¿Sufres de mareos? Aquí hay una sencilla manera de eliminar el molesto vértigo

Por Robert Jay Watson
04 de Septiembre de 2019 Actualizado: 04 de Septiembre de 2019

En la clásica película de Alfred Hithcock, Vértigo (1958), el detective Scottie Ferguson interpretado por James Stewart, es un gran detective que ha tenido que renunciar a su trabajo. La razón: un miedo paralizante a las alturas y episodios violentos de vértigo.

Mientras que la obra maestra de Hitchcock intentaba transmitir la sensación de mareo que tienen las personas que sufren de vértigo, la realidad es aún peor que la que se ve en la película.

Como Carol Foster lo describió en un video de YouTube: “Una mañana me desperté y todo empezó a girar. La habitación va como una espiral al espacio. Te sientes como si estuvieras volando de la cama”.

Esta sensación de vértigo probablemente aterrorizaría y desconcertaría a la mayoría de las personas, pero sucede que Carol Foster es doctora en medicina y profesora en la Universidad de Colorado en Denver y estudia el funcionamiento del oído.

Escalera de caracol
Imagen Ilustrativa. ( Lee Yiu Tung/Shutterstock)

Después de su aterrador episodio de vértigo, la Dra. Foster tuvo una brillante visión de cómo el vértigo podría ser tratado efectivamente, lo que ha cambiado la vida de miles de personas en todo el mundo.

En primer lugar, ¿qué es lo que causa el vértigo? La Dra. Foster explica que la secuencia de acciones que conducen al vértigo comienza cuando nos vamos a dormir. “Cuando nos acostamos [sic] en la cama por la noche, las partículas [de nuestro oído medio] pueden caer por la gravedad”.

Cuando nos sentamos en la cama, a primera hora de la mañana, las partículas que han caído “pueden formar una gran masa” en el oído interno. A medida que movemos o giramos la cabeza de un lado a otro, las partículas pueden tocar un sensor en la estructura del oído que estimula una sensación de mareo.

Imagen Ilustrativa. (Shutterstock/ pcpan123123)

Pero esa mañana, la Dra. Foster necesitaba averiguar cómo usar su conocimiento teórico del problema para encontrar una solución práctica. “Tenía que averiguar cómo sacarlos” del oído interno, explica.

Haciendo un modelo del anillo del oído interno con sus manos, se dio cuenta de que si se daban la vuelta y se repetían, esto podría desalojar las partículas y terminar con la horrible sensación de estar girando. “Me di cuenta de que si seguía adelante, podría sacar las partículas. Inventé la media voltereta. Lo hice, salió y ya no estaba”, señaló.

¿Cuál es exactamente el movimiento único de Foster? Bueno, todos recordamos hacer volteretas en el césped o en el parque cuando éramos niños. Su técnica es bastante similar, pero no inclina el cuerpo por completo.

Como ella explica, el primer paso es arrodillarse. Luego inclina la cabeza hacia atrás y mira directamente al techo. Para algunas personas, esto puede activar la sensación de giro, pero es importante porque “eso ayuda a que las partículas empiecen a moverse”.

El segundo paso se parece mucho a la preparación para una voltereta. Se inclina hacia adelante con la cabeza hacia abajo hasta el suelo, con la cabeza metida por debajo.

Tercero, necesitas girar la cabeza para mirar hacia uno de tus codos, ya sea hacia la izquierda o hacia la derecha, dependiendo de dónde provenga la sensación. Como explica Foster, será “el lado que más te mareas al darte la vuelta”. A medida que las partículas se van desprendiendo, “Esperas a que se detenga el giro o puedes contar hasta 30”.

Cuarto, levantarás la cabeza rápidamente, pero no del todo. Detente a mitad del camino para que tu cabeza y tu columna vertebral estén en una línea recta y horizontal. Mientras tanto, Foster dice: “Continúas manteniendo la cabeza en ese ángulo de 45 grados”.

Por último, pero no por ello menos importante, después de esperar a que el mareo se haya disipado, se vuelve a subir la cabeza hasta el punto de partida.

Anciano con vértigo
Imagen Ilustrativa. (Photographee.eu/Shutterstock)

Para algunos pacientes con problemas graves, puede ser necesario hacer algunas medias vueltas. Sin embargo, el método realmente funciona, y millones de personas han visto la simple cura de la Dra. Foster para este problema debilitante.

Como dijo el Dra. Foster a KCNC: “Escucho de gente en Polonia y en Arabia Saudita y en París. Es tan gratificante recibir sus comentarios y escucharlos decir: ‘Estaba tan enfermo y ahora estoy bien'”.

¡La idea de la cadena humana fue genial!

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS