United Auto Workers inicia huelga histórica en Ford, GM y Stellantis tras no llegar a un acuerdo

Por Katabella Roberts
15 de Septiembre de 2023 9:24 AM Actualizado: 15 de Septiembre de 2023 9:24 AM

Los miembros del sindicato United Auto Workers (UAW) se declararon en huelga contra los tres mayores fabricantes de automóviles por primera vez en la historia después de no lograr un acuerdo sobre un nuevo contrato laboral antes de la fecha límite, a las 11:59 p.m. del 14 de septiembre.

A pesar de semanas de negociaciones, el sindicato no pudo llegar a un acuerdo sobre las negociaciones contractuales con General Motors, Ford y Stellantis, conocidos como los tres grandes, antes de que expiraran los contratos actuales, lo que llevó a miles de sus miembros a abandonar tres fábricas del país en Missouri, Michigan y Ohio.

La huelga se están llevando a cabo en la planta de ensamblaje Bronco de Ford en Wayne, Michigan, la planta de ensamblaje de camionetas pickup medianas de GM, en Wentzville, Missouri, y la planta de ensamblaje Jeep de Stellantis, en Toledo, Ohio.

No está claro cuánto durará la huelga, sin embargo, la UAW, el sindicato más grande del país, tiene un fondo de huelga de USD 825 millones que compensará a los trabajadores con USD 500 semanales mientras se mantengan en paro.

Imágenes de video compartidas en línea mostraron que algunas de las manifestaciones de la huelga comenzaron poco después de la medianoche, con docenas de trabajadores saliendo a las calles, sosteniendo carteles que decían “último nivel” y “ganancias récord, contratos récord”, cantando en apoyo de la huelga y salarios más altos.

Miembros del United Auto Workers (UAW) se manifiestan y sostienen carteles afuera de la sede del UAW Local 900, frente a la planta de ensamblaje de Ford en Wayne, Michigan, el 15 de septiembre de 2023. (Matthew Hatcher/AFP vía Getty Images)

“Esta lucha es el momento decisivo de nuestra generación”, dijo la UAW en un comunicado de prensa, anunciando la huelga el jueves por la noche. “No solo en los Tres Grandes, sino en toda la clase trabajadora. Nosotros nos defenderemos a nosotros mismos. Defenderemos a nuestras familias. Defenderemos a nuestras comunidades”.

La UAW representa a unos 150,000 trabajadores de General Motors, Ford y Stellantis. Sin embargo, aproximadamente 12,700 trabajadores participarán en la huelga, dijo el presidente de la UAW, Shawn Fain, en una conferencia de prensa el jueves por la noche; 3600 en GM, 3300 en Ford y 5800 en Stellantis.

“Acercándonos a las últimas horas del plazo límite para la huelga, hemos estado trabajando duro tratando de llegar a un acuerdo de justicia económica y social para nuestros miembros. Hemos sido firmes. Estamos comprometidos a lograr un acuerdo con los tres grandes que refleje los increíbles sacrificios y contribuciones que los miembros del UAW han hecho a estas empresas”, dijo el Sr. Fain.

Se espera que la huelga tenga importantes implicaciones comerciales y económicas. De acuerdo a Anderson Economic Group (AEG), un paro laboral de 10 días podría resultar en una pérdida económica total de más de USD 5000 millones. La huelga también tiene el potencial de provocar un aumento de los precios de los automóviles en medio de menores inventarios, según la AEG.

La huelga tendría “consecuencias de amplio alcance”

Mientras tanto, las plantas involucradas en la huelga también son críticas para la producción de los tres fabricantes de automóviles. Algunos de sus vehículos más rentables incluyen la camioneta Ford Bronco, Jeep Wrangler y Chevrolet Colorado.

Una huelga total en cada uno de los fabricantes de automóviles podría provocar pérdidas de entre USD 400 y USD 500 millones por semana, suponiendo que se perdiera toda la producción, estimó el Deutsche Bank.

A pesar de semanas de negociaciones, los miembros del sindicato y los tres grandes no han logrado llegar a un acuerdo sobre salarios, mejores beneficios y pensiones.

El presidente de United Auto Workers (UAW), Shawn Fain, habla con miembros de los medios de comunicación y miembros del UAW afuera de la sede del Local 900 del UAW, frente a la planta de ensamblaje de Ford en Wayne, Michigan, el 15 de septiembre de 2023. (Matthew Hatcher /AFP vía Getty Images)

El sindicato ha propuesto un contrato de cuatro años con aumentos salariales del 40%, una semana laboral reducida de 32 horas, la eliminación de niveles de compensación, el restablecimiento de los ajustes por costo de vida y el restablecimiento de las pensiones tradicionales, entre otros elementos.

Los fabricantes de automóviles, que han registrado ganancias récord o casi récord, hasta ahora se han negado a cumplir con ese aumento, ofreciendo, en cambio, un 20% sin los beneficios clave exigidos por el sindicato, citando preocupaciones de que tales aumentos salariales podrían efectivamente dejarlos fuera del negocio.

Horas antes de que venciera el plazo, Ford dijo que había negociado “de buena fe” en un esfuerzo por evitar una huelga, que, según la compañía, “podría tener consecuencias de amplio alcance para nuestro negocio y la economía”.

La compañía indicó que la última oferta que presentó al sindicato fue “históricamente generosa, con grandes aumentos salariales, ajustes por costo de vida, más tiempo libre remunerado, contribuciones de jubilación adicionales y más”.

“Desafortunadamente, la contrapropuesta del UAW de esta noche mostró poco movimiento con respecto a las demandas iniciales del sindicato presentadas el 3 de agosto. Si se implementa, la propuesta duplicaría con creces los costos laborales actuales de Ford relacionados con el UAW, que ya son significativamente más altos que los costos laborales de Tesla, Toyota , y otros fabricantes de automóviles de propiedad extranjera en Estados Unidos, que utilizan mano de obra no representada por sindicatos”, declaró la compañía.

Ford dijo que sigue “absolutamente comprometido a alcanzar un acuerdo que recompense a nuestros empleados y proteja la capacidad de Ford para invertir en el futuro a medida que avanzamos en la transformación de toda la industria”.

Preparada para “hacer todo lo posible”

General Motors indicó que estaba “decepcionada por las acciones de los líderes del UAW”.

“A pesar del paquete económico sin precedentes que GM puso sobre la mesa, incluidos aumentos salariales históricos y compromisos de fabricación, continuaremos negociando de buena fe con el sindicato para llegar a un acuerdo lo más rápido posible en beneficio de los miembros de nuestro equipo, clientes y proveedores y las comunidades en todo Estados Unidos. Mientras tanto, nuestra prioridad es la seguridad de nuestra fuerza laboral”, dijo el fabricante de automóviles en un comunicado el jueves.

Stellantis aún no se había pronunciado sobre la huelga. The Epoch Times se puso en contacto con un portavoz de Stellantis para solicitar comentarios.

Las “huelgas de pie” —huelgas efectivamente escalonadas en las distintas fábricas de automóviles— son un guiño a las históricas huelgas “sentadas” que los miembros del UAW realizaron en la década de 1930 y evitan una huelga total.

El presidente de la UAW, el Sr. Fain, declaró durante la conferencia de prensa del jueves que la estrategia “mantendrá a las empresas en vilo” y dará a sus negociadores nacionales “la máxima influencia y flexibilidad en la negociación”.

También advirtió que el UAW hará “todo lo posible” si es necesario, y añadió que “todo está sobre la mesa”.

Además, aclaró que los trabajadores que aún no han sido convocados a sumarse a la huelga seguirán trabajando con el contrato vencido.

En declaraciones a los periodistas fuera de las instalaciones de Ford en Wayne minutos después de que comenzara la huelga el jueves, el líder sindical criticó a las tres empresas por supuestamente no negociar de buena fe.

“Ellos esperaron hasta la última semana para querer ponerse manos a la obra, la culpa es suya”, afirmó el Sr. Fain. Según su opinión, es una completa “broma” que las empresas hayan sugerido que la huelga podría llevarlas a la quiebra.

“El costo de la mano de obra que entra en un vehículo es el 5% del vehículo, podrían duplicarnos los salarios y no podrían subir el precio de los vehículos y aún podrían ganar miles de millones de dólares, es mentira como todo lo que sale de sus bocas”.

El líder sindical también insinuó que podría haber más huelgas en otras instalaciones si las tres empresas no pueden cumplir con las demandas del sindicato.

La última vez que hubo una huelga del UAW fue en 2019, cuando el sindicato hizo una huelga de seis semanas contra General Motors. Esto le costó al fabricante de automóviles USD 3600 millones.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.