Una ponencia en corazón de Washington resalta la figura de Bernardo de Gálvez

Por EFE
22 de Junio de 2018 Actualizado: 22 de Junio de 2018

Una ponencia sobre la figura de Bernardo de Gálvez, celebrada en el corazón de Washington, a escasas cuadras de la Casa Blanca, sirvió hoy para poner de relieve la importancia de este militar español cuyo papel en la Guerra de la Independencia resultó fundamental.

En su libro “Bernardo de Gálvez. Un héroe español en la Revolución Americana”, el historiador y diplomático Gonzalo Quintero Saravia analiza la trayectoria de este personaje cuyo nombre, no obstante, pasó casi desapercibido durante años a ambos lados del Atlántico.

A pesar de que en la actualidad Gálvez cuenta con una estatua en el centro de la capital, un retrato en el Congreso e incluso con una ciudad en el estado de Texas nombrada en su honor, Galveston, aún son pocos los ciudadanos que conocen la hazañas de este militar que, incluso, llegó a ser gobernador de Luisiana.

“Definitivamente la mayoría de los historiadores estadounidenses saben quién fue, por lo menos desde los años cincuenta. Pero existía el problema de la mala imagen que Estados Unidos tenía de España y del terrible concepto que tenía España de Estados Unidos”, explicó hoy Quintero Saravia en el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS).

El historiador achacó estas malas relaciones a dos hechos puntuales, el silencio cómplice de Washington ante la dictadura de Francisco Franco y el papel que jugaron los estadounidenses en la independencia de la última colonia española, Cuba, en 1898.

Su puesto en el Olimpo de los héroes se debe al apoyo prestado por Bernardo de Gálvez a los rebeldes en la Guerra de la Independencia frente las tropas británicas, sobre todo al comandar un contingente de tropas españolas en la batalla de Pensacola (1781).

Sin embargo, el autor recalcó que, en realidad, la entonces colonia y la Corona española “nunca fueron aliadas”, y que el apoyo de las tropas del rey obedeció a intereses estratégicos y a que esta contienda supuso una “buena ocasión para vengarse” de los británicos por la Guerra de los Siete Años.

Cuestionado sobre si el militar español tiene el reconocimiento que se merece en Estados Unidos, Quintero Saravia defendió que como historiador su papel no es valorar si el tiempo trató con justicia a Bernardo de Gálvez, aunque, como diplomático, alabó el esfuerzo hecho por el Gobierno español para honrar su figura.

“Hoy en día es mucho más conocido de lo que lo era hace años”, concluyó el autor.

TE RECOMENDAMOS