Varios estados prevén crisis de anticuerpos monoclonales mientras Admin. Biden raciona las dosis

La demanda se ha multiplicado por 20 en las últimas semanas, según un experto
Por Zachary Stieber
16 de Septiembre de 2021
Actualizado: 16 de Septiembre de 2021

Algunos estados van a recibir menos dosis de tratamientos con anticuerpos monoclonales después de que la Administración Biden cambiara el sistema de distribución esta semana.

La demanda de anticuerpos monoclonales, utilizados para tratar a los pacientes no hospitalizados de COVID-19, se ha disparado en las últimas semanas, provocando lo que algunos funcionarios han descrito como una escasez.

La Administración Biden avisó a los estados a principios de septiembre de que iba a limitar la distribución de los tratamientos antes de cambiar bruscamente de sistema el lunes, pasando de dejar que los centros pidieran directamente las dosis a poner al gobierno federal a cargo de la asignación a los estados, que luego pueden elegir dónde enviarlas.

Algunos funcionarios estatales dicen que no se les notificó el cambio hasta el lunes a última hora, y que se estaban cerrando los pedidos pendientes con AmerisourceBergen, el principal distribuidor en el antiguo modelo.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) alertó a los funcionarios de salud de Texas “de que el suministro nacional ha disminuido considerablemente y los estados deben esperar una menor cantidad de medicamentos disponibles para su envío en las próximas semanas”, dijo Douglas Loveday, responsable de prensa del Departamento de Salud Pública de Texas, a The Epoch Times en un correo electrónico.

“Se espera que la cantidad disponible para distribuir sea desproporcionadamente pequeña en comparación con las cantidades necesarias”, añadió.

A otros estados también se les ha comunicado que no recibirán tantas dosis como antes. Entre ellos se encuentran varios estados del sur que están lidiando con los peores brotes de COVID-19 del país.

El Dr. Scott Harris, máximo responsable médico de Alabama, dijo que el HHS nos llamó recientemente para “hacernos saber que Alabama y algunos otros estados van a tener una asignación”.

“No creemos que los proveedores vayan a poder pedir tanto como les gustaría”, dijo durante una sesión informativa a finales de la semana pasada. Hasta el cambio, “no había realmente ningún límite a lo que se podía pedir”, añadió.

El HHS y el equipo federal de respuesta a la COVID-19 no respondieron a las solicitudes de comentarios.

El HHS dijo en un anuncio el lunes que el mayor número de casos de COVID-19 en los Estados Unidos en las últimas semanas ha “causado un aumento sustancial en la utilización de medicamentos de anticuerpos monoclonales (mAb)”, especialmente en partes del país con bajas tasas de vacunación.

Los funcionarios federales informaron a los funcionarios de salud estatales de que se ha multiplicado por 20 la demanda de anticuerpos monoclonales en tan solo las últimas semanas, dijo a The Epoch Times James Blumenstock, jefe de seguridad sanitaria de la Asociación de Funcionarios de Salud Estatales y Territoriales.

“Está claro que está superando el suministro actual, incluso con el aumento de la oferta de este mes; ese aumento no es suficiente para satisfacer la demanda actual”, dijo.

No está claro cuándo aumentarán los suministros lo suficiente como para satisfacer el salto de la demanda. El nuevo proceso ayudará a asegurar una disponibilidad consistente de los medicamentos en todas las partes de la nación, según el HHS, que está basando sus envíos semanales en los informes de nuevos casos de COVID-19, en las hospitalizaciones y en los datos de inventario.

Los tratamientos con anticuerpos monoclonales de dos empresas, Regeneron y Eli Lilly, son adquiridos por el gobierno federal y distribuidos en toda la nación. Los pacientes los reciben gratuitamente. Los tratamientos recibieron la autorización de uso de emergencia por parte de los reguladores de medicamentos a principios de la pandemia de COVID-19. Los ensayos clínicos demostraron que reducían la hospitalización o la muerte hasta en un 70 por ciento.

Se tarda varias semanas o meses en producir un lote del medicamento de Regeneron, REGEN-COV, dijo un portavoz de la empresa con sede en Nueva York a The Epoch Times en un correo electrónico. Regeneron dice que la demanda ha crecido desde hace unos meses, pero que está preparada para suministrar nuevas dosis rápidamente porque “se mantuvo proactiva” y tiene el medicamento en varias etapas del proceso de fabricación.

Un portavoz de Eli Lilly dijo a The Epoch Times por correo electrónico que la empresa con sede en Indiana “sigue trabajando con los gobiernos de todo el mundo para ayudar a satisfacer las necesidades terapéuticas de los pacientes durante la pandemia de la COVID-19”.

Otro tratamiento de anticuerpos monoclonales, de GlaxoSmithKline, no se está distribuyendo a través del gobierno federal. Un portavoz de la empresa, con sede en el Reino Unido, dijo a The Epoch Times en un correo electrónico que no hay problemas de suministro o acceso a su medicamento.

Estados Unidos ha comprado o se ha comprometido a comprar casi tres millones de dosis de REGEN-COV, incluyendo 1.4 millones de dosis el 14 de septiembre. La mayoría de las dosis cuestan a los contribuyentes 2100 dólares cada una, según el portavoz de Regeneron. El tratamiento de Eli Lilly requiere dos medicamentos, etesevimab y bamlanivimab. La empresa acaba de llegar a un acuerdo para suministrar 388,000 dosis adicionales de etesevimab al gobierno de EE. UU. por casi 1000 dólares cada una, basándose en contratos anteriores para suministrar casi un millón de viales de uno u otro fármaco.

A principios de septiembre se habían enviado más de 2.1 millones de dosis de anticuerpos monoclonales a más de 8000 centros de todo el país, según informó John Redd, jefe médico de la oficina de preparación y respuesta ante emergencias del HHS, a los funcionarios estatales en una llamada reciente.

Redd dijo a los funcionarios que el HHS no había vuelto al modelo de asignación que se utilizó entre noviembre de 2020 y enero. Unos días después, se cambió el modelo.

La Administración Biden también dijo la semana pasada en un nuevo plan de respuesta a la COVID-19 que aumentaría los envíos de anticuerpos monoclonales a los estados un 50 por ciento en septiembre, algo que los críticos señalan para cuestionar el cambio.

“Es lamentable que la Administración Biden juegue a la política con la vida de las personas durante una pandemia, reteniendo un tratamiento que salva vidas y dando mensajes contradictorios a los estadounidenses”, dijo Christina Pushaw, secretaria de Prensa del gobernador de Florida, Ron DeSantis, a The Epoch Times por correo electrónico.

“Hoy he presionado al equipo del presidente Biden para que explique el repentino racionamiento de estos tratamientos que salvan vidas —sin ninguna advertencia— después de que la administración nos instara a promoverlos. Es un ejemplo más de las orientaciones confusas y contradictorias que provienen del gobierno federal”, escribió el gobernador de Maryland, Larry Hogan, en las redes sociales.

La oficina del senador Tommy Tuberville (R-Ala.) dijo a The Epoch Times en un correo electrónico que está estudiando el asunto para ver cómo puede ser de ayuda.

Florida aún no ha visto caer su suministro y algunos otros estados dijeron que no esperan que el cambio de modelo de distribución les afecte.

“No tenemos ninguna preocupación sobre el suministro de monoclonales en este momento en Arkansas en base a los patrones de uso actuales”, dijo Danyelle McNeill, una portavoz del Departamento de Salud de Arkansas, a The Epoch Times en un correo electrónico.

Algunos gobernadores, incluyendo DeSantis, han promovido en gran medida los anticuerpos monoclonales, que tienen una alta tasa de eficacia contra los casos de COVID-19 que no requieren atención hospitalaria, y que a veces se utilizan después de una exposición a un paciente de COVID-19.

La COVID-19 es la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Por ahora, las autoridades están animando a la gente a seguir recurriendo a los tratamientos con anticuerpos. Algunos expertos afirman que la caída del suministro debe incitar a las personas que no han recibido la vacuna contra la COVID-19 a ponérsela.

“El mensaje de salud pública es que, aunque todo el mundo está haciendo todo lo posible para tratar y cuidar a las personas que enferman de COVID, el mejor esfuerzo es evitar ese escenario en primer lugar, y por lo tanto vacunarse”, dijo Blumenstock.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS