Una catástrofe autoinfligida

Por Dinesh D'Souza
30 de Agosto de 2021
Actualizado: 30 de Agosto de 2021

Comentario

El ataque suicida que dio muerte a 170 personas, entre ellas 13 soldados estadounidenses, supone el colmo de la desgracia para el presidente Joe Biden, el secretario de Estado Antony Blinken y la cúpula militar que llega hasta el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto. Este desastre en Afganistán es peor que Bengasi, peor que la crisis de los rehenes de Jimmy Carter, porque esas fueron respuestas ineptas a una situación externa. En cambio, este es un desastre que Biden y su inepto equipo crearon ellos mismos.

Recuerdo bien cómo terminó la crisis de los rehenes de Carter. Terminó el mismo día en que Ronald Reagan fue investido. Reagan había prometido que tomaría una acción muy fuerte contra Irán, sin especificar cuál podría ser esa acción. Evidentemente, los terroristas, que contaban con el apoyo del régimen de Jomeini, decidieron que no era buena idea poner a prueba la determinación de Reagan. Ellos dejaron ir a los rehenes.

La actual catástrofe en Afganistán parece haberse desarrollado a la inversa. Mientras Donald Trump estaba en el cargo, los talibanes continuaron su guerra, pero ni ellos ni otros grupos radicales islámicos, desde Al Qaeda hasta el ISIS, tenían la capacidad de infligir daños masivos a las fuerzas estadounidenses. Sin embargo, en el momento en que Biden llegó al cargo, los talibanes y los demás terroristas se dieron cuenta de que era el momento de ponerse en marcha. Ellos aprovecharon su oportunidad para tomar Kabul y se envalentonaron para lanzar un ataque suicida que fue el más exitoso contra Estados Unidos desde el 9/11.

La culpa, por supuesto, comienza con Biden. Él es el principal responsable de esta herida autoinfligida. Sin embargo, Biden ha hecho todo lo posible por trasladar la culpa a su predecesor, Trump. La posición de Biden parece ser que simplemente estaba llevando a cabo una retirada que Trump acordó. Sin embargo, Biden ha revertido las políticas de Trump en innumerables áreas, por lo que no estaba obligado a seguir sus pasos. Además, hay una gran diferencia entre la decisión de retirarse y la forma de hacerlo. La responsabilidad de esta última recae enteramente en Biden.

En una entrevista reciente, el general retirado David Petraeus, el general de cuatro estrellas que fue jefe de las fuerzas estadounidenses tanto en Irak como en Afganistán, rebatió la afirmación de Biden de que Trump es responsable del actual desorden. Petraeus señaló que solo había 2500 soldados estadounidenses en Afganistán y que no estaban luchando en primera línea. Más bien, su responsabilidad era proporcionar inteligencia y apoyo logístico al ejército afgano y, además, ayudar a realizar ataques aéreos para dar cobertura al ejército afgano durante los enfrentamientos con los talibanes.

El ejército afgano contaba con esto, dice Petraeus. Nunca fueron entrenados para luchar exclusivamente por su cuenta. Fueron entrenados para luchar con la coordinación y el apoyo de Estados Unidos y cuando esta coordinación se interrumpió precipitadamente y Estados Unidos se levantó y huyó, bueno, el ejército afgano decidió levantarse y huir también. Por eso, concluye Petraeus, Afganistán cayó tan rápidamente en manos de los talibanes.

Los errores de Biden continuaron más allá de la caída de Kabul. Esa pérdida fue bastante desastrosa, porque dejó un enorme caudal de armas y material para que los talibanes lo utilicen o lo pongan en el mercado internacional para otros grupos terroristas y también para China y Rusia. Además, miles de estadounidenses quedaron abandonados, por no hablar de las decenas de miles de aliados afganos a los que se les aseguró que Estados Unidos se quedaría con ellos, pero que ahora se encuentran vulnerables al encarcelamiento, la tortura y la muerte.

Pero incluso después de dejar a los estadounidenses atrás —creando por sí mismo una enorme situación potencial de rehenes— Biden agravó el problema al dar a los talibanes una lista de nombres de ciudadanos estadounidenses, titulares de tarjetas de residencia y aliados afganos. El propósito ostensible era que los talibanes concedieran a estas personas acceso al perímetro exterior del aeropuerto de la ciudad, para que pudieran salir. No está claro si el propio Biden tomó esta decisión, pero su administración la aprobó claramente.

El peligro aquí debería ser obvio. Los talibanes llevan 20 años luchando contra Estados Unidos y sus aliados afganos. ¿No tendría sentido que cogieran la lista, dieran las gracias a Alá por este increíble regalo y luego pusieran a todas estas personas en una lista de asesinatos? ¿Existe alguna duda de que los radicales islámicos endurecidos por las privaciones y la guerra de guerrillas estarían dispuestos a ejecutar a personas a las que ven como enemigos de Alá y a las mismas personas que han estado tratando de matar durante dos décadas?

Aún así, el gobierno de Biden parece dispuesto a confiar en los talibanes para que protejan y ayuden a evacuar a las personas de esta lista. La secretaria de prensa Jen Psaki dijo que los talibanes querrían hacer esto para asegurar su reputación en la comunidad internacional, como si a los talibanes les importara lo que la gente de las Naciones Unidas o la Unión Europea piense de sus acciones. Igualmente absurdo, el comandante del Comando Central de Estados Unidos dijo que Estados Unidos y los talibanes “comparten un propósito común”, lo que plantea la cuestión de por qué los dos grupos estaban tratando de matarse mutuamente desde 2001.

Los medios de comunicación estadounidenses, por su parte, han aportado un escrutinio crítico relativamente poco honesto de las acciones de Biden, evidentemente debido a sus simpatías ideológicas con la actual administración. Se han publicado varios artículos en los que se instruye a los estadounidenses para que no confundan a los talibanes con el grupo ISIS-K que reivindicó el ataque suicida. La premisa subyacente es que los talibanes y el ISIS-K tienen varios desacuerdos, se ha informado de enfrentamientos entre ambos, y por lo tanto no es descabellado esperar que los talibanes ayuden a Estados Unidos tras un ataque montado por los terroristas del ISIS-K.

Estos artículos tienen toda la persuasión de alguien que argumenta que hay dos tipos de serpientes en el jardín, las serpientes de cascabel y las serpientes cabeza de cobre, y que los humanos no deberían confundirlas apresuradamente. Esto puede ser muy cierto y también puede ser que las serpientes de cascabel y las de cabeza de cobre no se lleven bien, ya que compiten por los mismos tipos de comida. Pero de ello no se deduce que los humanos podamos contar con que las serpientes de cascabel sean nuestras aliadas cuando nos enfrentemos a la amenaza de una cabeza de cobre. Lo más sensato es que los humanos reconozcan que están en un nido de serpientes y actúen para destruir todas las que podamos.

Algunos republicanos ya están pidiendo dimisiones, pero no las suficientes, ni en voz alta. No basta con detenerse en Biden. El Pentágono, el Departamento de Estado y las agencias de inteligencia comparten la culpa de este desastre sin paliativos. Todos pusieron a los estadounidenses en último lugar, todos traicionaron a sus compatriotas, y todos deberían afrontar las consecuencias.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS