Un tesoro budista milenario robado de China podría ser repatriado pronto

Por Shawn Lin
23 de Julio de 2022 6:33 PM Actualizado: 23 de Julio de 2022 6:33 PM

Una estatua milenaria de un monje del sureste de China, robada en 1995, fue encontrada en los Países Bajos 20 años después. El proceso para devolverla a China ha sido largo, ya que ha habido coordinación internacional.

Según el sitio web oficial del gobierno del condado de Datian, en la ciudad de Sanming, provincia de Fujian, el 22 de junio, la autoridad local de turismo dijo que redoblaría sus esfuerzos para recuperar la estatua de un coleccionista occidental por todos los medios.

La valiosa estatua es de un monje llamado Zhang Gong, comúnmente conocido como Zhang Qisan, cuyo nombre artístico era Liuquan y su nombre dharma era Puzhao. Nació en la dinastía Song del Norte (960 a 1279) hace más de 1000 años. Era médico y era conocido por su benevolencia.

Zhang Gong se convirtió al budismo, lo practicó con devoción y se hizo monje. Falleció a los 37 años, se estima que la fecha fue entre 1022 y 1155.

Las imágenes médicas (una tomografía computarizada) muestran el cuerpo de Zhang Gong, sin todos los órganos internos, sentado dentro de la estatua lacada en oro.

Los lugareños esculpieron su imagen en una estatua y la veneraron como Gran Maestro Zhang Gong en la sala Puzhao de la aldea de Yangchun, provincia de Fujian.

Pero desde que el Partido Comunista Chino (PCCh) llegó al poder, muchos de estos tesoros budistas han sido casi destruidos, o robados y enviados fuera del país.

Epoch Times Photo
Un hombre adora al Dios de la Fortuna en el Templo Guiyuan el 20 de febrero de 2018 en Wuhan, provincia de Hubei, China. (Wang He/Getty Images)

Robo durante la Revolución Cultural

Lin Mingzhao, que vivía en la aldea de Yangchun, dijo al medio de comunicación chino The Paper el 13 de diciembre de 2018 que la aldea había estado adorando y custodiando la estatua de Buda de Zhang Gong durante más de 1000 años.

“Cada generación del pueblo de Yangchun ha crecido escuchando la historia del Gran Maestro Zhang Gong”, dijo Lin.

Los aldeanos han seguido el budismo desde la antigüedad.

Sin embargo, durante la Revolución Cultural (1966-1976), movimiento político que Mao Zedong lanzó para consolidar su dominio, el pensamiento, la cultura, las costumbres y los hábitos tradicionales chinos fueron definidos como los “Cuatro Viejos” y debían ser erradicados de raíz.

Los templos, las escrituras y los tesoros budistas no fueron una excepción a la destrucción de la cultura.

Algunos lugareños empezaron a proteger los tesoros budistas para que no fueran destruidos y así la estatua de Zhang Gong fue escondida.

En un día de invierno de 1966, el grupo de trabajo “Destruir los Cuatro Viejos” se apostó en la aldea de Yangchun y pidió a los aldeanos que entregaran la estatua de Zhang Gong.

Para mantener la estatua oculta, los aldeanos la habían trasladado de la noche a la mañana, y ocultaron el artefacto de 1.2 metros de altura y 50 kilogramos de peso, en las profundidades de las montañas.

Los funcionarios torturaron a los aldeanos para que revelaran el paradero de la estatua obligándoles a arrodillarse sobre baldosas de porcelana rotas.

Desesperados, algunos aldeanos idearon una solución: un sustituto. Había una estatua de otro monje, Chen Gong, que no contenía un cuerpo no descompuesto, pero tenía dentro otro tesoro budista, la sarira, una sustancia brillante que se encuentra en las cenizas de un monje incinerado.

Según el recuerdo de un aldeano local, una noche un aldeano dirigió un grupo de trabajo para buscar la estatua de Zhang Gong, pero en realidad, “descubrió” la estatua de Chen Gong. Para evitar que el grupo reconociera la identidad de la estatua, el aldeano utilizó un cuchillo para destruir la cara de la estatua. A continuación, el aldeano abrió la base, sacó la sarira y la arrojó a la hierba mientras nadie miraba.

Luego, el grupo quemó la estatua de Chen Gong y demolió la sala de Puzhao.

Después, el aldeano regresó a escondidas y recogió la sarira.

Así, la estatua de Zhang Gong sobrevivió a un posible desastre.

Misteriosa desaparición

En 1993, los lugareños reconstruyeron la Sala Puzhao y volvieron a colocar la estatua dorada de Zhang Gong.

Pero tras la Revolución Cultural, la gente buscaba ganar dinero y no se preocupaba tanto por las cosas tradicionales.

El 15 de diciembre de 1995, los aldeanos se sorprendieron al ver que la estatua de Zhang Gong había desaparecido, dejando solo la túnica y el sombrero que había llevado Zhang Gong. Los ladrones entraron en la Sala Puzhao excavando a través de una pared lateral.

Aunque los aldeanos llamaron a la policía y buscaron por todas partes, no encontraron la estatua.

El milenario tesoro budista había desaparecido misteriosamente sin dejar rastro.

Los robos de artefactos culturales fueron muy frecuentes en la década de 1990. Un artículo publicado en 2013 en Archaeology, una revista arqueológica estadounidense, calculaba que unas 100,000 personas en China se dedican a esta ocupación clandestina y que han excavado al menos 400,000 tumbas antiguas en los últimos 20 años.

La mayoría de los artefactos culturales robados se transportan al extranjero para obtener beneficios lucrativos.

Epoch Times Photo
El Drents Museum del Centro Médico de Meander (Países Bajos) descubrió que una estatua de oro de mil años de antigüedad contenía un monje meditando. (Cortesía de Drents Museum)

Los aldeanos reconocen la estatua

El 23 de febrero de 2015, el Daily Mail reportó que un experto había estudiado una estatua y se sorprendió al descubrir, a través de tomografías y endoscopias, que contenía los restos de un monje, y que podía remontarse al siglo XI o XII.

El reporte decía que la momia era del maestro budista Liuquan, que pertenecía a la Escuela China de Meditación. Liuquan es el nombre artístico de Zhang Gong.

Tras el escaneo, la momia fue llevada a Budapest, donde estuvo expuesta en el Museo de Historia Natural de Hungría hasta mayo de 2015.

Los occidentales confundieron el cuerpo de Zhang Gong con el de una momia, de hecho, son dos cosas diferentes, dijo Lei Shuhong, doctor en medicina de la Universidad de Tokio, diciendo que una momia es un cuerpo muerto tratado de una manera especial, por lo que está seco. En cambio, un cuerpo que no se descompone, como el de Zhang Gong, no requiere un tratamiento especial y su cuerpo se mantiene “elástico” incluso durante un largo periodo de tiempo.

La noticia del contenido de la estatua se difundió ampliamente y también atrajo la atención en China.

Un aldeano de la provincia de Fujian miró la foto y dijo: “¿No es éste Zhang Gong?”. La Oficina Provincial de Patrimonio Cultural de Fujian confirmó que la figura sentada expuesta en Hungría era Zhang Gong.

Poco después, los medios de comunicación oficiales chinos afirmaron que la estatua del monje había sido “robada de China” y exigieron al coleccionista que la devolviera a China.

Oscar van Overeem, un arquitecto holandés, admitió ser el propietario de la estatua dorada de Zhang Gong, y dijo que la había comprado en Hong Kong en 1996 a otro coleccionista. El coleccionista anterior presuntamente la adquirió de un amigo artista en China, reportó Dutch News el 17 de julio de 2017.

En cuanto a cómo llegó la estatua a Hong Kong desde el campo de Fujian, nadie lo sabe.

Demanda internacional

Después de que la parte china se pusiera en contacto con van Overeem en los Países Bajos, este aceptó devolver la estatua de forma condicional, pero ambas partes no lograron negociar términos y condiciones aceptables.

A finales de 2015, los comités de las aldeas de Yangchun y Dongpu, en la provincia de Fujian, presentaron un litigio en Ámsterdam (Países Bajos) para solicitar la devolución de la estatua de Zhang Gong.

El 12 de diciembre de 2018, el Tribunal de Distrito de Ámsterdam dictaminó que los grupos comunitarios no podían ser considerados entidades legales y, por lo tanto, no tenían derecho a reclamar una indemnización.

Los dos consejos de aldea también presentaron una demanda similar en el tribunal de distrito de Fujian y ganaron el caso. Pero no existe ningún acuerdo bilateral entre los Países Bajos y China para reconocer las sentencias civiles, por lo que el resultado de la decisión del tribunal chino carece de significado en los Países Bajos.

Los litigios para la recuperación de reliquias culturales a través de las fronteras son bastante complejos, ya que implican tanto cuestiones jurisdiccionales como la ley aplicable, y a veces disputas históricas.

China News reportó el 29 de enero de 2017 que los datos de la Academia de Reliquias Culturales muestran que más de 10 millones de piezas de reliquias culturales han salido de China hacia Europa, América, Japón, el Sudeste Asiático y otros países y regiones desde la Guerra del Opio en 1840,

Según el Museo Británico, ha recogido unos 23,000 objetos de China.

Desde hace tiempo existe una controversia sobre la necesidad de recuperar estos artefactos perdidos de China. Algunos sostienen que China debería encontrar la manera de recuperar sus reliquias culturales; mientras que otros creen que si los artefactos no hubieran salido de China, habrían sido destruidos por el PCCh y, por tanto, están mejor conservados en museos extranjeros para promover la cultura china.

Epoch Times Photo
Monjes budistas meditan en el templo de Mendut el día de Vesak, comúnmente conocido como “el cumpleaños de Buda”, en el monumento budista Mahayana de Borobudur el 9 de mayo de 2009 en Magelang, Java Central, Indonesia. (Ulet Ifansasti/Getty Images)

El cuerpo de un monje no se descompone tras la muerte

El fenómeno de que el cuerpo carnal de un practicante budista permanezca intacto después de la muerte era un hecho común en la antigua China.

El más famoso es el Sexto Patriarca del Budismo Zen, Hui Neng, cuyo cuerpo incorruptible lleva más de 1300 años en el templo de Nanhua, en la provincia de Guangdong.

Ha sido vandalizado tres veces y estuvo a punto de ser destruido durante la Revolución Cultural.

En 1996, Li Jinsuo, jefe de una aldea de la ciudad de Mianshan, en la provincia de Shanxi, estaba limpiando una estatua de Buda en el templo local de Zhengguo cuando encontró una pieza de barro suelta en la cabeza de la estatua. Debajo de la baldosa vio cráneo blanco expuesto. Li informó inmediatamente a sus superiores. Posteriormente, se confirmó que dentro de la estatua había un monje. Y no era el único. Las 15 estatuas del templo estaban hechas de barro esculpido sobre los cuerpos de los monjes fallecidos. Hasta el momento, este puede ser el mayor grupo de estatuas de cuerpos no descompuestos encontrado en el mundo.

El PCCh, que solo reconoce el ateísmo, no dijo ni una palabra sobre esta importante noticia hasta 20 años después de que se difundiera en los medios de comunicación.

La razón por la que el cuerpo de un monje no se descompone después de la muerte, dijo Lei a The Epoch Times, no se puede explicar con la ciencia moderna. Basándose en su práctica de Falun Dafa, una disciplina espiritual, sabe que los monjes pueden atravesar el mundo material actual y entrar en otra dimensión, una más microscópica que está más allá de las limitaciones del tiempo y el espacio; por eso su cuerpo de carne no se descompone después de fallecer tras cientos o incluso miles de años.

Con información de Ellen Wan.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.