Venados japoneses son hallados muertos en el Parque Nacional con 3 kilos de plástico en sus estómagos

Por Robert Jay Watson
14 de Noviembre de 2019 Actualizado: 17 de Noviembre de 2019

En los extensos terrenos del Parque Nara, uno de los más grandes de Japón, al pie del Monte Wakakakusa, millones de turistas vienen cada año a ver algunas atracciones muy especiales. Muchos vienen por el Tōdai-ji, un complejo de templos de madera de 1300 años de antigüedad que alberga la estatua de Buda de bronce más grande del mundo, pero la atracción más popular en el parque es su manada de venados sika domesticados.

Históricamente se creía que eran animales sagrados, los venados tienen el reinado libre de la tierra y regularmente son alimentados con galletas saladas de arroz (senbei) de los visitantes. Desafortunadamente, la epidemia plástica que ha transformado el planeta también ha afectado a estos animales especiales. Con los turistas pasando galletas a escondidas envueltas en plástico y dejando basura en el parque, los miembros de la manada de 1388 venados se enferman cada vez más e incluso mueren por consumir la basura.

Como Nara Park Deer Preservation Foundation dijo a La Gran Época, “Del 14 de marzo al 13 de octubre de 2019, descubrimos que 12 de los 18 ciervos muertos en el Parque Nara tenían basura plástica en su interior y 4 de ellos tenían más de 2,6 kg. Sospechamos que las bolsas de plástico son la principal causa de muerte en 3 venados”.

A medida que los turistas introducen ilegalmente alimentos en bolsas de plástico de un solo uso para alimentar a los venados, los animales han aprendido a asociar el plástico con los alimentos. Como rumiantes, los venados ingieren alimentos en su primer estómago antes de que regresen a través de los otros estómagos para ser digeridos completamente. La veterinaria Rie Maruko de Nara Deer Preservation Foundation explicó a Kyodo News cómo el plástico bloquea el proceso digestivo normal. “Los venados que murieron estaban muy delgados y pude sentir sus huesos”, dijo. “Por favor, no les den nada más que las llamadas shika senbei (galletas de venado)”.

Después de que los venados comenzaron a morir, las autoridades del parque colocaron letreros por toda la zona en inglés y chino, así como en japonés. También organizaron una limpieza del área, retirando la basura del hábitat de los venados, así como de las áreas alrededor de los templos y santuarios. Un poco más de 30 kg de basura plástica fueron recolectadas por los voluntarios, mostrando la magnitud del problema.

venado-japon-Nara's-Wild-Deer
(Carl Court/Getty Images)

“La cantidad de basura plástica que recogimos superó nuestras expectativas”, dijo Yoshitaka Ashimura, secretario general de la Fundación, a CNN. “Nos preocupa que una simple limpieza no resuelva el problema. Es importante que los visitantes no las tiren para proteger a los venados”. Históricamente, a los visitantes solo se les ha permitido alimentar a los venados con galletas saladas especiales hechas para el parque y compradas dentro de sus terrenos, las cuales están envueltas en hojas digeribles en lugar de plástico.

El problema parece deberse en parte a la afluencia masiva de turistas en los últimos años. El número de visitantes internacionales a la Prefectura de Nara se multiplicó por diez entre 2012 y 2017, a un ritmo de más de 2 millones por año.

venado-japon-Nara's-Wild-Deer
(Carl Court/Getty Images)

La leyenda de Nara Park sobre la población de venados se remonta al año 768 D.C., cuando uno de los cuatro dioses del Monasterio Kasugataisha viajó desde el norte de Japón hasta Nara en un venado blanco. Desde entonces, se consideraba que los venados que deambulaban por los santuarios de Nara eran enviados por los dioses y que no debían ser tocados. Hoy en día, los venados están protegidos por la ley japonesa como un “tesoro natural nacional”, y herirlos u hostigarlos es un delito.

Desafortunadamente, el crecimiento del turismo ha significado que los venados se han orientado cada vez más hacia la gente a la hora de comer. Además de aprender a hacer reverencias para conseguir comida de los visitantes, como explica CNN Travel, “en su búsqueda de shika-senbei, los venados cavarán alegremente entre bolsas, bolsos e incluso cochecitos”. El parque ha tratado de inculcar buenas prácticas de alimentación a sus visitantes, pero muchos de ellos parecen más preocupados en conseguir una buen selfie que por la salud de los animales.

venado-japon-Nara's-Wild-Deer
(Carl Court/Getty Images)

Las reglas son directas y de sentido común, según CNN. “No retengas los bocadillos; no molestes a los venados; no les niegues un bocadillo después de que te den una reverencia apropiada. También son criaturas complicadas, y permitir que actúen para ti sin entregar la recompensa esperada puede causar confusión y, a veces, enojo y agresividad”.

No es solo la cuestión del plástico la que causa daño a los venados. Según Japan Times, los incidentes con vehículos causan 37 muertes cuando los venados cruzan las carreteras para tratar de obtener más comida de los turistas. Se espera que los esfuerzos de educación y limpieza en el parque hagan una diferencia para estos mamíferos especiales que se han convertido en víctimas de su propia popularidad.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Una pareja estaba tomando café cuando de repente aparece este puma fuera de la casa…

TE RECOMENDAMOS