Universidad de Cambridge vota para enmendar reglas que restringen la libertad de expresión

Por LILY ZHOU
10 de Diciembre de 2020 7:35 PM Actualizado: 10 de Diciembre de 2020 7:35 PM

La Universidad de Cambridge modificó las reglas que pueden causar la supresión del debate y la revocación de la invitación a los oradores para hablar en un evento, después de una votación aplastante de sus miembros gobernantes, dijo la universidad el miércoles.

Varios académicos y comentaristas felicitaron a la universidad por “una victoria para la libertad de expresión”.

“Felicitaciones a Arif Ahmed, miembro del Consejo Asesor de Free Speech Union, por su victoria en Cambridge. La enmienda a favor de la libertad de expresión obtuvo 1316 votos, frente a los 162 del otro lado. Cambridge ha restaurado ahora su reputación como defensor de la libertad de expresión académica”, escribió Free Speech Union (FSU) en Twitter.

Más de 1500 miembros de la Casa Regente, el órgano de gobierno de 7000 miembros de la Universidad de Cambridge, votaron el martes sobre las tres enmiendas de Ahmed para la “Declaración de la Universidad sobre la Libertad de Expresión“, originalmente aprobada por la Universidad el 9 de diciembre.

El profesor Stephen J Toope, vicerrector de la universidad, dijo que acogía con satisfacción el resultado.

“El debate riguroso es fundamental para la búsqueda de la excelencia académica y la Universidad de Cambridge será siempre un lugar donde la libertad de expresión no solo se protege, sino que se fomenta enérgicamente”, dijo en una declaración.

“La declaración [enmendada] también deja claro que es inaceptable censurar, o retirar la invitación, a oradores cuyas opiniones son legítimas pero que pueden ser consideradas controvertidas”.

Tres enmiendas

En primer lugar, la declaración original decía que la Universidad espera que su personal, estudiantes y visitantes sean “respetuosos” de las diferentes opiniones e identidades de los demás.

La enmienda de Ahmed reemplazó la palabra “respetuoso” por “tolerante”.

Al escribir sobre la enmienda, Campaign for Cambridge Freedoms (CCF) dijo que la universidad no tiene derecho a exigir a los académicos que sean respetuosos con todas las creencias y prácticas.

“Por el contrario”, la declaración dice, “tenemos el derecho, en algunos casos prácticamente el deber, de satirizarlos y burlarnos de ellos”.

La segunda enmienda, dijo el CCF, era para hacer más difícil el obligar a las sociedades universitarias a retirar la invitación a los oradores cuyas declaraciones puedan ser controvertidas.

En la declaración original se hablaba de la importancia de un programa activo de oradores, y se decía que la declaración y el Código de práctica sobre reuniones y encuentros públicos en instalaciones universitarias constituían “el único mecanismo por el que la Universidad puede cancelar o imponer condiciones a las reuniones o eventos … como resultado del tema del evento y/o del orador o los oradores”.

La enmienda a esta sección añadió claridad a las limitadas razones por las que un orador puede ser cancelado.

“Cualquier orador que haya sido invitado a hablar en una reunión u otro evento, en las instalaciones de la Universidad o en la Unión de Estudiantes, no debe ser impedido de hacerlo a menos que: sea probable que exprese un discurso ilegal, o que su asistencia lleve a la organización anfitriona a incumplir otras obligaciones legales, y no se pueda tomar ninguna medida razonablemente practicable para reducir estos riesgos”, dice la enmienda.

La tercera enmienda sustituyó una vaga y amplia gama de motivos por los que la universidad puede rechazar o imponer condiciones a una reunión o evento con excepciones específicas y limitadas.

El CCF dijo que restringiría “las circunstancias en las que la propia universidad puede prohibir a los oradores”.

Escribiendo en The Spectator, el periodista, autor y comentarista político Nick Cohen dijo que Ahmed fue cortés en la victoria.

“Arif Ahmed, el filósofo de Cambridge, que lideró la campaña para obligar a la universidad a manifestarse inequívocamente a favor del libre debate, fue cortés en su victoria”, escribió Cohen. “Me dijo que estaba seguro de que no había malicia por parte de las autoridades. El debate parece muy cortés. Muy Cambridge”.

Incidentes pasados de callar a oradores o discursos controvertidos

En octubre, los estudiantes de Cambridge exigieron al Colegio Clare de la universidad que despidiera a Kevin Price, un portero de la universidad.

Price, que también era un concejal laborista del Ayuntamiento de Cambridge, había dimitido del consejo y del Partido Laborista porque no quería apoyar una moción de los demócratas liberales que “empezaba con las palabras: ‘Las mujeres trans son mujeres’. Los hombres trans son hombres. Los individuos no binarios son no binarios'”.

“La inclusión de las tres primeras frases de esta moción dará escalofríos a las muchas mujeres que creen que hay un conflicto de derechos y que quieren poder discutir sobre ellos de una manera tranquila y basada en la evidencia”, dijo Price en su discurso de dimisión.

“[Es] una tontería pretender que no hay opiniones muy divergentes en el debate actual o que muchas personas, especialmente mujeres, están preocupadas por las repercusiones que tienen en los derechos de la mujer basados en el sexo los cambios tanto en la legislación como en la sociedad y que temen, no solo que esos derechos estén amenazados, sino que no pueden plantear preguntas y preocupaciones legítimas sin una respuesta hostil”, añadió.

El exconcejal también criticó el paquete de información pública producido por la moción, que dice que “debería utilizar sus propios canales de comunicación para contrarrestar la información transfóbica en los medios de comunicación nacionales”.

Price calificó al paquete de increíble.

“La cobertura de las consultas, respuestas y cuestiones del gobierno en torno a la posible legislación no es transfóbica, sino el papel del periodismo”, dijo.

En julio, el historiador David Starkey perdió su beca honoraria en el Fitzwilliam College de la Universidad de Cambridge después de que hizo un polémico comentario en un podcast.

En marzo de 2019, la Escuela de Teología de la Universidad de Cambridge rescindió una oferta de beca de investigación hecha al psicólogo canadiense Dr. Jordan Peterson.

“[Cambridge] es un ambiente inclusivo y esperamos que todo nuestro personal y visitantes mantengan nuestros principios. No hay lugar aquí para nadie que no pueda hacerlo”, dijo un portavoz de la universidad al Guardian.

Peterson dijo que la discusión de una beca de visita, que “constituiría una oportunidad de claro beneficio mutuo”, comenzó en noviembre de 2018, cuando visitó la universidad y fue invitado a hablar ante un auditorio lleno de estudiantes.

“Ahora la escuela de Teología ha decidido que la señal de su solidaridad con la mafia de la diversidad —inclusividad— equidad triunfa sobre esa oportunidad —o así lo supongo”, dice la declaración.

Peterson dijo que la escuela anunció su decisión de rescindir la oferta en Twitter sin informarle, “haciendo conscientemente de esto un asunto público”.

Peterson alcanzó la fama mundial después de publicar un video en Youtube en septiembre de 2016, criticando el proyecto de ley C-16, que según él era un discurso apremiante.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Libro académico chino dice que Jesús era un asesino

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.