizado: 01 de Abril de 2023 10:13 AM

¿Cómo perciben sus experiencias de parto las mujeres que dieron a luz tanto en un hospital como en casa?

En un estudio publicado en febrero de 2023 en la revista Women and Birth, tres investigadores irlandeses intentaron responder a esta pregunta.

El estudio “Comparación de experiencias de parto en el hospital y parto en el hogar en Irlanda: una encuesta de métodos mixtos’, hizo encuestas a 141 mujeres sobre sus experiencias durante un período de diez años y los resultados fueron reveladores.

Comparación de experiencias de parto en casa y parto en el hospital

Publicado por Elsevier en nombre del Colegio Australiano de Matronas, el estudio examinó a un grupo de mujeres que habían tenido la experiencia única de dar a luz a un bebé tanto en casa como en un hospital.

Todas las participantes en el estudio tenían 18 años o más y habían tenido al menos un parto en casa y otro en el hospital en los últimos diez años.

Según los investigadores, Irlanda tiene un número especialmente elevado de partos hospitalarios en comparación con los demás países industrializados de Europa. Sin embargo, ningún científico había comparado antes las experiencias de parto en el hospital con las de en casa desde el punto de vista de las mujeres que dan a luz.

Los científicos explicaron que su investigación fue guiada por dos preguntas:

1. ¿Cómo valoran las mujeres la atención prenatal y durante el parto recibidas en los diferentes entornos?

2. ¿Qué opinan y cómo describen las mujeres sus experiencias de parto en casa y en el hospital?

Un estudio de métodos mixtos sobre el parto en casa frente al parto en el hospital

Los investigadores irlandeses recopilaron sus datos utilizando lo que llamaron una “encuesta de métodos mixtos”. Esto significa que encontraron participantes a través de un grupo privado de Facebook que contaba con casi 2000 miembros, así como en Twitter. En cada plataforma, colocaron un enlace a la encuesta para que los participantes la completaran.

Luego anonimizaron los datos que recopilaron, eliminando la información personal de identificación.

Además de plantear a las mujeres 31 preguntas de opción múltiple, las encuestas incluían tres preguntas de estilo ensayo abierto.

A continuación, se procesaron los datos para determinar su significación estadística.

Los autores trabajaron para “cuantificar la satisfacción comparativa subjetiva de los nacimientos en el hogar y en el hospital de las personas y al mismo tiempo proporcionar datos cualitativos para explorar las experiencias de los participantes”.

En esencia, su tarea consistía en recoger las experiencias subjetivas de estas mujeres y agruparlas de modo que pudieran proporcionar puntuaciones mensurables que permitieran una comparación significativa entre las experiencias de parto en el hospital y en casa de las madres.

Su “sistema de puntuación” permitía una puntuación total de diez puntos para cualquier pregunta. Cuanto más cerca de diez, más positiva es la experiencia.

¿Natural, seguro y normal o un accidente esperando a suceder?

Los investigadores destacaron dos modelos de nacimiento diferentes que experimentan las mujeres irlandesas.

Lo que llamaron el “modelo social del nacimiento”, postula que el nacimiento es un proceso fisiológico natural, seguro y normal que no requiere ninguna intervención médica para la mayoría de las personas.

Por otro lado, lo que llaman el “modelo médico” del nacimiento plantea el nacimiento como un proceso patológico (esencialmente como una enfermedad) que está lleno de riesgos potenciales. Según el modelo médico, el parto es intrínsecamente peligroso y debe ser controlado.

En el modelo médico de nacimiento, para que la mujer que da a luz y su bebé estén seguros, deben estar en un entorno hospitalario, con acceso a un conjunto completo de equipos médicos, bajo la supervisión de un obstetra altamente capacitado.

Cuanto más natural sea el parto mejor es la experiencia, según las madres

La mayoría de las madres estadounidenses dan a luz bajo el modelo médico, según el Sistema Nacional de Estadísticas Vitales, que proporciona los datos más completos sobre nacimientos y defunciones en Estados Unidos.

De hecho, más del 98% de los bebés de Estados Unidos nacen en el hospital.

Los partos extrahospitalarios que incluyen los partos en casa y en centros de maternidad independientes atendidos normalmente por comadronas representan menos del dos por ciento del total de nacimientos en Estados Unidos.

Pero los investigadores irlandeses descubrieron que los sentimientos de las participantes en el estudio sobre sus partos coincidían en gran medida con el enfoque social. Las mujeres tuvieron experiencias mucho más positivas y enriquecedoras dando a luz en casa que en el hospital.

“Cuanto más se alejaba la atención del modelo social, menos positivas eran las percepciones de las participantes”, explicaron los investigadores.

Al tabular los datos, los investigadores irlandeses identificaron varios aspectos que influían en que la experiencia del parto se recordara como positiva o negativa.

La importancia de las relaciones

Las mujeres valoraron sus experiencias de parto en casa con un 9.9 sobre 10, pero sus experiencias en el hospital con solo un 5 sobre 10.

Los partos en casa solían tener lugar en un entorno en el que la madre era atendida por una comadrona con la que mantenía una relación continua. Y esta relación ayudó a la parturienta a sentirse atendida, escuchada y respetada durante todo el embarazo y el parto. En cambio, en la experiencia hospitalaria no se daba prioridad a las relaciones, lo que se traducía en una atención impersonal.

Los procedimientos no deseados hacen que el parto sea menos positivo

El consentimiento informado es el proceso de comunicación entre un médico u otro profesional sanitario y un paciente.

La idea es que todo paciente tiene derecho a recibir información que le ayude a tomar una decisión con conocimiento de causa. Deben conocer los beneficios, riesgos y alternativas de cualquier procedimiento (incluida la alternativa de no hacer nada).

Pero, aunque el consentimiento informado es un principio fundamental de la medicina, a menudo no se practica. En la categoría de consentimiento informado, los partos en casa obtuvieron una puntuación de 9.9/10, mientras que los hospitales y los cuidados dirigidos por obstetras obtuvieron una puntuación de 4.2/10.

Al menos 27 de las participantes en el estudio fueron sometidas a procedimientos no deseados sin que los profesionales sanitarios les informaran o pidieran su consentimiento explícito.

Las políticas y normativas del hospital tendían a imponer procedimientos no deseados que las madres sentían que tenían que evitar repetidamente o de los que se sentían víctimas.

Las mujeres sentían que en el hospital las cosas les pasaban a ellas y que no eran parte esencial del proceso.

Las políticas del hospital a menudo prevalecían sobre sus propias decisiones. Algunas declararon que las trataban con falta de respeto y que les hacían sentir que no se podía confiar en ellas para tomar decisiones sobre sus partos.

En cambio, durante los partos en casa, las madres afirmaron sentirse capacitadas y confiadas para tomar decisiones.

Un parto agradable

Casi todas las participantes expresaron sentirse seguras, protegidas, relajadas, cómodas o alegres durante el parto en casa.

Expresaron sentirse en confianza y respetadas por las personas que asistieron a su parto. De hecho, los partos en casa se clasificaron como una experiencia vital positiva para todas las participantes menos una.

Esto también contrastaba fuertemente con la experiencia hospitalaria de las participantes. La experiencia hospitalaria se describió mayoritariamente con términos negativos: vergonzosa, impersonal, no respetada e incluso traumática.

Cuando se utilizaban palabras positivas para describir la experiencia del parto en el hospital, éstas eran relativamente poco entusiastas: “bien”, “bueno”, “estándar” y “cumple las expectativas”.

Para las madres encuestadas, dar a luz en casa fue mucho más positivo y estimulante que hacerlo en el hospital. En el mejor de los casos, sus experiencias en el hospital “cumplieron las expectativas” pero fueron “impersonales”. En el peor de los casos, el parto en el hospital fue traumatizante y deshumanizante.

Lo que hay que saber

El Dr. Collin Lynn es un médico de familia del norte de California que ha atendido más de cien partos en el sistema hospitalario de Redding.

Cree que, si los médicos se tomaran el tiempo necesario para escuchar a las madres, darles un verdadero consentimiento informado y apoyarlas durante el embarazo y el parto, sus experiencias de parto dentro del sistema hospitalario serían mucho más positivas.

“La paciente es la experta, siempre”, afirma Lynn. “En lugar de descartarla o ignorarla, debemos incluirla en todos los aspectos del proceso de parto. Es muy raro que un médico acompañe a una paciente en el parto. Hemos creado un sistema para intentar prevenir riesgos, pero hemos perdido de vista el aspecto humano”.

Lynn agregó que ha participado tanto en partos de alto riesgo como en partos naturales. Una vez entró en la sala de partos donde una madre, completamente desnuda, estaba agachada en posición de guerrera. Como joven médico, nunca había visto a una mujer de parto así.

“Nos enseñan a hacerlos trabajar de espaldas”, dijo Lynn. “Estaba un poco incómodo porque no era para lo que me entrenaron. Pero mirando hacia atrás, me doy cuenta de que fue un buen ejemplo de cómo ella trabajaba como quería, literalmente resistiendo”.

Lynn también comentó que el trabajo de parto no tiene por qué dar miedo y, de hecho, puede ser eufórico. “El trabajo natural tiene un ritmo orgánico que conduce a la liberación y la euforia. Con el trabajo de parto en el hospital, a menudo se cambia a solo un procedimiento quirúrgico, incluso partos vaginales”.

Una forma de mejorar la atención en el entorno hospitalario, según Lynn, que revisó el estudio, pero no participó en él, es que los médicos y las matronas se esfuercen más por establecer relaciones entre ellos y las futuras madres. Otra es mejorar el desequilibrio de poder entre la institución y las futuras madres, permitiendo que las mujeres que dan a luz tengan más voz en su propio cuidado.

“A la luz de estos hallazgos, es evidente que el sistema de atención de maternidad en su conjunto podría mejorarse mediante una mejor implementación del modelo social para aumentar la satisfacción de las mujeres y las personas con su experiencia de parto en el entorno hospitalario”, escribieron los investigadores.

En otras palabras, los investigadores creen que, si se implementara de manera más completa en el entorno hospitalario un modelo de nacimiento más natural y más centrado en el paciente, las mujeres que dan a luz tendrían experiencias más positivas.

Las mujeres seguirán dando a luz en el hospital. Y los proveedores de atención que son respetuosos, receptivos y relacionales pueden aumentar sus sentimientos de empoderamiento y alegría durante el parto.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times. Epoch Health da la bienvenida a la discusión profesional y al debate amistoso. Para enviar un artículo de opinión, siga estas pautas y envíelo a través de nuestro formulario aquí.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.