Una crítica correcta al globalismo

El presidente argentino Javier Milei ha abrazado plenamente los principios intransigentes de la libertad económica, la moral tradicional y el realismo en política exterior

Por Thomas McArdle
22 de Enero de 2024 6:33 PM Actualizado: 25 de Enero de 2024 1:28 PM

Opinión

¿Es posible ser capitalista, tradicionalista moral, defensor de la integridad de los Estados-nación y antiaislacionista al mismo tiempo? El presidente libertario argentino Javier Milei lo pone a prueba.

El término más utilizado erróneamente en el discurso político popular hoy en día tiene que ser “globalismo”. Muchos en la izquierda lo identifican con empresas que explotan a las masas en lugares cada vez más extensos del mundo. En los últimos años, mientras tanto, elementos de la derecha lo definen como gobiernos confabulados para pisotear la soberanía nacional, debilitar a Occidente y sus valores, y alterar su orden económico.

Pocos se oponen a los aspectos positivos evidentes de la integración económica internacional, que el libre comercio legislado con sensatez hizo posible. Hoy en día, podemos comunicarnos instantáneamente por escrito o por voz con casi cualquier persona en cualquier lugar; incluso para alguien de medios relativamente modestos, es posible (aunque no barato) viajar al Himalaya o al Serengeti en un día, si no en horas, y con una comodidad óptima. Emigrar ya no significa subirse a un barco y no volver a ver a la madre, el padre, la hermana y el hermano nunca más; ahora se puede ahorrar y volar de vuelta al país natal para las vacaciones de verano. Al fin y al cabo, el mundo es muy pequeño.

Y, sin embargo, persisten las disparidades de un país a otro en cosas que deberían haber encabezado la lista de lo que hay que uniformizar. La globalización no ha hecho que tu cepillo de dientes eléctrico sea compatible con los enchufes de la pared donde vives.

A decir verdad, el globalismo, uno de cuyos principios fundamentales parece ser impedir antidemocráticamente que los Estados-nación cambien de rumbo y adopten políticas económicas no globalistas, no es una empresa capitalista, sino decididamente socialista. La aceptación del libre comercio no tiene por qué incluir la ausencia de restricciones en los tratos de las empresas privadas con una potencia como la China comunista, que está librando una guerra económica con el mundo libre. La interacción económica a gran escala entre naciones no necesita una inmigración sin restricciones ni trabas.

Sin embargo, el profesor de ciencias políticas de la UCLA Arthur A. Stein advierte que “la globalización, la democracia y la soberanía son incompatibles en términos materiales en su forma más completa” y plantea como posible compromiso un mundo de estados-nación en el que “los votantes seguirían votando, pero los aspectos clave de la política necesarios para una integración económica sostenida estarían aislados de la política”.

La investigación del Sr. Stein lo lleva a juzgar que es necesario “un sector público más amplio” como compensación por “los trastornos provocados por la globalización”. Concluye que “la globalización hace que la redistribución sea más necesaria políticamente”, aunque afirma que esas transferencias de riqueza presumiblemente masivas y socialistas serían “económica y políticamente problemáticas”.

Demasiado para la globalización al servicio de los intereses de aquellos que cosechan los mayores beneficios del libre mercado.

Con el libre autogobierno y la nacionalidad en este aparente peligro, el Sr. Milei apareció el 17 de enero en el lugar menos amistoso concebible, el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), la reunión anual de las élites globalistas en los Alpes suizos, para advertir del peligro que supone para Occidente que los líderes políticos sean “cooptados por una visión del mundo que conduce inexorablemente al socialismo y, por tanto, a la pobreza”.

En un discurso que concluyó con la declaración reaganesca de que “el Estado no es la solución; el Estado es el problema en sí mismo” —seguida del grito “¡Viva la libertad!”— Milei declaró: “Nosotros estamos acá para decirles que los experimentos colectivistas nunca son la solución a los problemas que aquejan a los ciudadanos del mundo sino que, por el contrario, son su causa. … Porque nunca debe olvidarse que el socialismo es siempre y en todo lugar un fenómeno empobrecedor que fracasó en todos los países que se intentó. Fue un fracaso en lo económico. Fue un fracaso en lo social. Fue un fracaso en lo cultural. Y además se cargó la vida de 150 millones de seres humanos”.

Esa última cifra es una referencia a los genocidios llevados a cabo por tiranos totalitarios como Josef Stalin en la Unión Soviética y Mao Zedong en la China comunista.

Milei declaró que el “capitalismo de libre empresa” es “el único sistema posible para terminar con la pobreza del mundo, sino que es el único sistema moralmente deseable para lograrlo. Haciendo un recuento de la historia de los dos últimos siglos, señaló que el 95 por ciento de la población mundial estaba encerrada en la pobreza extrema hasta el año 1800 y que en 2020, antes de los confinamientos por el COVID-19, sólo el 5 por ciento se encontraba en tal miseria económica.

“La justicia social no sólo no es justa”, dijo, acusando a sus defensores de analfabetismo económico y afirmando que “parten de la idea de que el conjunto de la economía es una torta que se puede repartir de una manera distinta”. La verdad, dijo, “esa torta no está dada, es riqueza que se va generando”. El presidente describió el mercado como “un proceso de descubrimiento en el cual el capitalista encuentra sobre la marcha el rumbo correcto”.

Milei ensalzó a los empresarios de éxito como “benefactores sociales”.

“Ustedes son heroes”, dijo.

Milei apuntó incluso contra las feministas y otros revolucionarios sociales, burlándose de “la pelea ridícula y anti natural entre el hombre y la mujer” y de los ecologistas que enfrentan a “el hombre contra la naturaleza, sostienen que los seres humanos dañamos el planeta … incluso llegando a abogar por mecanismos de control poblacional o la tragedia del aborto”.

También señaló a los socialistas que adoptan diferentes nombres o disfraces, de modo que hoy “buena parte de las ofertas políticas generalmente aceptadas en la mayoría de los países de occidente son variantes colectivistas” con etiquetas que los identifican como “neokeynesianos, progresistas, populistas, nacionalistas o globalistas”.

“En el fondo, no hay diferencias sustantivas”, dijo el Sr. Milei. “Todas sostienen que el Estado debe dirigir todos los aspectos de la vida de los individuos”.

En desacuerdo incluso con la mayoría de los políticos conservadores, el líder argentino llamó de hecho a los empresarios de éxito a desafiar al gobierno.

“No se dejen amedrentar. No se entreguen a una clase política que lo único que quiere es perpetuarse en el poder”, les animó. “Que nadie les diga que su ambición es inmoral. Si ustedes ganan dinero es porque ofrecen un mejor producto a un precio mejor, contribuyendo de esa manera al bienestar general”.

Y lejos de seguir la inquietante tendencia observada en Estados Unidos en los últimos años de conservadores que pretenden retirarse de las alianzas militares, a veces incluso hasta el punto de admirar al exoficial del KGB que aparentemente pretende gobernar Rusia de por vida, Vladimir Putin, el Sr. Milei mantiene buenas relaciones con el presidente ucraniano Volodímir Zelenski, cuyo país sigue dependiendo de la ayuda de Estados Unidos y otros países occidentales para combatir la brutal invasión del Sr. Putin. Zelenski incluso asistió a la toma de posesión de Milei el mes pasado y calificó su elección de “nuevo comienzo” para el país.

Obviamente, el Sr. Milei ha seguido el ejemplo del expresidente estadounidense Donald Trump al no abstenerse de utilizar la retórica más combativa, pero a diferencia del presidente Trump, ha abrazado plenamente los principios intransigentes de libertad económica, moralidad tradicional y realismo en política exterior que uno imaginaría que el propio Ronald Reagan habría promovido con el mismo mínimo de sutileza si, como el Sr. Milei, pensara que podía salirse con la suya.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.