Veterano de la II Guerra Mundial cumple 100 años

A los 22 años, Edwin Smith sobrevivió a un accidente aéreo mortal. Comparte su historia de intervención divina

Por PAULA L. RATLIFF
24 de Mayo de 2023 3:17 PM Actualizado: 24 de Mayo de 2023 3:17 PM

Edwin Smith, veterano de las Fuerzas Aéreas del Ejército de EE.UU., celebró su 100º cumpleaños el 12 de abril, y la comunidad del condado de Barren, Kentucky, se adelantó para honrarle con bombos y platillos.

Los miembros del Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de Reserva del instituto del condado de Barren izaron banderas y presentaron una bandera estadounidense doblada en nombre de una nación agradecida. Se leyeron cartas de funcionarios electos y organizaciones cívicas. Cientos de personas enviaron tarjetas. Los estudiantes crearon tarjetas con felicitaciones de cumpleaños y mensajes de orgullo patriótico.

Un aficionado local a los aviones de época trajo a la fiesta su tail dragger de la Segunda Guerra Mundial, un L-9B Stinson de 1941. Grupos de ciclistas veteranos llegaron desde Lexington, Kentucky. Se exhibieron carteles, pancartas y globos.

“Nunca pensé que viviría tanto, pero es un día maravilloso”, dijo Smith mientras saludaba a familiares, amigos y desconocidos.

La celebración de su cumpleaños comenzó el mes anterior, cuando fue homenajeado por el Tribunal Fiscal del Condado de Barren y su alma mater, la Universidad del Oeste de Kentucky, lo honró con un premio al exalumno distinguido. El premio le fue entregado por el centenario J. Lee Robertson, que también sirvió en la Segunda Guerra Mundial.

Robertson le dio la bienvenida al “Club de los Centenarios” y ambos compartieron anécdotas de sus extraordinarias vidas. Se burlaron mutuamente de sus días en la universidad, y Robertson dijo que “él estaba en la biblioteca estudiando mientras Smith perseguía mujeres”.

J. Lee Robertson, veterano del Ejército de EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial, y Edwin Smith celebran ser miembros del “Club del Siglo”. Ambos se graduaron en la Universidad del Oeste de Kentucky. (Steve Robertson)
Edwin Smith sostiene una carta de felicitación del Senador Rand Paul (R-Ky.). (Paula Ratliff)

Smith se rió al recordar cómo recorrió en bicicleta casi 50 kilómetros para ver a una chica.

“No podíamos salir cuando llegaba porque no teníamos dinero. Así que la visitaba y volvía a casa”, cuenta Smith.

Durante su servicio, Smith aprendió a reparar y pilotar varios aviones, entre ellos Boeing B-17 Flying Fortresses y B-29 Superfortresses, y su exitosa carrera se celebró cuando fue ascendido a subteniente.

“El Ejército del Aire me enseñó todo lo que sé sobre aviones. Ni siquiera había estado nunca en un avión antes de entrar en el servicio”, dijo. “Me encantaba volar y aprender cada detalle sobre los aviones”.

Su servicio fue a todas luces estelar; sin embargo, un momento en el tiempo cambió su vida para siempre, dejándole muchos remordimientos y cicatrices cuando su unidad se vio implicada en un accidente de entrenamiento con dos bombarderos B-29 Superfortress que dejó 18 miembros del servicio muertos y solo dos supervivientes con heridas graves. Ahora es el único superviviente vivo de la tragedia —un infierno nocturno que iluminó el cielo— ocurrida en Weatherford, Texas.

Sobrevivir a una tragedia

Edwin F. Smith en 1943. (Cortesía de la familia)
(Cortesía de la familia)

Smith estaba destinado en Nuevo México cuando el 17 de agosto de 1945 se asignó a su unidad volar a Meacham Field en Fort Worth, Texas, para completar cinco bombardeos controlados por radar y luego regresar.

“Esto fue solo tres días después de que el gobierno imperial japonés hiciera un anuncio de rendición y muchos consideraron que la Segunda Guerra Mundial había terminado; sin embargo, todavía estábamos entrenando y nos dijeron que íbamos a Saipán, donde todavía había resistencia”, dijo Smith.

Él era el copiloto aquella noche y confiaba en las habilidades de cada uno de los miembros de la tripulación. Volaron a Fort Worth hacia las 9 de la noche y completaron la primera ronda con éxito, incluso con algunos problemas mecánicos. El avión descendía 200 pies, luego se corregía y se elevaba 200 pies por encima de los 15,000 de altitud, para luego volver a descender.

“El avión iba por el aire como un delfín”, dijo Smith.

Sin embargo, perseveraron.

Cuando el piloto empezó a hacer el viraje hacia el sur, Smith lo escuchó decir: “¡Dios mío!”. Al levantar la vista del panel de instrumentos, Smith vio una luz azul y sintió un impacto. Pensó que habían chocado contra un avión de pasajeros.

La colisión hizo que el avión explotara y se incendiara rápidamente debido a la enorme cantidad de combustible que llevaba a bordo. Cuando el avión viró hacia el suelo, su destino estaba sellado.

“Sabía que nadie iba a sobrevivir y pensé que mi mejor opción era saltar en paracaídas”, afirma Smith.

Ajustó el paracaídas y la cuerda de seguridad mientras planeaba escapar por la ventanilla del copiloto. Intentó salir por la ventanilla, pero no pudo introducirse por la pequeña abertura, incapaz de liberar la parte inferior de su cuerpo. El paracaídas no se abrió.

“El torbellino era tan fuerte que no podía enderezarme. En ese momento supe que iba a morir y empecé a rezar para que Dios salvara mi alma. Sabía que no podía salvarme la vida, pero quería que salvara mi alma”, dijo Smith.

En un momento de milagrosa intervención, la cuerda de seguridad de su paracaídas se desplegó, arrancando su cuerpo de la ventana y lanzándolo por los aires. Flotó y perdió el conocimiento durante un periodo de tiempo desconocido. Creyó que estaba muerto y confundió el silencio y la oscuridad con la eternidad.

Cree que golpeó el suelo al menos tres veces y que el paracaídas le impulsó de nuevo al aire. Sus heridas le impidieron escapar o cerrar el paracaídas hasta que se enredó.

De madrugada se despertó cuando las autoridades le encontraron en un campo rodeado de restos ardientes de la aeronave. El médico pidió un kit de paracaídas y dijo que le dieran dos inyecciones de morfina.

“Puede que le mate, pero de todas formas está al borde de la muerte”, recuerda Smith haber oído decir al médico.

Smith sufrió lesiones extremas y estuvo hospitalizado 36 días. Finalmente se reunió con el otro superviviente, el cabo Earl E. Wishmeier de West Burlington, Iowa. Ambos se hicieron muy amigos y mantuvieron el contacto hasta el fallecimiento de Wishmeier en 2009.

Sin ropa y barracones vacíos

Smith recuerda que el hospital no tenía aire acondicionado ni muchas comodidades modernas. Sin embargo, perseveró durante varias operaciones y fisioterapia. Finalmente, mientras Smith se preparaba para ser dado de alta, un oficial al mando le recordó que los oficiales tenían que pagarse la ropa.

Esto supuso un reto porque Smith no tenía dinero. Cuando salieron esa tarde en misión de entrenamiento, se les ordenó que no llevaran ningún objeto personal ni identificación, solo sus placas de identificación.

Smith atribuye a la Cruz Roja Americana el haberle ayudado a conseguir un uniforme caqui sin insignias, una gorra y un par de zapatos en el economato. El Ejército le dio un billete de ida para regresar a su base en Clovis, Nuevo México.

“Los barracones estaban vacíos, como si nadie hubiera estado nunca allí. Las camas seguían hechas y las ventanas estaban abiertas tal y como las dejaron la noche que nos fuimos. Todos nuestros efectos personales habían desaparecido”, cuenta Smith.

“Me senté en mi litera para rezar por las almas de la tripulación y me eché a llorar. Tenía 22 años y en los últimos 36 días había soportado todo lo que creía que podía soportar. Mis efectos personales nunca llegaron a casa. No sé qué fue de ellos”.

Sus heridas eran tan graves que fue dado de baja en septiembre de 1945, y el Ejército le dio 400 dólares en efectivo para sus viajes a casa. Llegó a casa vistiendo su uniforme caqui sin insignias de rango.

El uniforme de Edwin Smith, que llevó a casa sin insignias. (Paula Ratliff)

Una nueva vida

Tras su paso por el servicio, Smith se matriculó en la Universidad de Tennessee durante dos años y luego se trasladó a la Universidad Bowling Green Business, que se convirtió en la Universidad del Oeste de Kentucky, donde se licenció en contabilidad. Trabajó en Hacienda, en la compraventa de inmuebles y en subastas.

“Mi vida fue dura”, dice cuando reflexiona sobre sus primeros años.

Smith se crió en una cabaña de madera de una sola habitación, sin agua ni electricidad. De pequeño contrajo la fiebre tifoidea antes de que se inventara la vacuna, y estuvo a punto de morir.

“En aquella época, el tratamiento habitual consistía en matar la fiebre de hambre. Por suerte, un médico itinerante vino a casa y les dijo a mis padres que me dieran de comer”, cuenta con una sonrisa.

Smith reflexiona a menudo sobre su carrera futbolística en el instituto, en la que su equipo fue invicto.

“Me ofrecieron una beca de fútbol para asistir a la Universidad de Louisville, pero tras el ataque a Pearl Harbor, me alisté en el ejército en diciembre de 1941. Quería servir a mi país”, dijo.

Smith siguió los pasos de su padre, que sirvió en la Primera Guerra Mundial, y de su abuelo, que sirvió en el ejército de los Estados Confederados durante la Guerra Civil.

“Éramos una familia fuerte y patriótica. Todos se han ido, pero tengo una hermana viva, Willa Taylor. Es mayor que yo, pero no le digas su edad, no le gustaría”, dijo, emocionado de que asistiera a su fiesta de 100° cumpleaños después de no haberla visto desde antes de la pandemia de COVID-19.

Smith mide 1.90 m y camina con un simple bastón. Tal vez las heridas de guerra sean un recuerdo frecuente de la tragedia que cambió su vida, y a la vez un recuerdo del milagro que le salvó la vida. Su voz es tranquila y grave, pero, al compartir sus recuerdos, su semblante se ilumina y la historia vuelve a cobrar vida.

Homenaje a la tripulación

Edwin Smith habla de historias de vuelo con Calvin Wiley, propietario de un tail dragger de la Segunda Guerra Mundial, un L-9B Stinson de 1941. (Tracey Sharber)

No se dispone de mucha información sobre este accidente. Se desconoce si se llevó a cabo alguna investigación o si hubo fallos mecánicos. En el momento de redactar este artículo, no se ha respondido a las solicitudes de acceso público al Departamento de Defensa.

Sin embargo, un veterano se enteró del accidente e inició una búsqueda para conocer la historia.

Mientras trabajaba en el parque de bomberos local, al veterano de la Marina Bob Hopkins le gustaba leer los viejos libros de registro. Encontró una entrada del 17 de agosto de 1945 que decía: “Accidente de avión. No hay supervivientes”.

Empezó a investigar en los periódicos locales y acabó enterándose de que había dos supervivientes. Al conocer sus historias, se sintió obligado a coordinar esfuerzos con la sociedad histórica local para erigir marcadores históricos en honor de las tripulaciones de los dos bombarderos.

El 18 de octubre de 2003, 58 años después del accidente, se colocaron los marcadores históricos. En aquel momento, Smith tenía 75 años.

Veinticinco años después, Hopkins se emocionó al enterarse de la celebración del centenario de Smith y de los esfuerzos de la comunidad por honrarle.

“Imagínese estar vivo antes del final de la Segunda Guerra Mundial, antes de las autopistas modernas, antes de la televisión. Creo que hay un puñado de personas inolvidables que llegan a nuestras vidas, las que causan impresiones increíbles y hacen cosas inolvidables y fantásticas. Él es ese tipo de persona. Ha vivido una vida increíble de grandeza y honor”, dijo Hopkins.

“Una cuerda falló, pero el paracaídas se abrió. Nada menos que un milagro”.

El policía estatal de Kentucky Jonathan McChesney ayuda al centenario Edwin Smith con su corbata antes de la celebración de su cumpleaños en el condado de Barren, Ky. (Tracey Sharber)
Edwin Smith acepta una bandera del JROTC del instituto del condado de Barren. (Tracey Sharber)
Cartas y tarjetas para Edwin Smith con motivo de su 100 cumpleaños. (Paula Ratliff)

___________________

Palabras para vivir

Cuando la hija de Edwin Smith, Becky Smith Kingery, se graduó en el instituto en 1987, él utilizó su máquina de escribir manual para preparar ocho consejos. Becky las lleva consigo hasta el día de hoy.

1. Llena tu mente de pensamientos de paz, valor y buena salud.

2. Nunca intentes vengarte de tus enemigos.

3. Espera la ingratitud.

4. Cuenta tus bendiciones, no tus problemas.

5. No imites a los demás.

6. Crea felicidad para los demás.

7. Agradece lo que tienes y no te preocupes por lo que no tienes.

8. Reza a menudo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.