Virginia Beach: llueva o haya Sol

Por RACHAEL DYMSKI
19 de Octubre de 2020
Actualizado: 12 de Enero de 2021

Para la mayoría de los veraneantes, pasar un día de lluvia en un balneario es inoportuno en el mejor de los casos y desastroso en el peor. Los buscadores de Sol y arena de pronto se encuentran atrapados dentro de las habitaciones del hotel, preguntándose cómo se mantendrán a sí mismos y a sus hijos entretenidos en el interior. Algunas de nuestras playas favoritas tienen más que un cine en la ciudad para los días de lluvia, lo cual, en estos momentos no sería una opción.

Mi esposo y yo cargamos a nuestras hijas para un fin de semana largo en Virginia Beach a mediados de septiembre. Nuestras hijas aún no están en edad escolar y esperábamos evitar las multitudes del verano y disfrutar de playas tranquilas y de un clima cálido, pero no caluroso.

Parque Grommet Island, Virginia. (Cortesía de la Oficina de Convenciones y Visitantes de Virginia Beach)

El pronóstico no se veía muy bueno a medida que se acercaba nuestro destino del viaje. Cuando vimos aparecer las nubes de lluvia en nuestra aplicación meteorológica, esperábamos que solo se desatara una tormenta pasajera.

La tormenta no pasó. La lluvia golpeó toda la playa de Virginia, causando que se emitieran advertencias de inundaciones repentinas y un día de lluvia implacable.

Muelle de la calle 15, Virginia. (Cortesía de la Oficina de Convenciones y Visitantes de Virginia Beach)

Tenía ganas de caminar los 5 kilómetros del paseo marítimo, explorando las hermosas playas y los senderos naturales de Virginia Beach y me preguntaba cómo llenaríamos un día tormentoso con dos niños pequeños.

No debería haberme preocupado. Resulta que lo que hace que Virginia Beach sea verdaderamente especial es que es igual de entretenida y agradable bajo la lluvia.

¿Día lluvioso? Diríjase al Acuario de Virginia y al Centro de Ciencias Marinas. (Cortesía de la Oficina de Convenciones y Visitantes de Virginia Beach)

Un itinerario sorprendentemente perfecto para los días de lluvia

Empezamos nuestra mañana comprando panecillos y café fresco en el Bagel Baker. Con el estómago lleno y los niveles de cafeína repuestos, nos subimos al coche y nos dirigimos al Acuario de Virginia y al Centro de Ciencias Marinas. Con más de 800,000 galones de agua, el acuario representa a 300 especies de animales marinos, incluyendo tortugas caguamas, tiburones de arena y dragones de Komodo. El acuario tiene un túnel marino, donde caminamos bajo la vida marina, sintiéndonos como buzos mientras mis hijas buscaban a Nemo y Dory.

Luego almorzamos en Repeal Burbon y Burgers (recomiendo el Godfather con salsa aioli de pesto y trufa, marinara, pimientos de plátano y mozzarella) y descansamos en el hotel.

La lluvia cesó lo suficiente al final de la tarde para que nos dirigiéramos a la playa de Chesapeake (Chic’s) y empaparnos de las últimas horas de luz del día. Esta playa está junto a la bahía, lo que significa que las olas son mínimas y la vista está marcada por el puente de la bahía de Chesapeake. Teníamos la zona para nosotros y dejábamos a nuestras chicas correr abrigadas con sus suéteres, a construir castillos de arena y a buscar conchas.

Panqueques de batata con suero de leche y pollo frito en el Tupelo Honey Cafe’s Shoo Mercy, Virginia. (Cortesía de Tupelo Honey Cafe)

Esa noche, pedimos pollo frito y galletas en el Tupelo Honey Cafe. Comimos con nuestras chicas alrededor de la pequeña mesa de la suite del hotel, viendo “El Rey León”. Cuando terminamos, mi hija puso su cabeza en mi regazo y dijo, “Mami, este fue uno de los mejores días de mi vida”. Tuve que admitir que estaba de acuerdo.

Vista al mar, Virginia. (Cortesía de la Oficina de Convenciones y Visitantes de Virginia Beach)

Itinerario de un día soleado

Por mucho que haya que hacer bajo la lluvia, estábamos encantados de despertarnos con unos parches de cielo azul a la mañana siguiente.

Empezamos el día en el mercado de los Granjeros de Old Beach. Situado en la zona turística a solo seis cuadras del océano. El mercado al aire libre atrae a los locales y turistas por igual con su variedad de panes artesanales, miel local, flores frescas y jabones caseros.

Mercado de los granjeros de Old Beach, Virginia. (Cortesía de la Oficina de Convenciones y Visitantes de Virginia Beach)

Desde allí caminamos hasta el paseo marítimo, donde pasamos la mañana paseando y deteniéndonos para jugar en la arena. Nuestras niñas disfrutaron especialmente del Grommet Island Park, un parque totalmente accesible en la costa de Virginia Beach. Tomamos un almuerzo de sándwiches de pastel de cangrejo en The Shack, un restaurante completamente al aire libre en el Oceanfront South End.

El más reciente Faro de Cabo Henry, Virginia. (Cortesía de la Oficina de Convenciones y Visitantes de Virginia Beach)
La Choza, Virginia. (Cortesía de The Shack)
Pasteles de cangrejo en The Shack, Virginia. (Cortesía de The Shack)

En los días siguientes pudimos disfrutar de varias de las maravillas al aire libre que ofrece Virginia Beach, incluyendo excursiones al Parque Estatal de First Landing y la visita al Faro de Cape Henry. Caminamos por los terrenos del excepcionalmente bien hecho Museo de la Aviación Militar y después nos fuimos al Bergery’s Bread Basket, donde disfrutamos de un helado artesanal mientras explorábamos el patio de la granja.

El Museo de la Aviación Militar. (Cortesía de la Oficina de Convenciones y Visitantes de Virginia Beach)

Mientras nos alejábamos de Virginia Beach, le pregunté a mis hijas cuál fue su parte favorita. Esperaba oír que era el acuario o el paseo marítimo o bien jugar en la arena. En cambio, mi hija de tres años dijo que su parte favorita fue dormir en un sofá cama y ver la lluvia a través de la ventana con su familia. Me hizo pensar que la lluvia en la playa podría no ser lo peor después de todo.

Rachael Dymski es escritora, florista y madre de dos niñas pequeñas. Actualmente está escribiendo una novela sobre la ocupación alemana de las Islas del Canal y tiene un blog en su sitio web, RachaelDymski.com.

La autora fue invitada por la Oficina de Convenciones y Visitantes de Virginia Beach.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


¿Sabía?

Después de 20 años, muchos aún no saben que millones de personas inocentes son perseguidas por un régimen malvado

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS