Una mejor manera de tomar decisiones difíciles

No busque el mejor futuro imaginado, busque el mejor camino para crecer

Por Nancy Colier
21 de Abril de 2022 9:21 PM Actualizado: 22 de Abril de 2022 10:48 AM

Tomar una decisión difícil puede ser abrumador y paralizante para algunas personas. Las decisiones son difíciles porque queremos un resultado determinado pero no sabemos qué opción nos lo proporcionará. Así que nos preocupamos, escarbamos en nuestras cabezas, pensamos y pensamos y pensamos un poco más, todo en un esfuerzo por resolverlo.

Nos quedamos atrapados en pensamientos sobre lo que podría salir mal con cada elección y hablamos en círculos. Pero todos estos pensamientos nos mantienen ansiosos, distraídos y atascados. Al final, nuestra indecisión garantiza que no ocurra nada, o que no tengamos un papel activo en lo que ocurre.

Al igual que muchas personas, puede creer que hay una decisión correcta y otra incorrecta. Puede que se imagine una serie de acontecimientos predeterminados escritos en el libro de jugadas del universo, con realidades enormemente diferentes que esperan desarrollarse en función de sus elecciones. La vida en este marco es un programa de juegos en el que tiene que elegir constantemente entre la puerta número 1 y la puerta número 2. Acabará con un auto nuevo o con una lata de judías.

La creencia subyacente es que depende de usted elegir la opción correcta, la que finalmente lo hará feliz. Si su elección no lo hace feliz, si acaba con la lata de judías, es que se equivocó de puerta.

Pero, ¿y si intentar averiguar qué elección conduce al mejor futuro no es la mejor manera de tomar una decisión difícil? Y además, ¿qué pasa si lo correcto de su elección no depende de si consigue lo que cree que quiere?

De hecho, cuando no se siente seguro, ambivalente o en conflicto con una elección, hay un indicador más útil para elegir un curso de acción: uno que no tiene nada que ver con la predicción de la elección que conducirá a un resultado deseado. Después de todo, a veces deseamos las cosas equivocadas, y a veces las cosas que queremos evitar resultan ser lo mejor que nos ha pasado.

La verdad es que no puede conocer los resultados de las decisiones que toma porque esos resultados todavía no existen. No hay respuesta para saberlo. Lo que será depende de un número infinito de otras personas, lugares, cosas y otras incógnitas, elementos que no están bajo su control. No puede imaginar el futuro, porque cualquier futuro que imagine es solo uno entre un número infinito que podría desarrollarse. No hay un resultado fijo que pueda elegir o rechazar.

No se pregunte: “¿Cuál es la decisión correcta?”. Esta pregunta no lo lleva a una respuesta útil. Intentar averiguarla lo mantiene atascado y ansioso. La pregunta que le ayudará a avanzar cuando se enfrente a una decisión difícil es “¿Cuáles son las oportunidades de crecimiento que ofrece cada elección?” A continuación, pregúntese cuál de esas oportunidades de crecimiento le interesa más.

Jenny fue contactada por un reclutador que le ofreció un nuevo trabajo. Aunque disfrutaba de su trabajo actual, estaba bien pagado y había construido una sólida carrera en su puesto actual, el nuevo puesto le ofrecía la oportunidad de aprender un conjunto diferente de habilidades que pensaba que podrían ser más comercializables a largo plazo. La nueva oportunidad también le parecía convincente como paso potencial en un campo nuevo y prometedor. Pero también era desalentadora y sabía que le exigiría mucho esfuerzo y tiempo.

Jenny se sentía totalmente confundida por la decisión, incapaz de elegir un camino. Se obsesionaba con hacer listas de pros y contras y con jugar con los posibles resultados, la mayoría de los cuales eran ficticios. Pero estaba convencida de que había una opción correcta que la llevaría a obtener todo el dinero y los premios que la vida le ofrecía. Y, al mismo tiempo, creía que una elección equivocada la llevaría por el camino de la decepción y el arrepentimiento. Desde este punto de vista, la trayectoria de su futuro ya estaba fijada; solo tenía que elegir qué puerta atravesar.

En la mente de Jenny, su futuro tenía poco que ver con las innumerables decisiones que iba a tomar en el camino, las personas que iba a conocer y todos los demás elementos que la vida le presentaría. Lo que iba a ocurrirle no era un proceso o un desarrollo. No era interdependiente con todo y todos los demás. En ese momento, su futuro parecía depender de una sola cosa: esta decisión. Así que seguía dando vueltas y vueltas, incapaz de decidirse.

Jenny se estaba haciendo la pregunta equivocada, así que le hice otra. Que describiera los retos y las oportunidades que le ofrecía cada una de sus opciones.

Jenny empezó explicando que siempre se había impulsado a hacer lo que más la asustaba. Cuanto más difícil era una situación, más sentía que tenía que hacerla. Su principio operativo siempre había sido no dejar que el miedo la controlara. Aceptar el nuevo trabajo le parecía una oportunidad para volver a superar su zona de confort, lo que la obligaría a crecer y fortalecerse.

Este era un tipo de crecimiento que Jenny tenía bien controlado, pero había otra forma de desarrollarse que era menos obvia.

Rechazar el nuevo puesto era una oportunidad para darse permiso para aterrizar realmente donde estaba, para disfrutar de las relaciones, la confianza y la experiencia que había construido en su puesto actual. Decir “no” fue como permitirse, tal vez por primera vez, dejar de presionarse a sí misma y de demostrar implacablemente que podía hacer cosas difíciles. Decir “no” al nuevo trabajo fue una oportunidad para ser amable consigo misma y reconocer que ya era fuerte; ya lo había demostrado y no tenía que seguir demostrándolo. Con este nuevo marco, Jenny supo enseguida qué elección iba a hacer.

¿Cuál es la ventaja de crecimiento que le ofrecen sus elecciones? ¿De qué manera las distintas decisiones le permitirán crecer y expandirse desde dentro hacia fuera? Estas son las preguntas que nos ayudan, preguntas basadas en lo que es verdadero y real ahora y en lo que sabemos de nosotros mismos, más que en lo que imaginamos sobre el futuro.

La cuestión es que no puede saber lo que cualquier decisión creará en su futuro. Ese futuro aún no se ha escrito y está habitado por una persona en la que aún no se ha convertido. Pero sí puede saber qué le pide esa decisión internamente y qué retos u oportunidades le plantearía, y si le parecen importantes. Pregúntese quién es ahora y cómo se entiende a usted mismo. A continuación, pregúntese qué decisión le ofrece la oportunidad de evolucionar de manera que le parezca emocionante e importante en su viaje.

Lejos del terreno de lo correcto y lo incorrecto, esta indagación hace avanzar el marcador y lo desata. Lo libera de la indecisión y la incertidumbre, y lo lanza a la claridad y la acción.

Nancy Colier es psicoterapeuta, ministra interreligiosa, líder de pensamiento, conferenciante pública y autora de “No puedo dejar de pensar: cómo soltar la ansiedad y liberarte de la rumiación obsesiva”, “El poder del off” y el próximo “La mujer emocionalmente agotada: Por qué estás agotada y cómo conseguir lo que necesitas” (noviembre de 2022).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.