Una pareja compra una casa y halla atada a la perra de los antiguos dueños, una vecina cuenta lo sucedido: VÍDEO

Por José Ignacio Hermosa Bonilla
19 de Diciembre de 2023 11:44 PM Actualizado: 19 de Diciembre de 2023 11:44 PM

Una pareja que inspeccionaba una casa en venta en Alabama se quedó estupefacta al darse cuenta de que los anteriores propietarios habían abandonado a su perro.

April Morgan y su prometido, J. C. Billak, llegaron a su posible nuevo hogar el 1 de marzo de este año y descubrieron a la pit bull llamada Molly atada a un árbol en el patio trasero. Pensando que todavía debía de haber alguien viviendo en la casa, preguntaron al agente que les acompañaba, pero les dijeron que la propiedad estaba definitivamente vacía.

Poco después, un vecino se acercó y les contó lo sucedido.

“Los propietarios se marcharon más de un mes antes de que la casa saliera a la venta, y [la vecina] había estado cuidando de Molly desde entonces”, explicó Billak a The Epoch Times. “Dijo que los antiguos dueños no querían a Molly y que ella le daba comida y agua. Inmediatamente nos miramos y dijimos que nos la quedaríamos”.

(Cortesía de April Morgan y J.C. Billak)
(Cortesía de April Morgan y J.C. Billak)

Ese mismo día, después de echar un vistazo a la casa, la pareja hizo una oferta por el precio total, añadiendo un mensaje especial: se llevarían a Molly. Tras un proceso de cierre de 30 días, el 1 de abril se mudaron y Molly pasó a formar parte de su familia.

La perra, de 10 años, tiene ahora una nueva vida maravillosa con Morgan y Billak y sus otros dos perros y tres gatos. Gracias a su amable vecina, que había estado alimentando a Molly, su peso era bueno y estaba en condiciones decentes, dice la pareja. Sin embargo, debido a sus propias mascotas, no pudo acoger a Molly.

“Probablemente fue la mejor humana de Molly, que cuidó de ella hasta que la recogimos. Los vecinos dijeron que la perra había estado sola durante meses después de que los dueños se mudaran”, dijo Billak.

(Cortesía de April Morgan y J.C. Billak)
(Cortesía de April Morgan y J.C. Billak)

La pareja decidió trasladarse a Silverhill (Alabama) para hacerse cargo del negocio familiar de joyería de Morgan tras el fallecimiento de su padre el pasado septiembre y, en noviembre, del padre de Billak. Morgan, antigua enfermera, es de Los Ángeles, mientras que su prometido, que antes trabajaba en diseño estructural, es de Ohio.

Ambos coinciden en que en cuanto vieron a Molly y se enteraron de su situación, supieron que estaba predestinada.

“Se tomó medio segundo para mirarnos, luego corrió hacia nosotros y empezó a querernos”, cuenta Billak. “Le hablábamos suavemente para que supiera que no queríamos hacerle daño, y ella lo sabía. Es una perra muy dulce, lo vimos enseguida”.

(Cortesía de April Morgan y J.C. Billak)

Molly no solo estaba sucia y apestaba, sino que además tenía una tos muy fuerte debido a una gran carga de gusanos del corazón. Una de las primeras cosas que hicieron sus protectores fue limpiarla y tratarla contra los gusanos. Intentaron obtener más información sobre su nueva adquisición a través de los agentes inmobiliarios, pero lo único que consiguieron averiguar fue su nombre y su edad aproximada. La cartera dijo a la pareja que llevaba años yendo a la casa, pero que nunca se había dado cuenta de que Molly estaba allí, ya que la perra debía de estar encadenada en la parte de atrás.

Al principio, temerosa de volver a quedarse encerrada en el frío, Molly dudaba mucho en salir de casa. Pero ahora, al darse cuenta de que eso no ocurrirá y de que la quieren, la pitbull mayor se aventura a explorar con los demás perros.

“Ahora es miembro de pleno derecho de la manada. Es más segura y confiada; mucho más feliz y juguetona. No tiene gusanos del corazón, así que está más sana”, dice Billak. “Los gatos la adoran y los perros también”.

(Cortesía de April Morgan y J.C. Billak)
(Cortesía de April Morgan y J.C. Billak)

Los anteriores dueños de Molly también dejaron atrás a su gato, que vive en el garaje y es cuidado por la pareja.

“[El gato] no se acerca a los perros y nunca quiere entrar en casa”, dijo Billak. “Prefiere el garaje, y tenemos una pequeña instalación que le gusta, en las estanterías. Allí tiene una camita, comida y agua”.

De sus otros gatos, es Joofus quien se ha encariñado especialmente con Molly. “Joofus está enamorado de Molly. Se frota sobre ella y la lame todo el tiempo. Es un vínculo bastante extraño; nunca había visto a un gato querer tanto a una perra”, afirma.

Mientras tanto, Mojo, otro de los perros de la pareja, es como el “amigo favorito” de Molly, siempre correteando con ella.

(Cortesía de April Morgan y J.C. Billak)
(Cortesía de April Morgan y J.C. Billak)

 

La vida de Molly se ha transformado. Cuando la pareja compartió su historia en las redes sociales, la perra, antaño abandonada, recibió un torrente de empatía de personas disgustadas por el trato que había recibido en el pasado.

“No esperábamos la reacción que tuvo”, dice Billak. “Fue realmente conmovedor ver cómo se expresaba tanto amor por Molly”.

La pareja dice que no dudaría en recomendar a cualquiera que esté pensando en adoptar un perro que considere uno mayor.

“Hay tantos perros mayores que necesitan un hogar cariñoso y tienen tanto amor que dar. En cuanto a nosotros, tenemos un nuevo hogar y una nueva familia”, afirma.

Vea el vídeo:

                                                             
                                                                  (Cortesía de April Morgan y J.C. Billak)

Comparte tus historias con nosotros en [email protected], y sigue recibiendo tu dosis diaria de inspiración suscribiéndote al boletín Inspired en TheEpochTimes.com/newsletter

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.