Rechazan a vagabundo y su perro por su apariencia, pero un extraño descubre quién es él en realidad

Por Teresa Sutakanat - La Gran Época
09 de Julio de 2019 Actualizado: 09 de Julio de 2019

En el momento que un vagabundo entró en Starbucks, muchos clientes se alejaron de él. Sin embargo, un hombre decidió hablar con él, y la conversación que tuvieron te conmoverá el corazón.

En marzo de 2015, Eric Jason Pena estaba disfrutando de una taza de café en Starbucks cuando un vagabundo y su perro entraron en la cafetería. Su presencia provocó algunas miradas y burlas de otros clientes. Pena, sin embargo, decidió acercarse al hombre y entablar una conversación.

“Simplemente estaba haciendo lo que todos hacíamos, tomando café y aprovechando el WIFI gratuito”, escribió Pena en un post de Facebook sobre el encuentro.

El vagabundo, llamado David, comenzó a compartir con Pena una experiencia reciente que tuvo.

David había “caminado 96 km desde Seattle hasta Tumwater”, y un día, mientras estaba en Bellevue, cinco jugadores de los Seahawks le pasaron por delante. Uno de los jugadores, que mencionó que era cristiano, intentó darle 20 dólares, pero no sin antes hacer un “comentario grosero sobre su condición de vagabundo”. A pesar de sus circunstancias actuales, David no tomó el dinero.

“El vagabundo le dijo al acaudalado jugador de los Seahawks que no aceptaría dinero de alguien que lo menospreciada frente a otros que dicen ser cristianos”, escribió Pena.

Antes de salir de Starbucks, Pena le ofreció a David una comida, la cual aceptó.

Pena también notó el par de zapatos gastados que David estaba usando y le preguntó a David si aceptaría un par de botas nuevas de él. El anciano estuvo de acuerdo.

“Después de un corto viaje, le traje un par de botas nuevas”, compartió Pena. “Tenía la sonrisa más grande y le dijo a Legacy (su perro) que su viaje pronto continuaría”.

Mientras David se ponía las botas, Pena vio que los calcetines de David estaban “sucios y se caían a pedazos”. Afortunadamente, tenía algunos pares en su auto y se los dio a David.

Pena estrechó la mano de David antes de separarse. Mientras se alejaba, sorprendió a David diciéndole a su amada mascota: “Te dije que Dios iba a cuidar de nosotros”.

Perrito bailador da un espectáculo fascinante

¿Te gustó esta historia? Entonces compártela con tus contactos y haz que las buenas noticias lleguen a todo el mundo.

 

TE RECOMENDAMOS