Una mentalidad estadounidense

Encontrar confianza y buenas relaciones con aquellos con los que no estamos de acuerdo es crítico para el bienestar de nuestra nación
Por SCOTT MANN
21 de Diciembre de 2020
Actualizado: 21 de Diciembre de 2020

En Estados Unidos, estamos en una época muy turbulenta mientras la nación atraviesa las secuelas de estas elecciones. Puedo decirles que en mi tiempo como Boina Verde trabajando en lugares de poca confianza en todo el mundo, he visto estas situaciones antes, al igual que muchos de mis hermanos y hermanas que prestan servicio en el ejército.

Les hablo como veterano, ciudadano y fundador de Rooftop Leadership. Les pido que echen un vistazo a lo que está sucediendo a su alrededor, en su entorno operativo, y que realmente hagan un balance y se pregunten: “¿Cómo puedo establecer relaciones con los demás y crear confianza a través de esto?”

Una de las primeras cosas que debemos observar es el cambio de la polarización política. Esa es la tensión social que todos estamos sintiendo y se está volviendo más y más turbulenta a medida que pasan los días. Esa agitación puede tomar varias formas diferentes —puede presentarse como distracción, desconexión, falta de propósito, desconfianza, o últimamente, como dice Sebastián Junger, autor de “Tribu”, “el desprecio entre los ciudadanos que uno normalmente se reserva para sus enemigos—”.

Esa es una palabra poderosa. Desprecio.

Cuando eso sucede, el resultado es predecible y no es bueno.

No es bueno para nuestra nación, no es bueno para nuestras comunidades, y no es bueno para nuestros hijos.

En su innovador libro “The Upswing” (El alza), el galardonado científico social, Robert Putnam dice: “La razón más importante para preocuparse por la polarización es que, a largo plazo, la polarización extrema puede producir un colapso democrático”.

Nuestros líderes políticos lo saben, al igual que sus respectivos partidos, y sin embargo todavía gobiernan desde los extremos. Y nos quedamos atrapados en ese revuelto. Lo que tenemos que entender como líderes en los próximos meses es que nadie más va a venir.

La forma en que nos comportemos a nivel individual, y a nivel comunitario, marcará el tono de cómo saldremos al otro lado de esta cosa, sin importar quién tenga el poder, sin importar quién se sienta en el Despacho Oval o en el Congreso.

No necesitamos un liderazgo de arriba hacia abajo para mostrarnos cómo es un liderazgo responsable. Se trata de cómo nos dirigimos a nosotros mismos, a nuestras comunidades, a nuestras familias, a nuestros negocios, que decidirán cuál será el resultado al otro lado de esto, independientemente de nuestro partido político.

Se trata de cómo nos manifestamos los unos a los otros como estadounidenses. Una mentalidad de confianza puente es la clave absoluta para eso. Tender un puente de confianza significa tender un puente más allá de su propio grupo, su propia etnia, su propia religión, su propio estatus socioeconómico y su propio partido político.

Es como encontramos el terreno común en el que todos podemos unirnos en este país, en lugar de dividirnos por nuestras diferencias.

Debemos luchar por un sentido de “nosotros” en tiempos de mentalidad de “yo” sin precedentes. De hecho, la forma en que nos presentamos como líderes, ya sea que estemos en el lado perdedor o ganador, va mucho más allá de los resultados de estas elecciones.

Y creo que la mayor prueba para nosotros como nación es cómo lideramos cuando nadie observa.

Una vez más, si está esperando que alguien en Washington modele eso, no va a suceder, al menos no lo veo. Y como estadounidense, no soy bueno con eso.

No soy bueno en entregarle este cambio de polarización a mis hijos. Les pido ahora mismo que defiendan lo que es correcto, bueno y mejor para el país que tanto amamos y que adopten una mentalidad de confianza.

Empiecen por regular su propia temperatura emocional. Si empieza a ponerse nervioso, salga de las redes sociales, apague las noticias y haga ejercicio, corra o haga lo que sea que le ayude a bajar su temperatura emocional hasta un estado de parasimpatía en lugar de mantenerse en este estado de lucha, fuga o congelación tan emocional. Ese estado surge para tratar con las amenazas a nuestra propia supervivencia. Pero limita el pensamiento a largo plazo y reduce nuestro enfoque. Nos hace personas reaccionarias y no es una norma saludable para una democracia.

Entonces, si sale de ese estado, se conectará con el entorno mundial. A pesar de todos los desacuerdos, encontremos lo que tenemos en común y conectémonos ahí primero. Stuart Diamond en su libro “Getting More” (Obteniendo más) dice: “Incluso en las negociaciones de más alto riesgo, primero hay que hacer una conexión”. Hay mucho para que nos conectemos a medida que pasamos por estas elecciones.

Tenemos que pensar en nuestra generación más joven. ¿Les vamos a dar una sociedad en la que los grupos internos y externos compiten por los recursos y la escasez de una manera primitiva, tribal, o les vamos a dar a nuestros hijos una sociedad de confianza donde la gente va más allá de su grupo interno y se reúne en torno a una visión común que es más grande que ellos mismos?

En esta época de polarización política, no hay una mentalidad más estadounidense que la de crear un puente de confianza.

Scott Mann es un Exboina Verde que se especializó en misiones no convencionales de alto impacto y en la construcción de alianzas. Es el fundador de Rooftop Leadership y aparece con frecuencia en televisión y en muchos programas de radio organizados. Para obtener más información, visite RooftopLeadership.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

El objetivo del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS