Virginia se vuelve azul demócrata: comunistas pro-china reclaman el crédito

¿Ayudó un comunista estadounidense radicado en China a dar vuelta a Virginia?
Por Trevor Loudon
15 de Noviembre de 2019 Actualizado: 15 de Noviembre de 2019

Análisis de noticias

Es oficial. La otrora profundamente roja republicana Mancomunidad de Virginia es actualmente un estado azul demócrata. Como resultado de las elecciones del 5 de noviembre, los demócratas ahora ocupan los tres órganos constitucionales en todo el estado, ambos escaños en el Senado de Estados Unidos, la mayoría de los miembros en el Congreso y ambas cámaras de la Asamblea General de Virginia.

Laura Ingraham de Fox News dijo que se debe a “cambios demográficos”. Eso es solo parcialmente cierto. Virginia se puso azul demócrata porque un puñado de comunistas pro-china bien organizados lo hicieron posible.

El grupo en cuestión, New Virginia Majority o Nueva Mayoría de Virginia (NVM), ha explotado la cambiante población de Virginia y “la sangría liberal” desde el área de Washington para dar vuelta el resultado no solo en el norte de Virginia sino también en los distritos de todo el estado. Establecida en Alejandría y Richmond, NVM ha enviado a cientos de trabajadores remunerados y voluntarios a través de la mancomunidad para registrar y enviar a las urnas a cientos de miles de nuevos votantes, todo ello bajo las narices del Partido Republicano de Virginia.

Los demócratas dieron vuelta el resultado obteniendo dos escaños en el Senado del estado y ahora tienen una ventaja de 10 votos en la Cámara de Delegados. NVM respaldó y apoyó a 23 candidatos de Virginia en esta elección y ganó con 15 de ellos, incluyendo dos escaños en el Senado y nueve victorias en la Cámara de Delegados estatal.

Los 15 que fueron respaldados por NVM y ganaron son:

Ghazala Hashmi, Senado de Virginia Distrito 10

John Bell, Senado de Virginia Distrito 13

Wendy Gooditis, Cámara de Delegados Distrito 10

Kelly Convirs-Fowler, Cámara de Delegados Distrito 21

Elizabeth Guzmán, Cámara de Delegados Distrito 31

Dan Helmer, Cámara de Delegados Distrito 40

Kathy Tran, Cámara de Delegados Distrito 42

Hala Ayala, Cámara de Delegados Distrito 51

Schuyler VanValkenburg, Cámara de Delegados Distrito 72

Rodney Willett, Cámara de Delegados Distrito 73

Shelly Simonds, Cámara de Delegados Distrito 94

Steve Descano, Abogado de la Mancomunidad del Condado de Fairfax

Parisi Deghani-Tafti, Abogado de la Mancomunidad del Condado de Arlington y de Fall´s Church  

Buta Biberaj, Abogada de la Mancomunidad del Condado de Loudoun

Phyllis Randall, Presidenta de la Junta de Supervisores del Condado de Loudoun

Nada de este éxito electoral se debió únicamente a la suerte o a los cambios demográficos.

El copresidente de NVM, Tram Nguyen, publicó un editorial en el New York Times diciendo: “Los demócratas podrían aprender mucho de lo que pasó en Virginia”. ¿El mensaje? “Demócratas, hagan en todas partes lo que hicimos en Virginia”. Persiguiendo y yendo tras el voto minoritario con campañas masivas de inscripción de votantes, se puede dar vuelta el resultado en casi cualquier estado.

Según Nguyen:

“El Partido Demócrata nacional gastó millones en Virginia este año, pero el estado no siempre fue una prioridad. Desde su posición en el Sur hasta su papel prominente en el legado de opresión de Estados Unidos, Virginia fue durante mucho tiempo considerada confiadamente conservadora e inquebrantable. Hace tan solo seis años, los republicanos controlaban la oficina del gobernador y la Asamblea General.

“Las organizaciones locales como la mía entendieron el potencial político de Virginia cuando empezamos hace 12 años. Estamos ganando porque reconocemos el poder de un electorado que incluye y refleja la diversidad de nuestro estado. No hablamos con los votantes solo cuando llega la temporada de campaña. Tratamos de llegar a los votantes de todos los colores, a las mujeres, a los trabajadores de bajos ingresos y a los jóvenes donde están, lo que nos ha permitido desarrollar una sólida base de apoyo a lo largo de la llamada Media Luna Urbana de Virginia, desde el norte de Virginia hasta Hampton Roads. Mucho antes del día de las elecciones, registramos a más de 300.000 votantes, golpeamos a más de 2.5 millones de puertas y nos organizamos dentro de las comunidades de color para ayudar a lograr cambios significativos en la política, como la ampliación de Medicaid, que cubrió a casi 400.000 personas”.

Nguyen (quien fue parte del equipo de transición del gobernador demócrata Ralph Northam) también explicó la importancia del voto de los exconvictos.

“La constitución del estado de Virginia prohíbe que cualquier persona con una condena por un delito grave vote hasta que sus derechos hayan sido restaurados por el gobernador. Durante más de nueve años, organizamos a mujeres y hombres que habían estado encarcelados para ayudarles a exigir que se les restituyan sus derechos civiles. El exgobernador, Terry McAuliffe, restauró el derecho al voto de más de 173.000 virginianos durante su mandato, más que ningún otro gobernador en la historia de Virginia. En 2016, de los casi 20.000 hombres y mujeres que se registraron para votar por primera vez como resultado de la restauración de sus derechos, el 79 por ciento votó. Fueron un bloque decisivo de votantes en Virginia, el único estado del sur que ganó Hillary Clinton”.

NVM trabajó en estrecha colaboración con McAuliffe para obtener los derechos de voto de los exconvictos. En realidad, la organización le entregó al gobernador un premio en su cena anual por su excelente trabajo.

Y el camino al éxito radica en organizar y estimular a los votantes de las minorías que ya tienen una marcada inclinación hacia la izquierda, pero que normalmente votan con una participación muy baja:

“Los cambios en la forma del electorado y el creciente entusiasmo entre los votantes solo pueden llegar hasta cierto punto, sin una arquitectura de campaña que canalice esos cambios hacia resultados políticos tangibles…

“Comprometerse de manera significativa con los votantes de color significa hablar con decenas de miles de votantes para asegurarse de que tienen la información que necesitan para emitir su voto, incluso después de recibir comunicaciones racistas de la campaña republicana (…) No necesitábamos persuadir a los votantes para que aceptaran nuestra visión del mundo, ya estaban allí para tratar los temas. Solo necesitaban estar convencidos de que su voto importaba. Para dar un ejemplo de cómo funciona en términos prácticos, en los distritos electorales de los suburbios de Virginia en Washington, la participación este año aumentó en un 24 por ciento con respecto a 2017…

“Los estados no se convierten en campos de batalla de la noche a la mañana. Los demócratas y las organizaciones progresistas nacionales tienen los recursos para llevar su caso al pueblo y ganar, pero tienen que empezar temprano y organizarse sin descanso. Cuando pierden, tienen que permanecer en su lugar y seguir luchando por cada centímetro político que puedan conseguir. Ningún lugar es imposible de ganar para siempre”.

Todo esto sería lo suficientemente serio si los miembros del NVM fueran simplemente “demócratas liberales” bien intencionados, pero desafortunadamente no es el caso.

NVM es un frente de El Camino para la Liberación, conocido hasta abril de este año como la Organización Socialista Camino de la Libertad (FRSO), la organización maoísta más influyente de Estados Unidos.

Grupos maoístas

NVM está dirigida por Jon Liss, de Alexandria, un veterano cuadro de FRSO/El Camino para la Liberación. Varios cuadros de la FRSO han servido en NVM a lo largo de los años, al igual que muchos activistas de dos grupos satélites de NVM, Raíces de Izquierda y la Red de Energía Estudiantil de Virginia.

FRSO/El Camino para la Liberación surge del movimiento militante estudiantil maoísta estadounidense pro-China de los años setenta. Aunque hoy en día son más discretos sobre su lealtad a China, varios de sus principales partidarios mantienen estrechos lazos con la República Popular China.

Fred Engst es un veterano partidario de la FRSO. Nacido de padres comunistas estadounidenses y criado en China, Engst se educó en Estados Unidos, donde se sumergió en la política maoísta. Regresó a China en 2007 y ahora enseña en la Universidad de Negocios Internacionales y Economía de Beijing.

Alex Tom, un líder de Raíces de Izquierda y de la organización pro Beijing, Asociación Progresista China, con sede en San Francisco, formó en 2012 el Programa de Educación y Exposición de China para “construir un análisis más profundo de China para los progresistas e izquierdistas estadounidenses y construir relaciones con el movimiento de base en China”, según la información que dio en una conferencia en el Foro de Izquierda de 2013.

John Marienthal, miembro de la FRSO con sede en San José, fue líder de la organización pro Beijing, Asociación de Amistad entre los Pueblos de China – EE. UU., durante más de 40 años y ha enseñado en varios establecimientos educativos chinos desde la década de 1980.

Steve McClure es un exresidente de Washington que, en la década de 1970, participó activamente en la organización pro Mao, Brigada Estudiantil Revolucionaria. Tiene estrechos vínculos con la FRSO y NVM. Desde 2010, ha trabajado con el Departamento de Geografía de la Universidad de Wuhan en China, y es investigador asociado del Laboratorio Principal Estatal de Información de Ingeniería en Topografía, Cartografía y Teledetección de esa universidad.

McClure ha utilizado sus habilidades en Sistemas de Información Geográfica (GIS) para proporcionar a NVM información muy específica de identificación de votantes.

Ya en 2005, McClure utilizaba la tecnología GIS para identificar a los votantes de bajos ingresos para el Comité de Apoyo a los Trabajadores Inquilinos de Liss. McClure “trazó áreas de vivienda de bajos ingresos y de alto alquiler para obtener una imagen de dónde había viviendas accesibles en el norte de Virginia”, según el Mason Gazette. Esta información probablemente resultó muy útil cuando Liss estableció NVM dos años más tarde.

Según un artículo publicado el 25 de agosto de 2011 en el blog de McClure:

“Recientemente he estado trabajando con NVM para hacer una serie de mapas para informar sobre la planificación de las caminatas en los distritos electorales de las casas del Estado de Virginia (…) Los datos básicos son listas de hogares individuales por categorías de censos panétnicos (…) Los resultados son subjetivos, pero sugieren (…) las formas en que las comunidades actuales se conforman o se apartan de las unidades territoriales discretas que definen el terreno electoral en una democracia”.

Todo esto no era teórico. Fue diseñado para ayudar a NVM para dar vuelta el resultado en los distritos de todo el estado mediante la micro estrategia de potenciales votantes demócratas en las comunidades de bajos ingresos y minorías. En otro post, escribió:

“En las elecciones generales de 2008, Virginia votó a los demócratas por primera vez desde 1964 con Obama al frente del estado. Los cambios demográficos y el aumento de la participación de los votantes, en lugar de un cambio en las lealtades políticas, explican este resultado…

“Enfocándome en el condado de Prince William, Virginia, apliqué técnicas de interpolación espacial en un GIS para traducir los resultados de las elecciones de 2008 en la geografía de los distritos electorales en las áreas de clasificación de zonificación del año 2000 para un análisis cuantitativo posterior. El objetivo era producir inteligencia procesable para las organizaciones de la clase obrera que construyen el poder popular en la base…

“Los resultados se presentan en forma de mapas y diagramas que podrían aclarar los desafíos y oportunidades de las organizaciones que participan en las actividades electorales”.

McClure sigue activamente comprometido en dar consejos a sus camaradas estadounidenses sobre cómo ganar las elecciones para los demócratas.

Un artículo co-escrito por McClure y Bob Wing, “La importancia de la lucha para el sur y por qué puede y debe ganarse“, la Organizing Upgrade que apareció en un link del sitio web El Camino para la Liberación el 4 de septiembre de 2017, afirma:

“La extrema derecha, el racismo, el militarismo, la desigualdad y la pobreza se centran en el Sur. La mayoría de los afroamericanos, el principal protagonista de la política progresista en este país, vive en el Sur. Y el Sur tiene más votos electorales, más votos decisivos, población y congresistas que cualquier otra región.

“El Sur está cambiando rápidamente, dando lugar a grupos demográficos más progresistas -especialmente las migraciones de negros y latinos, LGBTQ y urbanitas- y a un creciente voto demócrata. Estas tendencias solo pueden ser maximizadas si la importancia del Sur es entendida como una necesidad estratégica y si se reconoce y se actúa en consecuencia sobre la oportunidad de ganar estado por estado.

“A pesar de lo dura que es y será la lucha, restar importancia a la lucha del Sur es una estrategia política perdedora y pierde autoridad moral en los asuntos más importantes que enfrenta el país”.

McClure y Wing (otro “ex” maoísta asociado con FRSO) argumentan que para destruir al Partido Republicano en el Sur, las comunidades negras deben ser el objetivo y movilizadas para que voten:

 “(1) Una masa crítica de estados del Sur puede y debe ser ganada si queremos bloquear o derrotar a la derecha en las elecciones presidenciales. Tres de los cinco estados decisivos más o menos críticos están en el Sur: Florida, Virginia y Carolina del Norte. Los estados azules y decisivos, además de Washington D.C., poseen el 38 por ciento de los votos electorales necesarios para ganar.

“(2) Ganar una mayoría parlamentaria antiderechista depende de ganar en el Sur, ya que el Sur tiene una delegación congresional más grande que cualquier otra región y los congresistas del Sur también ocupan puestos clave de liderazgo dentro de las jerarquías congresionales del Partido Republicano.

“(3) Hay enormes oportunidades para construir un poder político progresista y una gobernabilidad a nivel local en el Sur, ya que 105 condados tienen mayoría negra (…)

“Mientras que algunos podrían descartar al Sur, enfocándose estratégicamente en el Noreste y la costa del Pacífico como centro de un programa progresista y al Medio Oeste como el principal campo de batalla político, el crecimiento dinámico del Sur, el legado histórico de la lucha negra y el poderoso peso político lo convierten en un campo de batalla crítico.

“El matiz es que el Sur no se puede ganar como un bloque, sino solo estado por estado y condado por condado. De hecho, ganar el Sur en gran parte significa entender que no es una entidad monolítica y que hay que ganarla pieza por pieza, es decir, deconstruir políticamente el Sur”.

La victoria del presidente Donald Trump en 2016 conmocionó a la izquierda y, según McClure y Wing, ha hecho que su objetivo de dar vuelta el resultado en el Sur sea aún más urgente:

“Este ensayo fue preparado en marzo de 2015, antes de la temporada electoral de 2016, que finalmente resultó en la victoria de Donald Trump. Sin embargo, la conquista de la presidencia por parte de la extrema derecha hace que los argumentos principales de este ensayo sean aún más importantes (…)

“El Sur es el centro clave de la extrema derecha y del Partido Republicano; ninguno puede ser derrotado sin luchar por el Sur”.

El Camino para la Liberación tiene una gran presencia en Georgia, Tennessee, Carolina del Norte (Durham para Todos) y Florida (la Nueva Mayoría de Florida). Ahora que Virginia está a salvo del lado demócrata, se espera ver un aumento de la actividad electoral maoísta en Carolina del Norte y Florida para que esos estados se vuelvan azules en 2020; Tennessee y Georgia serán los siguientes. Luego,  Texas.

¿”Colusión” China?

Trump fue más duro con Beijing que cualquier otro presidente que se tenga memoria. No es ningún secreto que a China no le gusta Trump y le encantaría verlo derrotado en 2020.

En lugar de arriesgarse a una guerra, o sufrir enormes reveses económicos, ¿no sería mucho más barato y fácil utilizar los activos estadounidenses de China, como El Camino para la Liberación, para asegurar la derrota de Trump por medios “democráticos”?

Es inconcebible que el régimen chino no supiera lo que estaba haciendo McClure. Después de todo, se supone que pagan su salario o su costo de vida mientras está en China.

Está claro que El Camino para la Liberación está vinculado a China. También está claro que su grupo de vanguardia, NVM, está muy involucrado en la política electoral de Estados Unidos y jugó un papel decisivo para que Virginia se volviera azul. También es obvio que el objetivo de El Camino para la Liberación es destruir al presidente Trump y al Partido Republicano para allanar el camino hacia una América socialista.

¿Hay aquí una “colusión” china? ¿Necesitamos investigaciones y acciones ejecutivas contra estos grupos subversivos antes de que puedan alcanzar plenamente sus objetivos? A menos de un año de las elecciones de 2020, no queda mucho tiempo para hacerlo.

Trevor Loudon es un autor, cineasta y conferencista de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años, ha investigado los movimientos de izquierda radical, marxista y terrorista y su influencia encubierta en la política dominante.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

*****

A continuación

La infiltración comunista en Occidente

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS