Una protesta de 12 años de un veterano de Los Ángeles

Por CHRIS KARR
09 de Junio de 2020 2:29 PM Actualizado: 09 de Junio de 2020 2:29 PM

Todos los domingos durante los últimos 12 años, el veterano de guerra de Vietnam Robert Rosebrock se ha parado en la esquina de los bulevares Wilshire y San Vicente en el oeste de Los Ángeles, protestando por el presunto mal uso de la propiedad detrás de él.

La parcela de 157 hectáreas alberga el Sistema de Salud del Gran Los Ángeles de Asuntos de Veteranos (VA), incluyendo un hospital de VA. Está en un enorme terreno de primera clase, como tres cuartos del tamaño de Disneylandia, en el corazón de Los Ángeles.

También es el hogar de varios contratos de arrendamiento de terceros. Entre ellos, un campo de béisbol de la UCLA, un campus de una escuela privada, un teatro y un parque para perros.

Rosebrock, de 78 años, dice que estos acuerdos violan el mandato de la tierra de servir a la salud de los veteranos. Y lleva a cabo su protesta semanal para exigir que la tierra sea devuelta para ese propósito. El 7 de junio marcó su 637ª protesta dominical consecutiva.

“Me levanto todas las mañanas sabiendo que hoy podría ser mi último día, así que sigo adelante”, dijo Rosebrock a The Epoch Times. “No hay tiempo para descansar”.

La protesta inaugural de Rosebrock fue el 9 de marzo de 2008. El VA había llegado a un acuerdo con la organización sin fines de lucro Veterans Park Conservancy para permitir un parque público en el terreno, sin pagar alquiler. Rosebrock quería que se construyeran nuevas viviendas para veteranos con discapacidad y sin hogar.

Ahora, su urgencia es mayor en medio de la pandemia de COVID-19. Ha visto un número creciente de veteranos sin hogar durmiendo en la acera fuera de la valla perimetral del terreno.

Las protestas semanales

Esa primera protesta en 2008 atrajo a unos 100 participantes. El número de manifestantes que se han unido a él desde entonces varía; tres estaban con él el 7 de junio.

A menudo se le unen veteranos que sirvieron en la Segunda Guerra Mundial, Corea y Vietnam, parte de lo que él llama la “Vieja Guardia de Veteranos”. Otras veces, se queda solo.

Robert Rosebrock (2º Izq.) junto a otros tres manifestantes en las afueras del campus de Asuntos de Veteranos del Sistema de Salud de la Gran Los Ángeles, el 7 de junio de 2020. (Hau Nguyen/The Epoch Times)

“Hay tantas veces que suelo ser el único tipo ahí fuera”, dijo. “Lo llevo como una insignia de honor”.

Lleva un letrero que dice: “Hacer cumplir la escritura de 1888”. Se refiere a la Escritura de Concesión de Tierras de 1888, que requería que los estados reservaran tierras para el cuidado de los veteranos. La parcela de tierra en L.A. fue donada bajo el ámbito de esa escritura por la prominente dama de la sociedad Arcadia Bandini de Stearns Baker (m. 1912).

En la década de 1970, el VA comenzó a arrendar parte de la tierra a entidades comerciales no veteranas.

Rosebrock dice que esas entidades siguen prosperando, mientras que las instalaciones de los veteranos se han deteriorado. Durante el último decenio, el uso apropiado de la tierra ha sido objeto de debate en los tribunales y por los legisladores.

Una década de debate

En 2011, cuatro veteranos sin hogar, junto con Veteranos de Vietnam de Estados Unidos, presentaron una demanda alegando el mal uso de la propiedad. La demanda afirmaba que el 30 por ciento de la tierra no estaba siendo usada al servicio de los veteranos.

En 2013, una sentencia federal coincidió con los demandantes, y consideró que nueve negocios inmobiliarios en el terreno “no estaban autorizados por la ley y por lo tanto eran inválidos”. Las escuelas de Brentwood, los regentes de la UC (Universidad de California) y la Televisión Twentieth Century Fox se encontraban entre las entidades enumeradas.

En 2015, la demanda se resolvió cuando el secretario de la Asociación de Veteranos Robert McDonald y los abogados de los demandantes, incluida la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), acordaron desarrollar juntos un plan para el sitio que sirviera mejor a los veteranos sin hogar.

En enero de 2016, el VA publicó su Borrador de Plan Maestro, diseñado para “determinar e implementar el uso más efectivo del campus para los veteranos, particularmente para los veteranos sin hogar”.

“Lo llamamos el ‘Borrador de la Estafa Maestra'”, dijo Rosebrock.

“No han hecho nada al respecto y lo más pronto que se logrará, si es que se logra, es dentro de una década”.

En septiembre de 2016, el Congreso aprobó la Ley de Arrendamiento del Oeste de Los Ángeles de 2016, que permitía el arrendamiento a terceros, siempre que beneficiara principalmente a los veteranos y sus familias. Los ingresos de los arrendamientos también deben utilizarse para la renovación y el mantenimiento de las instalaciones médicas de los veteranos.

“Es como alquilar el jardín delantero de la Casa Blanca para pagar a la policía del Servicio Secreto, o alquilar nuestras bases militares para generar ingresos para la defensa nacional”, dijo Rosebrock. Él piensa que el uso de la tierra para los veteranos debería ser más directo.

Algunos de los inquilinos del campus han establecido servicios para veteranos, incluyendo la UCLA, que tiene el estadio de su equipo de béisbol en el campus. En 2017, abrió una clínica legal y un centro de bienestar familiar para apoyar a los veteranos como parte de su contrato de arrendamiento de 10 años y 16.5 millones de dólares.

Un informe de 2018 de la Oficina del Inspector General del VA concluyó, sin embargo, que 25 de los 40 acuerdos de uso de la tierra en el campus eran “inapropiados”.

Eso incluía un parque urbano de 4.8 hectáreas, el Parque Barrington de los Veteranos. Su objetivo era beneficiar principalmente a los veteranos y sus familias, pero el informe no encontró pruebas de que se centrara en los veteranos.

Varios ocupantes antiguos, incluyendo los Regentes de la UC y la Escuela Brentwood, permanecen en la propiedad del VA con nuevos arrendamientos.

Los Regentes de la UC y la Escuela Brentwood no respondieron a las solicitudes de comentarios; tampoco lo hicieron el departamento de parques de la ciudad y el VA.

“No hay duda en mi mente. Hemos ganado muchas batallas, no hemos ganado la guerra”, dijo Rosebrock. “Seguimos siendo la capital de los veteranos sin hogar”.

De ‘Barrio bajo’ a ‘Barrio del Orgullo’ de los Veteranos

California tiene más veteranos sin hogar que cualquier otro estado. Cerca de 11,000 veteranos están sin hogar en el estado de California, según un informe de 2019 del Consejo Interinstitucional de Estados Unidos sobre las Personas sin Hogar. Eso es casi cuatro veces más que en Florida, que tiene el segundo mayor número de veteranos sin hogar.

El condado de Los Ángeles tiene la mayor cantidad de veteranos sin hogar en California, alrededor de 3500, según un estimado de 2019 de la Autoridad de Servicios para Personas sin Hogar de Los Ángeles.

“Hay un viejo dicho: Honramos a nuestros veteranos muertos cuidando a nuestros veteranos vivos”, dijo Rosebrock. Él ha hecho todo lo posible “para llamar la atención del público sobre el peligro que corren nuestros veteranos sin hogar”.

En respuesta a la pandemia COVID-19, el VA ha abierto nuevas instalaciones provisionales con cientos de camas adicionales para apoyar a los veteranos necesitados. También ha proporcionado regaderas, baños y comidas para los veteranos sin hogar, a los que se les permite acampar en las instalaciones.

Rosebrock ha sido parte de un esfuerzo para comprar y montar tiendas y catres de 4 por 3 metros para los veteranos con discapacidad y sin hogar que duermen en la acera fuera de la valla perimetral del terreno.

Las carpas se instalan para los veteranos sin hogar fuera del campus de Asuntos de Veteranos del Sistema de Salud de la Gran Los Ángeles, el 7 de junio de 2020. (Hau Nguyen/The Epoch Times)

Espera transformar el “Barrio bajo de Brentwood” en el “Barrio del Orgullo de los Veteranos”, dijo.

Ha ayudado a montar 25 tiendas de campaña fuera del campus. Al otro lado de la valla, se han montado varias tiendas más pequeñas en un aparcamiento de veteranos, dijo.

“Siempre he tratado de operar bajo la regla de oro”, dijo Rosebrock. “Si fuera una persona sin hogar, ¿qué clase de persona querría que trabajara para mí? Trato de ser eso”.

Sus esfuerzos a lo largo de los años le han valido seis arrestos. El más reciente fue en el Día de la Recordación de 2016.

Exhibió banderas estadounidenses en la valla perimetral. El acto calificó como un delito federal menor, fue la colocación no autorizada de materiales o “pancartas” en la propiedad de VA. Fue absuelto.

“Estaban tratando de enviar un mensaje para detener lo que estoy haciendo”, dijo. “Solamente me hizo más fuerte”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

OMS: Grabaciones revelan quejas en la OMS porque el PCCh retuvo datos del COVID-19

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.