Cámara oculta graba a enfermera pidiendo 10.000 dólares para acelerar un trasplante

Por Daniel Cameron, Epoch Times - La Gran Época
22 de Julio de 2019 Actualizado: 22 de Julio de 2019

La recolección forzada de órganos puede sonar a película de terror, pero no te equivoques, el Partido Comunista Chino, en colaboración con hospitales chinos, se dedican exactamente a eso, tal como se revela en un escalofriante documental filmado encubierto en China.

Tres cineastas surcoreanos viajaron a un hospital anónimo en la ciudad de Tianjin, en el noreste de China, para llevar a cabo una investigación secreta para el documental “El lado oscuro del turismo de trasplantes en China: matar para vivir”, que fue transmitido en el “Informe de Investigación 7” de TV Chosun el 17 de noviembre del 2017. A juzgar por las imágenes, su investigación se llevó a cabo en el Primer Hospital Central de Tianjin, el destino número uno para los turistas de trasplantes de Corea del Sur, y el hospital con capacidad para trasplantes más concurrido y aclamado del país.

Muerto a petición

Con el pretexto de preguntar en nombre de un paciente surcoreano en su país de origen, el reportero encubierto pregunta a una enfermera de habla coreana en el hospital de Tianjin sobre los tiempos de espera.

Le dice al reportero que el tiempo de espera puede ser de 1 semana, 2 semanas o hasta 50 días. Estas cifras son imposibles en otras partes del mundo, donde los tiempos de espera de los órganos vitales se miden en años, no en días. Además, la enfermera añade que si un paciente dona 100.000 yuanes (aproximadamente 14.550 dólares) a la organización benéfica del hospital, puede acelerar el tiempo de espera.

(Crédito: La Gran Época)

¿Cómo es posible que gastar más dinero acelere el tiempo de espera? ¿No es cierto que las personas están siendo asesinadas por demanda por sus órganos antes de los trasplantes programados? Al menos eso es lo que han confirmado testigos oculares, antiguos trabajadores de hospitales e investigadores independientes.

Tomemos por ejemplo el caso de Xue Yanlin Fuyang, quien, según un informe del China Times del 17 de mayo del 2006, recibió dos riñones en un plazo de 48 horas después de pagar 220.000 yuanes (aproximadamente 31.660 dólares).

(Crédito: End Transplant Abuse)

“…asesinatos en masa de presos de conciencia”

Aunque la enfermera le dijo al reportero que el hospital había realizado tres trasplantes de riñón y cuatro de hígado el día anterior, que si se extrapolan como un volumen de transporte diario promediarían los 2500 trasplantes por año, este hospital de 500 camas está haciendo mucho más.

Evidencia irrefutable de cosecha forzada de órganos detallada en el informe Bloody Harvest/The Slaughter: Una actualización que indica que se estima que el Centro de Trasplante de Órganos Orientales del Hospital Tianjin First Center realiza 6000 trasplantes al año.

(Crédito: Bloody Harvest)

Es solo un hospital. De hecho, el informe antes mencionado indica que en China se realizan entre 60.000 y 100.000 trasplantes al año. ¿De dónde vienen todos estos órganos que se obtienen fácilmente? Según el coautor del informe, David Matas, abogado internacional de derechos humanos y candidato al Premio Nobel de la Paz 2010:

“La conclusión última de esta actualización y, de hecho, de nuestro trabajo anterior, es que China ha participado en la matanza masiva de prisioneros de conciencia, principalmente practicantes de los ejercicios espirituales Falun Gong, pero también uigures, tibetanos y algunos cristianos de la casa, con el fin de obtener órganos para trasplantes”.

(Crédito: Bloody Harvest)

Los órganos de los jóvenes

El reportero hace todo tipo de preguntas a la enfermera, pero la respuesta más desconcertante fue la de si su “paciente” podía recibir el órgano de un joven. Para eso, la enfermera dice que solo obtienen órganos de gente joven. Además, es bien sabido que los hospitales chinos extraen los órganos de los presos de conciencia mientras están vivos.

El abogado de derechos humanos David Matas, coautor de un informe de investigación sobre la recolección de órganos de practicantes de Falun Gong en China, sostiene una copia del informe durante una audiencia en el Parlamento de Canadá el 29 de mayo del 2007. (Crédito: La Gran Época)

Impulsado por el turismo de trasplantes

Después de ese escalofriante intercambio, la enfermera continúa enseñándole el hospital al reportero, mostrándole los pabellones especialmente para extranjeros. Pasan junto a un paciente de Oriente Medio, cuya tarifa de trasplante de órganos fue “atendida en el consulado”.

La industria de los trasplantes es sumamente lucrativa para el régimen chino. Los sitios web de los hospitales muestran abiertamente los precios de los órganos: un corazón oscila entre 130.000 dólares y 160.000 dólares, los riñones 150.000 dólares cada uno, el hígado 98.000 dólares y 130.000 dólares, el pulmón 150.000 dólares y 170.000 dólares, y la córnea 30.000 dólares.

Un hotel de 16 pisos ubicado cerca, explica la enfermera, es propiedad del hospital y está construido especialmente para que las familias de los pacientes de trasplantes se queden en él. En este hotel, hay un piso entero solo para pacientes surcoreanos, aprende el reportero en un intercambio con un paciente surcoreano.

(Crédito: Stop Organ Harvesting in China)

El antiguo trabajador del Hospital Central de Tianjin se presenta

Las conversaciones que fueron filmadas encubiertas en el hospital coinciden con numerosos testimonios de denunciantes que han hecho pública la recolección forzada de órganos. Un ex-trabajador del Primer Hospital Central de Tianjin envió un correo electrónico a The Epoch Times en el 2016, diciendo: “Muchos de los pacientes de trasplante extranjeros vinieron a China en busca de un hígado o riñón. La mayoría de estos extranjeros eran surcoreanos”.

Los médicos coreanos llevan algún tiempo enviando a sus pacientes a China para trasplantes de órganos. Después de que se dieron a conocer las noticias de la extracción forzada de órganos, algunos médicos dejaron de recomendar a sus pacientes que fueran a China, lo que los cineastas descubrieron después de entrevistar a médicos en dos hospitales de Seúl. Otros médicos, sin embargo, siguen haciéndolo.

(Crédito: Minghui)

“Un conocido médico surcoreano con uno de los hospitales más grandes de Corea del Sur introduciría a sus pacientes con un intermediario”, continúa el ex trabajador anónimo. “Este intermediario referiría a estos pacientes al hospital de Tianjin”. También estaba el ex guardia de la prisión, que se presentó como testigo ocular para relatar la extirpación por la fuerza del corazón de una mujer en el Hospital General del Comando Militar de Shenyang.

El 18 de abril del 2006, una ex trabajadora hospitalaria, Annie (alias), se presentó con un gran riesgo personal después de dejar China. Expuso a su ex-marido, un cirujano del que se divorció después de que él confesara haber sacado por la fuerza las córneas de 2000 practicantes de Falun Gong, cuyos cuerpos fueron cremados después.

La condenable exposición filmada por los cineastas surcoreanos se suma a la creciente evidencia del sindicato del Partido Comunista Chino que se dedica a la recolección forzada de órganos.

Mira la exposición a continuación:

Miles de personas de todo el mundo se reunieron en Taipei para hacer una asombrosa forma humana por una causa increíble

¿Te gustó este artículo?  Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS