Una muestra del fascismo

Por Dinesh D'Souza
26 de Julio de 2021
Actualizado: 26 de Julio de 2021

Comentario

¿Cómo podemos encontrarle sentido al proyecto de la Administración Biden de establecer un estado en la sombra en el que el gobierno federal logre sus objetivos inconstitucionales —mandatos de mascarillas, vacunas forzadas, supresión de la libertad religiosa y de la libertad de expresión— reclutando a corporaciones privadas para que cumplan sus órdenes? ¿Cuál es el nombre oficial de esta asociación público-privada en oposición a nuestras libertades?

Antes de responder a esta pregunta, vamos a centrarnos precisamente en lo que la administración pretende hacer. Reconoce, por supuesto, que cualquier intento de imponer un mandato de mascarillas a nivel nacional u obligar a los estadounidenses a vacunarse se encontraría con graves problemas constitucionales. ¿Dónde da la Constitución al gobierno federal el poder de exigir tales cosas? En ninguna parte.

Además, hay obstáculos prácticos. ¿Cómo haría exactamente el gobierno federal para hacer cumplir esos mandatos? Se necesitaría un sistema de información a nivel nacional de una complejidad inimaginable para garantizar el pleno cumplimiento de un mandato de mascarillas. Se necesitaría nada menos que una base de datos nacional de vacunas para garantizar que todos los ciudadanos se vacunaran obligatoriamente. En cualquier caso, no está claro qué sanciones podrían imponerse a quienes se negaran.

Por ello, el equipo de Biden ha ideado una forma más fácil. ¿Qué pasaría si las empresas privadas impusieran mandatos de mascarillas y exigieran las vacunas COVID-19? ¿Y si el gobierno pudiera reclutar una amplia gama de entidades del sector privado que prestan servicios esenciales a los ciudadanos para llevar a cabo lo que el propio gobierno podría encontrar muy difícil de realizar? De este modo, el gobierno crearía un sistema nacional de pasaportes sin tener que administrarlo todo desde Washington.

Digamos que se necesita una prueba de vacunación para volar en un avión, o para comer en un restaurante, o para ir a un partido de béisbol, o para volver al trabajo. Esto presionaría a los ciudadanos para que se vacunen o corran el riesgo de ser excluidos de las actividades básicas de la vida. Podrían resistirse y negarse a ser vacunados, pero la consecuencia sería nefasta: Se convertirían, en efecto, en ciudadanos de segunda clase.

Ahora añada a esto el intento de la administración de coordinarse con las plataformas digitales no solo para imponer el cumplimiento del uso de mascarillas o la vacunación, sino también para imponer el cumplimiento con el punto de vista sobre las mascarillas y las vacunas. ¿Y por qué parar ahí? Ya que estamos en este camino, no hay razón para detenerse en la salud pública; ¿qué tal el cumplimiento con los puntos de vista en una serie de otras cuestiones, desde la identidad de género hasta el fraude electoral y el cambio climático?

Deténgase a considerar las abrumadoras implicaciones. Las plataformas de las redes sociales que se crearon para fomentar la comunicación y el debate, y a las que se les concedió una inmunidad especial frente a las demandas para fomentar una plaza pública dinámica, son ahora los instrumentos para suprimir el discurso público. Las mismas herramientas de la libertad se han convertido en herramientas de opresión —un peligro claro y presente para la propia democracia.

Los ciudadanos que no se alinean con las ortodoxias consagradas no solo corren el riesgo de ser expulsados de un avión o de ser despedidos del trabajo, sino también de ser excluidos de la plaza pública. En efecto, se convierten en “no ciudadanos”, ya que se ha eludido su participación en el debate democrático.

Hasta el punto de que ni siquiera pueden comunicarse con amigos, parientes y otros allegados, se han convertido prácticamente en “no personas”, y todo ello con la colaboración activa del gobierno de Estados Unidos. Citando a la secretaria de prensa Jen Psaki, no basta con que una plataforma digital excluya a los proveedores de presunta desinformación, sino que todas las plataformas deben vetarlos simultáneamente.

Hay un nombre para esta asociación entre el Estado y el sector privado para obligar a todos los ciudadanos a seguir el mismo camino: fascismo. Al invocar este término, no pretendo incurrir en una hipérbole retórica. En primer lugar, aclaremos que el fascismo no es lo mismo que el nazismo. El fascismo precedió al nazismo en un cuarto de siglo, y el fascista por excelencia fue Mussolini, no Hitler. Hubo poderosos movimientos fascistas en Inglaterra, Francia, Bélgica e Italia antes de que Hitler ideara su propio tipo de fascismo —un fascismo basado en el antisemitismo— que llegó a conocerse como nazismo.

Para entender el fascismo, me gustaría centrarme en Giovanni Gentile, el filósofo preeminente del fascismo, un destacado educador italiano que también se convirtió en un asesor cercano de Mussolini. Gentile sostiene que hay dos tipos de democracia que son “diametralmente opuestos”. Una es la democracia liberal, que concibe la sociedad como formada por individuos y el Estado como protector de los derechos individuales.

Gentile rechaza esta forma de democracia y recomienda un tipo diferente que denomina “verdadera democracia” en la que los individuos están totalmente subordinados a la autoridad de la sociedad y del Estado. Gentile sostiene que el individuo no precede a la sociedad; la sociedad precede al individuo. La sociedad forma al individuo y representa lo que él llama el “yo mayor” de cada persona.

La acción privada, según Gentile, debe movilizarse para servir al interés público. No hay distinción entre los intereses privados y el interés público. Eso es porque la sociedad representa “la personalidad misma del individuo despojada de diferencias accidentales (…) donde el individuo siente el interés general como propio”. En el mismo sentido, Gentile sostiene que las empresas deben servir a la sociedad y al bienestar público y no solo buscar su propio beneficio privado.

¿Quién, entonces, habla en nombre de la sociedad en su conjunto? Para Gentile solo hay una respuesta a esta pregunta: el Estado. Gentile considera que la sociedad y el Estado son básicamente lo mismo. “La autoridad del Estado”, escribe, “no está sujeta a negociación (…) Es totalmente incondicional (…) No puede depender del pueblo; de hecho, el pueblo depende del Estado (…) La moral y la religión (…) deben estar subordinadas a las leyes del Estado”.

Esto es el fascismo, una filosofía que Gentile no dudó en calificar de “totalitaria”. Para él, “totalitario” era un término positivo, que invocaba un estado unificado y una conciencia nacional unificada, en la que todos los ciudadanos y entidades privadas se alinean y marchan detrás de una única bandera y una única autoridad. El fascismo, en este sentido, representa una variante especial del socialismo, en la que las entidades privadas no son absorbidas por el Estado, pero que, sin embargo, cumplen las órdenes de éste.

¿No es éste el gran cuadro que la Administración Biden intenta dibujar en el lienzo americano? Reconozco que el equipo de Biden negaría acalorada y enfáticamente los elementos fascistas de sus políticas, pero esto no sería porque la etiqueta sea incorrecta. Más bien, su negación se basaría en gran medida en el desastre de relaciones públicas que supone reconocer que están introduciendo una versión estadounidense del fascismo. Es cierto que hay un largo camino desde los Estados Unidos de hoy hasta el tipo de regímenes de pesadilla que el fascismo impuso al mundo, pero cualquiera que esté familiarizado con la historia relacionada puede ver que nos estamos moviendo silenciosa y firmemente en esa dirección.

Dinesh D’Souza es autor, cineasta y presentador diario del podcast Dinesh D’Souza.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS