Varios demócratas del Senado presionan a Biden para que aumente el límite de admisión de refugiados

Por Janita Kan
28 de Abril de 2021
Actualizado: 28 de Abril de 2021

Un grupo de demócratas del Senado han presionado de nuevo al presidente Joe Biden para que aumente el número de refugiados que se admiten en Estados Unidos con la esperanza de que acabe incrementando el tope de refugiados a 125,000 para el año fiscal 2022, que comienza en octubre.

Treinta y cuatro demócratas del Senado, encabezados por el senador demócrata Dick Durbin (D-Ill.), hicieron su petición en una carta el martes, instándole también a fijar un tope de 62,500 refugiados para este año fiscal antes del 15 de mayo de 2021.

“Los refugiados son los viajeros que llegan a nuestro país tras una exhaustiva investigación y pueden esperar durante años antes de ser reasentados aquí. A fecha del 31 de marzo de 2021, solo 2050 refugiados habían sido reasentados en Estados Unidos durante este año fiscal”, escribieron los legisladores.

“Según se informa, más de 35,000 refugiados han sido examinados y aprobados preliminarmente por el Departamento de Seguridad Nacional para su reasentamiento en Estados Unidos. Le instamos a que admita de forma rápida y segura a todos los refugiados cualificados que están esperando ser reasentados”.

La carta llega después de que la Administración Biden emitiera mensajes contradictorios sobre los límites de admisión de refugiados. La Administración Biden emitió a principios de este mes una directiva para mantener el límite de refugiados de la Administración Trump en 15,000, pero horas más tarde, tras la reacción de los legisladores demócratas, la Casa Blanca emitió un comunicado en el que decía que Biden “establecería un límite de refugiados final y aumentado para el resto de este año fiscal antes del 15 de mayo”.

Aunque la Casa Blanca había negado inicialmente las acusaciones de que la decisión de mantener los límites establecidos por Trump se debía a la oleada de inmigrantes ilegales en la frontera sur de Estados Unidos, Biden reconoció posteriormente la cuestión el 17 de abril.

“El problema fue que la parte de los refugiados estaba funcionando durante la crisis que terminó en la frontera con los jóvenes. No podíamos hacer dos cosas a la vez. Pero ahora vamos a aumentar el número”, dijo, refiriéndose a su intención de aumentar el tope en mayo.

La Casa Blanca también ha seguido culpando a la administración anterior del “desafío” que supone su capacidad para aceptar más refugiados.

“En términos de nuestras consideraciones a lo largo del tiempo, heredamos un sistema increíblemente roto. Nos dejó a algunos —y al presidente y a otros— con cierto escepticismo sobre lo que el sistema podría soportar. Por ello, nuestro anuncio de hace un par de semanas pretendía ser un primer paso, centrado en anunciar la reanudación de los vuelos y también la anulación de las políticas xenófobas de la última administración que impedían a los refugiados solicitar la entrada desde África y Oriente Medio”, dijo el martes a los periodistas la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Tampoco refutó las noticias que afirmaban que la administración estaba considerando aumentar el tope de refugiados a 62,500.

“Diría que cualquiera que sea el tope —si el tope está cerca de esa [cifra] o en esa [cifra]— seguirá siendo un reto. Pero hay consideraciones, incluyendo el mensaje que estamos enviando al mundo y también la necesidad de hacer que los músculos funcionen en el sistema, en el gobierno federal, pero también con todos los socios importantes que hay en Estados Unidos y en todo el mundo que juegan un papel importante en los refugiados que viajan a Estados Unidos, para ayudarles a recaudar dinero, ayudarles a contratar personal y preparar sus sistemas para que podamos cumplir con ese tope de 125 el próximo año”, dijo.

La decisión anticipada de la Casa Blanca sobre el tope de refugiados se produce en un contexto de aumento significativo de la inmigración ilegal, en el que los agentes de la CBP detuvieron a más de 172,000 inmigrantes ilegales en marzo, según las estadísticas publicadas el 8 de abril. Esta cifra es superior a los poco más de 101,000 individuos que cruzaron ilegalmente la frontera en febrero.

Entre los que cruzaron ilegalmente a Estados Unidos el mes pasado había 18,890 menores no acompañados, lo que supone el doble del número de menores que llegaron ilegalmente a Estados Unidos en febrero, unos 9431. Esta cifra se compara con los 5852 menores no acompañados de enero y los 4993 de diciembre de 2020.

Algunos legisladores republicanos han argumentado durante mucho tiempo que la creciente crisis es el resultado de la medida de Biden de anular varias políticas de inmigración de la era de Trump que ayudaron a frenar el flujo de cruces fronterizos ilegales. Esto incluye el Protocolo de Protección a Migrantes, piedra angular de su predecesor, que puso fin de forma efectiva a la problemática política de “captura y liberación”, frenando de forma significativa la oleada de inmigrantes ilegales que se vio en la frontera sur en 2019.

La Administración Biden, retomando las políticas de la era Obama que facilitaban la “captura y liberación”, está volviendo a liberar a menores no acompañados en el país. Varios legisladores argumentan que la actuación de Biden se ha interpretado como una señal para que los posibles migrantes viajen a Estados Unidos.

La Administración Biden, por su parte, ha tratado de trasladar la culpa a la administración del expresidente Donald Trump. El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, dijo que el gobierno anterior había “desmantelado la forma ordenada, humana y eficiente de permitir a los niños hacer sus reclamaciones bajo la ley de Estados Unidos en su propio país”.

Siga a Janita en Twitter: @janitakan


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS