Venta mundial de armas alcanza nuevos máximos durante la pandemia, según informe

Por Ken Silva
09 de Diciembre de 2021 5:04 PM Actualizado: 09 de Diciembre de 2021 5:04 PM

Los 100 mayores fabricantes de armas ganaron 531,000 millones de dólares en 2020, según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI).

Las ganancias de 2020 marcaron el sexto año consecutivo de crecimiento y fueron un 17 por ciento más altas que las de 2015, cuando el SIPRI comenzó a seguir a las empresas chinas.

Los 41 contratistas de EE. UU. que figuran en la lista fueron los que más armas vendieron, ganando 285,000 millones de dólares, un aumento del 1.9 por ciento respecto a 2019, según el SIPRI. De ellos, Lockheed Martin Corp., Raytheon Technologies, Boeing, Northrop Grumman Corp. y General Dynamics Corp. representaron más de 180,000 millones de dólares combinados en ventas durante 2020, aproximadamente un tercio de todas las ventas.

Las empresas chinas fueron las segundas más activas, ya que las cinco mayores compañías del país vendieron un estimado combinado de 66,800 millones de dólares en armas en 2020 (un 5 por ciento más que en 2019), según el instituto de investigación de conflictos con sede en Estocolmo.

“En los últimos años, las empresas de armas chinas se han beneficiado de los programas de modernización militar del país y de su enfoque en la fusión militar-civil”, dijo el investigador principal del SIPRI, Nan Tian. “Se han convertido en algunos de los productores de tecnología militar más avanzados del mundo”.

El SIPRI señaló que otras empresas chinas pueden tener ventas de armas lo suficientemente elevadas como para figurar entre las 100 primeras, pero dijo que no hay datos suficientes para incluirlas en la clasificación.

Las 26 empresas europeas de armamento que figuran en el Top 100 representaron conjuntamente 109,000 millones de dólares de las ventas. Las siete mayores firmas británicas sumaron 37,500 millones de dólares de esas ventas (un 6.2 por ciento más que en 2019), dominadas por los 24,000 millones de BAE System.

En contraste con el crecimiento de Estados Unidos, Europa y China, las ventas de armas de Rusia cayeron de 28,200 millones de dólares en 2019 a 26,400 millones en 2020.

“Esto marca una continuación de la tendencia a la baja observada desde 2017, cuando las ventas de armas de las empresas rusas en el Top 100 alcanzaron su máximo”, dijo el SIPRI.

“Algunos de los descensos más pronunciados en la venta de armas entre las 100 principales fueron registrados por empresas rusas. Esto coincidió con el final del Programa Estatal de Armamento 2011-20 y los retrasos en los calendarios de entrega relacionados con la pandemia”, dijo el centro de investigación.

Las ventas de armas de las empresas del Top 100 con sede fuera de Estados Unidos, China, Rusia y Europa ascendieron a 43,100 millones de dólares en 2020, lo que supone un aumento del 3.4 por ciento desde 2019, añadió el SIPRI.

El SIPRI señaló que los confinamientos perturbaron la industria armamentística en 2020.

“Thales, por ejemplo, atribuyó una caída en las ventas de armas del 5.8 por ciento a las interrupciones inducidas por los confinamientos en la primavera de 2020”, dijo el SIPRI. “Algunas empresas también informaron de interrupciones en la cadena de suministro y retrasos en las entregas”.

Sin embargo, un aumento del gasto gubernamental compensó con creces las interrupciones relacionadas con el confinamiento, según el SIPRI.

“Los gigantes de la industria se vieron en gran medida protegidos por la sostenida demanda gubernamental de bienes y servicios militares”, dijo Alexandra Marksteiner, investigadora del programa de gasto militar y producción de armas del SIPRI. “En gran parte del mundo, el gasto militar creció y algunos gobiernos incluso aceleraron los pagos a la industria armamentística para mitigar el impacto de la COVID-19”.

Con el presupuesto militar de EE. UU. para 2022 fijado en unos 768,000 millones de dólares (un aumento respecto a los 733,000 millones de dólares que se calcula que se gastarán este año y los 714,000 millones de dólares de 2020), los contratistas de EE. UU. podrían ver más aumentos de ganancias en los futuros informes del SIPRI.

Muchos funcionarios de seguridad nacional abogan por un aumento indefinido del 5 por ciento en el gasto militar tanto para mantener la guerra global contra el terrorismo como para hacer frente a China y Rusia.

Sin embargo, algunos críticos han argumentado que un aumento indefinido del 5 por ciento pronto se dispararía de forma descontrolada, con un coste adicional de 1.2 billones de dólares en 10 años por encima de las previsiones presupuestarias actuales a largo plazo.

Varios defensores de los recortes de gastos han animado a los responsables políticos a seguir un reciente informe de la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO), según el cual el Pentágono puede ahorrar 1 billón de dólares a lo largo de 10 años recortando el número de tropas en servicio activo y manteniendo las reservas, reasignando los recursos globales de las zonas relativamente seguras a los lugares donde se perciben las amenazas y confiando más en las alianzas.

“El nuevo informe de la CBO supone un refrescante alejamiento de los gritos a favor de un mayor gasto del Pentágono que emanan del Capitolio, y expone medidas prácticas para lograr reducciones reales de los gastos militares”, dijo William Hartung, director del Programa de Armas y Seguridad del Center for International Policy, cuando se publicó el informe en octubre. “Esto debe marcar el inicio de un debate sobre cuánto reducir el presupuesto del Pentágono, no sobre si hacerlo o no”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.