Una mujer peruana compra pastillas para envenenar perros y por error se las toma

Por Jesús de León – La Gran Época
29 de Mayo de 2019 Actualizado: 29 de Mayo de 2019

Una mujer en Perú falleció tras digerir por error unas pastillas que había comprado para envenenar a los perros.

Rosalía Checalla, de 54 años, de la comunidad de Perka, del distrito de Platería, en Puno, comenzó a sentirse indispuesta y luego empezó a tener convulsiones, según publicaron los medios locales.

Su familia de inmediato la llevó al hospital Manuel Núñez Butrón. Sin embargo, no pudieron hacer nada para salvarla, ya que llegó al lugar sin signos vitales.

Más tarde los médicos le hicieron una autopsia para determinar la causa de su muerte.

En ese momento se encontraron en el cuerpo de la mujer restos de pastillas que comúnmente se utilizan para envenenar perros.

Luego se supo que había comprado las pastillas para aniquilar a un grupo de perros callejeros que merodeaba afuera de su casa.

De acuerdo con Publimetro, que citó a Trome, la mujer tenía al mismo tiempo pastillas para una infección de la garganta. Al parecer confundió su medicamento con el veneno.

La fallecida dejó siete hijos de los cuales algunos son menores en edad escolar.

Amor por los perros callejeros

En la ciudad de Tacna, en Perú, los perros que viven en la calle, desde el mes de marzo no tendrán que preocuparse por buscar comida ni agua, porque la policía de la ciudad instaló dispensers con alimento y agua en la puerta de distintas comisarías.

Los policías utilizaron tubos de cañería pintados que adornaron con figuras de animales y fotos, a las cuales se acercaron muchos perros y gatos para disfrutar de un rico menú dedicado a ellos, según reportó La Nación.

Este mes también se hizo viral otra noticia relacionada con los perros callejeros.

Se conoció que Fernando Kushner, un boliviano que fue publicista de marcas de moda de lujo como Chanel y Bulgari, se deshizo del portafolios y asumió como misión alimentar a la importante comunidad de perros callejeros de la ciudad boliviana de La Paz.

“Renuncie a todo por mis perros”, dijo Fernando a la BBC. “Romances, familia, carrera, todo”.

El cambio radical en la vida de Kushner se debió a que conoció y estableció una fuerte amistad con un perro callejero.

El perro, cariñosamente llamado Choco, cautivó a Kushner, que al verlo hambriento decidió compartir su sándwich con él.

Como Choco era tierno, amable y agradecido, el hombre, conmovido, regresó al día siguiente para alimentarlo de nuevo, y así hasta el día de hoy.

Cuatro años después, el espíritu generoso de Fernando dio forma a un proyecto que alimenta a cientos de perros callejeros de la ciudad.

*************************************

Te puede interesar:

Sterling Campbell, baterista de David Bowie, cuenta cómo dejó las drogas en solo 2 semanas

TE RECOMENDAMOS