“Usar como arma” al DOJ socava la fe de los ciudadanos en instituciones de EEUU, dice Rep. Johnson

Por Gary Bai
09 de Agosto de 2022 6:24 PM Actualizado: 10 de Agosto de 2022 1:18 PM

La noticia sobre la redada del FBI en la propiedad del expresidente Donald Trump en Mar-a-Lago hizo revivir imágenes de déjà vu en la mente del representante Mike Johnson (R-La.). Es una repetición de lo que Johnson vio como miembro de la defensa durante el juicio de impeachment del presidente Donald Trump en 2019.

Pero a los ojos de Johnson, el asunto es más grande que Trump, Mar-a-Lago y la política en Washington.

Un Departamento de Justicia (DOJ) “usado como un arma” bajo la Administración de Biden hoy, dijo Johnson en una entrevista con The Epoch Times, está atacando los “pilares” fundacionales sobre los que se construyó la mayor República Constitucional y socavando la fe de los ciudadanos estadounidenses en las instituciones de la nación.

Por su diseño, el sistema judicial estadounidense “es un baluarte contra la tiranía”, dijo Johnson durante una entrevista en un evento del America First Policy Institute (AFPI) en julio.

“Pero si el Departamento de Justicia, por ejemplo, se convierte en un arma con fines políticos —que es lo que estamos viendo ahora en la Administración de Biden— eso pone en peligro ese mismo pilar fundacional”, dijo Johnson.

Como parte del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, que supervisa al Departamento de Justicia, Johnson censuró varios episodios de dicha utilización de las instituciones y procedimientos federales; incluyendo el intento de destitución del expresidente Donald Trump en 2019, la presunta persecución del Departamento de Justicia a los padres que protestaban contra la Teoría Crítica de la Raza progresista en las reuniones de las juntas escolares, y las audiencias del 6 de enero que él llamó el “tercer impeachment de Donald Trump” en una entrevista de junio con Newsmax.

El poder del Congreso ha sido “usurpado”

“Lo que ha ocurrido es que el poder legislativo ha visto usurpado su autoridad constitucional por los otros poderes”, dijo Johnson a The Epoch Times.

“Durante décadas hemos tenido jueces activistas que han impulsado políticas públicas desde el banquillo. Hemos tenido un poder ejecutivo que está quitando voluntariamente el poder al Congreso, porque algunos miembros, supongo, no querían hacer votaciones difíciles sobre cuestiones difíciles”, dijo Johnson.

Richard Reinsch, académico conservador de la Fundación Heritage, coincidió con la observación de Johnson en un comentario del 11 de mayo.

La elaboración de normas hoy en día, escribió Reinsch, tiene lugar en “el estado regulador o administrativo”, en el que los jueces, que presiden los litigios entre el gobierno y los actores privados, son ellos mismos parte de la agencia del establecimiento “cuyas normas están en disputa”.

“La legislación, la ejecución y la adjudicación son ejercidas por el mismo conjunto de manos. Publius llamó a esto tiranía, y uno de los objetivos de la Constitución de 1787 era eliminarla”, escribió Reinsch, citando el seudónimo del padre fundador Alexander Hamilton, Publius, de los Federalist Papers.

Según Johnson, por encima de la extralimitación del ejecutivo hay “dos filosofías diferentes” en “una batalla de visiones del mundo”. Añadió que los demócratas “tienen una visión del país muy diferente” a la de quienes creen en los principios fundacionales de Estados Unidos.

“[Los demócratas] desprecian los principios fundacionales en los que todos creemos y tratan de cambiarlos por otra cosa: un sueño utópico socialista de estilo europeo, lo cual es una locura, por supuesto”, dijo Johnson a los asistentes a la conferencia de la AFPI.

“Una de las responsabilidades que tenemos en el Congreso es la supervisión —también en el próximo Congreso— y tenemos que trabajar, en primer lugar, en despolitizar el Departamento de Justicia. Se ha convertido en un arma bajo esta administración”, dijo el legislador.

Limitar el poder de las agencias federales

Según Johnson, la Corte Suprema ha empezado a reconocer hoy la importancia de limitar el poder de las agencias gubernamentales, lo que, según él, es una tendencia “muy importante” que está acercando a Estados Unidos al “diseño original de la república”.

“Estamos viendo una Corte Suprema de Estados Unidos que está empezando a reconocer… que las burocracias y las agencias reguladoras pueden exceder su autoridad”, dijo Johnson, citando la sentencia del máximo tribunal en el caso Virginia Occidental contra la EPA en junio como ejemplo de este reconocimiento y añadiendo que está “agradecido” por la mayoría conservadora de la Corte Suprema.

En la sentencia de Virginia Occidental, la Corte Suprema consideró que cuando una agencia, como la Agencia de Protección Ambiental (EPA), “reclama el poder de regular vastas franjas de la vida estadounidense, no solo corre el riesgo de inmiscuirse en el poder del Congreso, sino también en los poderes reservados a los Estados”, como escribió el juez Neil Gorsuch en su opinión concurrente (pdf).

La Corte Suprema consideró que “[p]ermitir que el Congreso ceda su poder legislativo al Poder Ejecutivo”, como la acción propuesta por la EPA de imponer normas de emisión a los estados, comprometería el diseño de los creadores de aprobar la legislación requiere un “amplio consenso” entre los estados, asegurando así “que cualquier nueva ley gozaría de una amplia aceptación social, beneficiándose de las aportaciones de una serie de perspectivas diferentes durante su consideración”.

“En un mundo así, los organismos podrían elaborar nuevas leyes más o menos a su antojo. Las intrusiones en la libertad no serían difíciles y raras, sino fáciles y profusas”, dijo Gorsuch.

Jenna Ellis, abogada constitucionalista y ex asesora principal del expresidente de EE. UU. Donald Trump, señaló cómo la Corte Suprema mostró una forma de pensar similar a la hora de diseminar el poder político a los estados con la reciente sentencia del caso Dobbs vs Jackson Women’s Health Organization, que anuló el caso Roe vs Wade, la decisión de 1973 que legalizó el aborto en Estados Unidos.

Ellis dijo que las conclusiones del tribunal en el caso Dobbs son coherentes con la intención original de los fundadores porque es “fundamentalmente estadounidense” que los estados y el pueblo estadounidense —y no ningún organismo federal o judicial— regulen el aborto.

“Que los estados regulen el aborto es absolutamente coherente con el originalismo y con los principios de poderes limitados y separados”, dijo Ellis a The Epoch Times en una entrevista en junio. “[El Congreso] está limitado en lo que puede legislar, de acuerdo con el Artículo I, Sección 8… las Enmiendas Novena y Décima van de la mano con eso, diciendo que todos los poderes no dados específicamente al gobierno federal están reservados a los estados o al pueblo”.

Una parte de esta tendencia creciente de limitar el poder de las agencias federales, dijo Johnson, es el retorno de la aplicación de la ley desde los niveles federales a los niveles locales y estatales, lo que cree que es una “tendencia muy importante” que está llevando a Estados Unidos más cerca de los principios fundadores que la hacen “la mejor nación del mundo”.

“Estamos volviendo —espero y creo— al diseño original de la República, que nos sirvió muy bien, durante el primer siglo y medio de nuestra historia. Y parte de ello es que la aplicación de la ley y la función de la fiscalía se trasladen al nivel local y estatal”, dijo Johnson.

“El intento de sembrar miedo”

A pesar de la polémica que existe en la academia jurídica sobre si la sentencia Dobbs sobre el aborto significa que la formulación de políticas en torno a otros derechos, como el derecho al matrimonio homosexual, también podría ser entregada a los estados para que deliberen, Johnson dice que no espera que los actuales derechos otorgados a los estadounidenses sean eliminados.

“Están utilizando un comentario —el dictum— que el juez Thomas puso en su opinión concurrente, y sugiriendo de alguna manera que todo tipo de otros derechos están en peligro ahora mismo”, dijo Johnson, con una advertencia: “que pretenden ser derechos”.

Johnson se refiere a la opinión concurrente del juez Clarence Thomas en Dobbs (pdf), en la que Thomas pidió a los jueces del máximo tribunal que “reconsideren”, en futuros casos, “todos los precedentes de este tribunal sobre el debido proceso sustantivo”, incluidos Griswold, Lawrence y Obergefell, que legalizaron respectivamente los dispositivos de control de la natalidad para personas casadas, la sodomía y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Thomas sugiere en Dobbs que cualquier precedente de la Corte Suprema que dependa del principio legal del “debido proceso sustantivo”, incluyendo Griswold, Lawrence y Obergefell, es “demostrablemente erróneo”, y que los jueces tienen el deber de ‘corregir el error’ establecido en esos precedentes”.

Pero a pesar de la afirmación de Thomas, Johnson dijo que no espera que la Corte Suprema actúe sobre estos derechos en breve.

“Señalamos en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, justo la semana pasada, cuando estábamos celebrando audiencias… Jim Jordan y yo fuimos a la sala y argumentamos en contra de su proyecto de ley de matrimonio que avanzó la semana pasada, que todo esto es el intento de sembrar miedo. Está fuera de lugar”, dijo Johnson, refiriéndose a la Ley de Respeto al Matrimonio (H.R. 8404) aprobada en la Cámara el 19 de julio. “Saben que esto no está ocurriendo”.

“Incluso el propio Clarence Thomas dijo que estaba de acuerdo con la opinión mayoritaria [de] Alito… cuando dijo: ‘Estoy de acuerdo en que el aborto es diferente si se trata de otra vida humana'”, dijo Johnson, refiriéndose a la opinión concurrente de Thomas con el juez Samuel Alito de que el fallo de Dobb y su opinión no deben “entenderse para poner en duda los precedentes que no se refieren al aborto”.

“Es muy distinto de todas las demás cosas sobre las que podríamos debatir un argumento”, dijo Johnson. “Creo que los demócratas están tratando de utilizarlo como un tema divisivo para las elecciones de noviembre, cuando saben que en realidad no va a suceder”.

La mejor nación

Johnson pidió a los conservadores que sean “evangelistas de la verdad” y que digan a la próxima generación que los principios fundacionales de Estados Unidos son los que la convierten en la “mejor nación” del mundo.

El legislador dijo que los conservadores deberían ir a “lugares donde no se espera que vayamos y compartir las simples verdades de que… tenemos estos principios fundacionales”.

“Esa es la razón por la que somos la gran nación. No veo a nadie luchando por entrar en China o en Corea del Norte o en Rusia o en cualquier otro país … Todos intentan venir aquí. Y hay una razón para ello”, dijo Johnson.

“Somos la mejor nación no por casualidad; somos la mejor nación porque nos hemos construido sobre estos pilares”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.