Una coalición intenta detener nuevo acuerdo para extender el crédito fiscal para vehículos eléctricos

Por Mark Tapscott
12 de Diciembre de 2019 Actualizado: 12 de Diciembre de 2019

WASHINGTON – Los californianos han reclamado casi el 50% del valor de los créditos fiscales federales para vehículos eléctricos, según una coalición de grupos de apoyo que está presionando a los republicanos del Senado para que rechacen la propuesta de los demócratas del “Green New Deal” (Nuevo Trato Verde) para extender y expandir el subsidio.

“Los demócratas han tomado como una prioridad la expansión del subsidio al vehículo eléctrico antes de que el Congreso termine el año. Esta medida enriquecería esencialmente a dos compañías automotrices, General Motors y Tesla, junto con las acaudaladas élites costeras principalmente de California y Nueva York”, dijo Thomas Pyle, presidente de la American Energy Alliance (AEA), en una declaración emitida el 10 de diciembre.

“La historia ha demostrado que los legisladores tienden a hacer tratos terribles antes de salir corriendo a vacaciones. Parece que este año no va a ser diferente…”

“Ahora les toca a los republicanos en el Senado de los EE.UU. detener la locura. Sin tratos, no hay prórrogas”, dijo Pyle.

“El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.) y sus colegas del Partido Republicano deben proteger a los consumidores y a los contribuyentes eliminando de una vez por todas el crédito tributario para vehículo eléctrico. Como mínimo, deben bloquear la extensión propuesta de este programa de bienestar para los ricos”, continuó.

El grupo de Pyle, que lidera la coalición de 33 organizaciones de defensa de intereses afines, afirmó que el 46% de todos los individuos que se aprovechan del crédito son californianos con altos niveles de impuestos sobre la renta.

Aprobado por primera vez en 2008, el crédito fiscal para vehículos eléctricos enchufables, tiene un valor de hasta 7500 dólares para los vehículos que cumplen los requisitos; finaliza cuando un fabricante vende 250,000 unidades de un modelo en particular. El crédito fiscal debería terminar este año.

Entre las medidas más controvertidas a las que se enfrenta el Congreso cada año se encuentran las medidas fiscales como el crédito para vehículos eléctricos, que está programada para expirar.

Esto da como resultado una disposición legislativa de “extensión de impuestos”, a menudo de gran envergadura, que por lo general cuenta con un amplio apoyo. Sin embargo, disposiciones como el crédito para vehículos eléctricos pueden generar largos enfrentamientos de fin de año entre simpatizantes y opositores.

El programa para incrementar los vehículos eléctricos, “Drive America Forward Act” (Ley de Progreso de Estados Unidos), añadiría un crédito de 7000 dólares para otros 400,000 vehículos. General Motors y Tesla, cuyas ventas de vehículos eléctricos excedieron el límite, apoyan la medida que se incluyó entre las propuestas del Nuevo Trato Verde de los demócratas de la Cámara.

Aunque se vendieron más de 756,000 vehículos eléctricos en Estados Unidos entre 2011 y 2017, esa cifra representa menos del 1% del total de más de 111 millones de vehículos comprados durante el período, según EVAdoption, un grupo de defensa que fomenta el aumento de las ventas de vehículos eléctricos.

Aún así, las ventas de vehículos eléctricos han venido aumentado anualmente desde 2008 y alcanzaron un hito este año, ya que Ford Motor Co. anunció que está introduciendo una versión con vehículos de servicio deportivo de su Mustang clásico.

Más de 57,000 contribuyentes individuales solicitaron 375 millones de dólares en créditos fiscales a través de la disposición de 2016, el año más reciente del que se dispone de datos, según el Servicio de Investigación del Congreso (CRS).

“Los créditos fiscales para los vehículos eléctricos se reclaman desproporcionadamente por los contribuyentes de mayores ingresos. La mayoría de los créditos fiscales (78%) son solicitados por declarantes con ingresos brutos ajustados (AGI) de 100,000 dólares o más, y esos declarantes reciben una proporción aún mayor (83%) de la cantidad de créditos declarados”, dijo CRS.

El CRS también mencionó que el Comité Conjunto de Impuestos del Congreso (JCT, por sus siglas en inglés) estima que la mitad de las solicitudes de crédito serán presentadas por corporaciones.

“Podrían ser empresas que compran vehículos eléctricos. Esto también podría ser un ejemplo de cómo los vendedores están reclamando el crédito para vehículos vendidos o arrendados a entidades exentas de impuestos”, dijo CRS.

En una carta del 10 de diciembre a McConnell, los firmantes que representaban a los 33 miembros de la coalición liderada por la AEA observaron que cuando el crédito para vehículos eléctricos fue propuesto por primera vez por el senador Orrin Hatch (R-Utah), él prometió que sería una medida temporal.

“Quiero destacar que al igual que los créditos fiscales disponibles bajo la ley actual para los vehículos eléctricos híbridos, los incentivos fiscales en la Ley de LIBERTAD son temporales. Son necesarios para ayudar a que estos productos pasen de la etapa inicial de producción, cuando son un poco más caros que los vehículos de tecnología más antigua, a la etapa de producción en masa, donde las economías de escala reducirán los costos y ya no serán necesarios los créditos”, dijo Hatch en 2007.

Entre los grupos en la coalición además de AEA están: Americans for Tax Reform, Americans for Limited GovernmentClear Energy AllianceCO2 Coalition, National Black Chamber of Commerce, Consumer Action for a Strong Economy, Competitive Enterprise Institute, Independence Institute, Citizens Against Government Waste, E&E Legal Institute, Mackinac Center for Public Policy, Taxpayers Protection Alliance y Energy45 Fund.

***

A continuación

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal.

TE RECOMENDAMOS