Una red de hospitales en China estafa a sus pacientes para ganar más dinero

25 de Junio de 2018 Actualizado: 25 de Junio de 2018

Un documento filtrado a los medios expuso lo riesgoso que puede ser ir a la consulta con un médico en China.

El South Morning Post, un diario estatal de la provincia de Guangxi, en la frontera con Vietnam, publicó un reporte en su cuenta oficial de WeChat, revelando el contenido de un documento de 20 páginas acerca de las malas prácticas médicas en varios hospitales privados en China.

El reporte incluyó varias capturas de pantalla del documento, pero el nombre de la compañía privada que manejaba los hospitales, donde estas malas prácticas ocurrieron, se ocultó deliberadamente.

El documento mostró cómo el bienestar de los pacientes no fue priorizado, en favor de maximizar las ganancias para ambos médicos y hospitales.

Por ejemplo: en un aviso en el que solicitaban un médico urólogo, el hospital especificó que el candidato debía ser capaz de hacer dos cosas: incrementar los pagos de los pacientes por cada visita y hacer que los pacientes volvieran por más tratamientos tan frecuente con fuera posible, de acuerdo con el documento.

Como compensación, el doctor recibiría una comisión basada en el promedio de facturación mensual de sus pacientes. El doctor ganaría una comisión de un 10% por cada paciente que en promedio gastara 5.000 yuanes por mes (USD 778), 11% si el promedio era 6.000 yuanes (USD 934) y 12% si alcanzaba los 7.000 yuanes (USD 1.090).

El documento dio ejemplos específicos de cómo los doctores deberían diagnosticar a sus pacientes, incluso si los pacientes no mostraban síntomas de requerir tratamiento médico. Por ejemplo: los doctores le podían decir a los pacientes que solo recibir medicación o inyecciones pudieran no ser suficientes para una recuperación total, o recomendar al paciente recibir chequeos adicionales con avanzado equipo médico disponible solo en el hospital. Como resultado los pacientes tendrían que pagar más por estos pseudo tratamientos.

Los doctores también podrían exagerar la enfermedad del paciente, por ejemplo: afirmar que la enfermedad ha causado una condición que pudiera llevar a la reducción de su habilidad sexual o infertilidad. A los doctores se les promovía a fabricar historias de anteriores “pacientes”, cuyas enfermedades empeoraron luego de rechazar tratamientos adicionales en primera instancia.

En vista que solo los clientes afluentes pueden permitirse gastar más en tratamiento, el documento sugiere a los médicos tener criterio al escoger los pacientes, determinando su nivel de ingreso en base a su apariencia, tales como: tipo de maquillaje, perfume o marca de cigarrillos que consumen.

El documento instruye a los profesionales a decir a los pacientes: “Entre estas dos medicinas, una es más barata pero tiene un efecto más lento, la otra es más costosa pero tiene rápida acción y menos efectos colaterales. ¿Cual de las dos prefieres?” Aplicar esta táctica les permitiría determinar si los pacientes tienen el ingreso suficiente para aceptar medicinas y tratamientos más costosos.

En Sina Weibo, el equivalente a Twitter en China, los internautas chinos decían que no estaban sorprendidos por la noticia. Un internauta de la sureña provincia china de Guangdong escribió que la misma situación podría ocurrir en los hospitales públicos.

Un internauta de la provincia Fujian al sur de China, hizo un reflexión sobre el estado de la sociedad China escribiendo “ La confianza se está desmoronando en cada esquina. El campo médico es solo la punta del iceberg”.

TE RECOMENDAMOS