Un santuario animal vegano en España no junta gallos con gallinas para que no las violen

Por Jesús de León
29 de Agosto de 2019 Actualizado: 29 de Agosto de 2019

El santuario de animales Almas Veganas en favor de las gallinas y de la igualdad se hizo viral al conocerse que no junta gallos con gallinas para que no las violen.

En un video publicado por el santuario, dos de sus miembros relatan cómo aborda el santuario el tema de la puesta de huevos. Y empiezan su explicación con el mensaje “los huevos son de las gallinas” al tiempo que se los ve lanzando un par de huevos al suelo que las gallinas comen como alimento.

“Nosotros les devolvemos sus huevos porque son suyos”, afirman.

El video del santuario se colgó el pasado mes de mayo pero se viralizó en las últimas horas con el hashtag #huevosesesclavitud.

Los miembros del santuario explican que los huevos usados en el video no están fecundados porque ellas se tomaron la libertad de “separar a las gallinas de los gallos porque no queríamos que las violaran, aunque fuera en su naturaleza”.

De acuerdo a lo que contaron las dos activistas, el objetivo del santuario, es que las gallinas lleven “una vida tranquila” y para ello señalaron que “las gallinas sufren” con la puesta de huevos.

Añadieron que si las gallinas que dicen estar salvando “siguen poniendo (huevos) durante varios meses, las implantarán” para que dejen de poner.

Las premisas de esta asociación han sido motivo de mofa a través de redes sociales y del programa de TV español Todo es mentira, donde las entrevistaron para conocer su particular forma de vida, según La Vanguardia.

Sus máximas es que lo defendieron en el programa, aunque sabían de antemano, tal señalaron en un video difundido posteriormente, que las habían contactado para “ridiculizarlas”, de acuerdo con este medio.

El lugar es atendido por Fany y Pilar, junto a otras dos personas, y se encuentra ubicado en Lleida.

Foto ilustrativa de Annette Meyer en Pixabay

Tienen 37 animales, entre gallinas, gallos, conejos, cabras, perros, gatos y ratas.

“Tenemos algunos que vienen de la industria o mal llamadas mascotas que sufren abandono. Les damos cuidados emocionales, veterinarios y, dentro de lo que cabe, el máximo espacio posible”, indicaron, según el medio español Cuarto Poder.

Añadieron que “comer huevos genera la explotación de las gallinas desde que nacen hasta que mueren”. Según las activistas esta realidad deriva directamente del consumo humano, por lo que los consumidores de huevos “son cómplices de la opresión”.

Pero no solo eso. Para una de las entrevistadas, las jaulas donde viven son “campos de concentración” para las ponedoras.

“Os invito a todos a ir a mataderos y a granjas para ver cómo están los animales”, dijo.

“El santuario busca darle una vida mejor a los animales explotados”, comentó una de las encargadas.

Imagen de Myriam Zilles en Pixabay

Aunque ellos creen que en el movimiento vegano los santuarios son lo más cercano a la liberación animal, explicaron que no es fácil encontrar donaciones para sacar adelante el proyecto.

“Para autogestionarnos tenemos un huerto y hacemos impresión digital personalizada para asociaciones: camisetas, bolsas, vestidos, merchandising… También tenemos una guardería canina para cuidar a los perros de otras personas”, comentaron, de acuerdo con Cuarto Poder.

Otros medios mencionaron que el veganismo y el animalismo no tiene límites entre determinados colectivos, y que las ideas disparatadas que plantean algunos como las de este santuario sobrepasan el ridículo y ponen de manifiesto la ausencia de algún tipo de conocimiento sobre el mundo animal.

El video compartido por la asociación recibió comentarios de todo tipo.

“Esta radicalización absurda provoca el efecto contrario al que buscáis ya que mucha gente relacionará la defensa de los animales con vuestra puesta en escena circense. Defiendo el mundo natural y a los animales pero NO me identifico con este esperpento”.

“Pregunta seria: ¿Sois una cuenta parodia para hacer quedar a los veganos como idiotas?”, escribió otro usuario de Twitter.

“Seguro que hacéis un trabajo fantástico… pero decir que el gallo viola a las gallinas, en fin. ¿Cómo se van a reproducir entonces? (…). En casa de mi abuela había gallinas que se dejaban y otras que no y no siempre todo el año, solo una época. Gracias a ellas y a sus huevos muchas familias del campo sobrevivieron después de la guerra entre ellas la mía. Además, creo que desperdiciar así un huevo que tanto les cuesta producir”, agregó otro usuario.

***

Te puede interesar:

La historia de un maestro cocinero que llegó a la cima profesional y luego descubrió el verdadero éxito en la vida

TE RECOMENDAMOS