Visión del Indo-Pacífico de Trump plantea contener a “poderes autoritarios revisionistas”, dice DoS

Por Venus Upadhayaya
15 de Noviembre de 2019 Actualizado: 15 de Noviembre de 2019

El Departamento de Estado (DoS) publicó recientemente un informe sobre cómo está trabajando con aliados y socios para implementar una visión compartida de un Indo-Pacífico libre y abierto, que se centra en contener las “visiones represivas del futuro orden internacional” impulsadas por ciertas potencias globales.

El informe, publicado el 4 de noviembre, dice que los países del Indo-Pacífico, como nunca antes, están enfrentando una amenaza a su “soberanía, prosperidad y paz”.

“La Estrategia de Seguridad Nacional de Estados Unidos, publicada en diciembre de 2017, reconoce que el desafío más importante para los intereses de Estados Unidos y sus socios es la creciente competencia entre las visiones libres y represivas del futuro orden internacional”, dice el informe. “Los poderes autoritarios revisionistas buscan promover sus intereses parroquiales a expensas de otros”.

Los analistas de política nacional y regional dicen que los “poderes autoritarios revisionistas” son una clara alusión a algunas potencias globales, en particular China.

“Creo que esta es una clara referencia a China, y también potencialmente a Rusia”, dijo en un correo electrónico a la edición en inglés de La Gran Época el investigador del American Enterprise Institute de Washington Zack Cooper.

Cooper, que estudia las alianzas y asociaciones de Estados Unidos en Asia, la competencia estratégica entre Estados Unidos y China, y el arte de gobernar y la coerción económica china, dijo que algunos en la administración de Estados Unidos “ven a Estados Unidos y a la mayoría de sus aliados y socios compitiendo contra China y Rusia para determinar el futuro orden internacional”.

El experto regional Rukmini Gupta dijo a la edición en inglés de La Gran Época que la declaración sobre “poderes autoritarios revisionistas” no es única.

“Estados Unidos siempre ha formulado su política exterior en términos de valores universales: derechos humanos, democracia. Se puede considerar que implica que la visión estadounidense del orden internacional es inclusiva y basada en el consenso, por lo que es preferible”, dijo Gupta, que tiene su sede en Nueva Delhi y estudia defensa y seguridad.

“En la declaración no se menciona a ningún estado, pero se puede inferir que todos los países que son criticados por ser antidemocráticos y por desafiar al liderazgo de Estados Unidos en el orden mundial imperante son ‘poderes autoritarios revisionistas’, por ejemplo: Rusia, Corea del Norte, China, Irán”, dijo.

El Indo-Pacífico como “máxima prioridad”

En un mensaje introductorio al informe del 4 de noviembre, el secretario de Estado Mike Pompeo dijo que el presidente Donald Trump “ha hecho de la participación de Estados Unidos en la región indopacífica una máxima prioridad de su administración”.

“En noviembre de 2017, en Vietnam, esbozó una visión para un Indo-Pacífico libre y abierto en el que todos los países prosperen juntos como estados soberanos e independientes”, dijo Pompeo, añadiendo que esta visión es compartida por miles de millones en más de 35 países.

Definió esta visión como el “deseo de prosperar en un futuro libre y abierto” que incluye “comercio libre, justo y recíproco, entornos de inversión abiertos, buena gobernanza y libertad de los mares”.

W. Alejandro Sanchez, experto en geopolítica con sede en Washington, dijo a la edición en inglés de La Gran Época que la política de la administración Trump y su visión de un Indo-Pacífico libre y abierto “no difiere mucho de las anteriores”, pero agregó que hay algo más de “intención detrás” de estas declaraciones y que los objetivos estratégicos se centran en un “par de actores”, a saber, China y Corea del Norte.

Un análisis publicado a principios de este año por el Brookings Institute menciona que Estados Unidos está notando la creciente influencia del “papel global y las políticas cada vez más duras” de China en los países en desarrollo.

El puerto de Sihanoukville en Camboya, parte de la iniciativa de “la Franja y la Ruta” del régimen chino. (Tang Chhin Sothy/AFP/Getty Images)

“Las implicaciones de las crecientes inversiones de China vinculadas a la iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), su ambicioso programa global de infraestructura y conectividad, son cada vez más debatidas”, escribió David Shullman, asesor principal del International Republican Institute y miembro superior adjunto del Center for a New American Security (CNAS). “También lo es la naturaleza de los esfuerzos del Partido Comunista Chino (PCCh) para popularizar su modelo autoritario y socavar las democracias en desarrollo en todo el mundo, ya sea intencional o indirectamente”, dijo Shullman.

Mencionó que el vicepresidente Mike Pence en noviembre del año pasado había señalado directamente que la administración Trump, “a través de su estrategia en el Indo-Pacífico, tiene la intención de reforzar el estado de derecho y los derechos humanos en los países de la región, que se enfrentan a una creciente influencia de China”.

Shullman, en su análisis, mencionó que el enfoque chino aumenta la corrupción y socava la independencia política y financiera.

“China, en parte para defender sus intereses económicos, también interfiere en los sistemas políticos de los países en desarrollo de todo el mundo, inclinando la balanza hacia políticos y políticas favorables a China”, dijo Shullman.

Libertad vs. opresión

El Departamento de Estado, en su documento del 4 de noviembre, dijo que los estadounidenses “creen en la libertad fundamental de conciencia, religión, expresión y reunión”, y que el régimen chino “es intolerante con la disidencia, controla agresivamente los medios de comunicación y la sociedad civil, y suprime brutalmente a las minorías étnicas y religiosas”, exportando dicho enfoque a los países en desarrollo de la región del Indo-Pacífico.

“Tales prácticas, que Beijing exporta a otros países a través de su influencia política y económica, socavan las condiciones que han promovido la estabilidad y la prosperidad en el Indo-Pacífico durante décadas”, dijo el Departamento de Estado en su capítulo sobre “La defensa de la buena gobernanza”. Este es el único lugar en el informe donde el Departamento de Estado apuntó directamente al régimen chino.

Shullman expresó el mismo análisis sobre el modus operandi del régimen chino cuando dijo que éste intenta reforzar su sentido de legitimidad y ganar influencia sobre el mundo en desarrollo, “manipulando el espacio de información en beneficio de China, una práctica que ahora se conoce comúnmente como ‘sharp power’ (poder afilado)”. Pekín quiere proteger sus crecientes inversiones, asegurar el control del partido sobre la ideología y la información que podría entrar en China, y legitimar el modelo de desarrollo autoritario de China en el extranjero”.

Una vista general de los rascacielos y edificios de apartamentos en los Docklands de Melbourne, Australia, el 16 de junio de 2017. Victoria se ha convertido en el primer estado de Australia en apoyar la iniciativa china de la Franja y la Ruta, también conocida como OBOR, tras firmar un Memorando de Entendimiento el 25 de octubre de 2018. (Scott Barbour/Getty Images)

Dijo que el régimen chino controla a la prensa en el extranjero firmando acuerdos con otras naciones por medio de su iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), y “avanza en el intercambio de información con la intención de influenciar a los periodistas extranjeros que cubren la BRI, incluso a través de conferencias patrocinadas por la Asociación de Periodistas de China, afiliada al estado”.

Shullman dijo que la “conformidad ideológica patrocinada por el Estado” que el régimen chino adopta para su “gobierno autoritario” duradero también se extiende al “control ideológico en el extranjero”.

Sanchez dijo que un análisis sobre cómo ha evolucionado en gran medida el Indo-Pacífico, en su opinión, implicaría el cómo ha evolucionado la relación chino-americana “de socio potencial o país con el que Estados Unidos podría ‘trabajar’ a un competidor más directo” en todas las esferas, incluyendo la influencia ideológica.

“La actual ‘guerra comercial’ entre Pekín y Washington, la actitud agresiva de China hacia Taiwán (incluyendo la utilización de la diplomacia del dólar para ‘comprar’ el reconocimiento de los aliados restantes de Taipei), la creciente presencia militar china en el Mar de China Meridional, y la forma en que esto afecta a los aliados de Washington en la región, han dado lugar a este nuevo escenario de seguridad”, dijo.

El Departamento de Estado define a la India como un “socio estratégico”

El mensaje introductorio de Pompeo al informe del 4 de noviembre define a la India como un socio estratégico, si bien no menciona específicamente a ninguna otra nación en particular.

“Estamos aumentando el ritmo y el alcance de nuestro trabajo con aliados, socios e instituciones regionales como la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), los estados del Mekong, los países insulares del Pacífico y nuestro socio estratégico, India, para hacer frente a los desafíos comunes y promover una visión común”, dijo Pompeo.

El Departamento de Estado afirma en el informe que la asociación estratégica de Estados Unidos con India se está fortaleciendo.

“Nuestra alianza estratégica con la India, una democracia de 1.300 millones de personas que comparte nuestra visión para el Indo-Pacífico, está alcanzando nuevas cotas”, dice el informe.

Gupta dijo que la alianza estratégica demuestra que Estados Unidos y la India tienen una visión compartida en la que están dispuestos a trabajar en estrecha colaboración, pero no significa que se haya hecho algo precipitado todavía.

“No hay pasos o acciones políticas específicas que definan una ‘asociación estratégica’. Tanto India como Estados Unidos han designado a una multitud de países como ‘socios estratégicos'”, dijo.

Cooper, sin embargo, hace un análisis diferente de esta asociación y dice que no todos los aliados “necesitan tener la misma visión”.

“A diferencia de la OTAN, cada alianza en Asia es independiente y se formó por razones diferentes, y a menudo se centró en amenazas diferentes. Por lo tanto, la cuestión es si Estados Unidos puede lograr que cada aliado se centre en lo que mejor hace para manejar los desafíos regionales”.

Cooper dio ejemplos, diciendo que Corea del Sur necesita enfocarse en la península, Filipinas está enfocada en su propio territorio y las aguas circundantes, y Tailandia está luchando con problemas internos.

“Por lo tanto, Japón y Australia deben desempeñar un papel central en el apoyo al concepto del Indo-Pacífico. Eso no es lo ideal”, dijo. “Por esta razón, añadir a otros países que se preocupan por cómo está cambiando la región del Indo-Pacífico —como India y Vietnam— es tan importante como conseguir que los aliados de los tratados de Estados Unidos se adhieran al enfoque”, dijo.

Cooper dijo que esta es la razón por la que espera que Washington busque cooperación con “líderes extranjeros que se preocupan por el ascenso de China, independientemente de que sean o no aliados de Estados Unidos”.

El presidente Donald Trump y el primer ministro indio Narendra Modi asisten al “Howdy, Modi” en el NRG Stadium de Houston, Texas, el 22 de septiembre de 2019. (SAUL LOEB/AFP/Getty Images)

Sanchez destacó las mismas preocupaciones, diciendo que es difícil para la administración de Trump “mantener un frente unido”.

“Estos gobiernos generalmente ven a China como una preocupación de seguridad, y quieren una Corea del Norte desnuclearizada, pero por supuesto esto no significa que estas naciones se lleven bien entre sí”, dijo. “Las tensiones entre Corea del Sur y Japón son un ejemplo obvio”.

También dijo que es probable que estén menos dispuestos a entrar en un conflicto con China —ya sea comercial, diplomático o militar—, a diferencia de Estados Unidos.

“Tailandia es un caso interesante, ya que el primer ministro chino, Li Keqiang, acaba de reunirse con el primer ministro tailandés Prayut Chan-o-cha (…) y los dos conversaron sobre el aumento del comercio bilateral”, dijo. “En otras palabras, Beijing está recurriendo a la diplomacia del dólar para comprar alianzas y sociedades”.

Sanchez dijo que la Casa Blanca se está asociando estratégicamente con India para contrarrestar la influencia china en la región.

“China está fortaleciendo sus vínculos con Pakistán, Sri Lanka y otros estados asiáticos y del sudeste asiático a través de inversiones como parte de la iniciativa de la Franja y la Ruta, y vemos barcos chinos operando en el Océano Índico. Por lo tanto, el gobierno de Estados Unidos está tratando de equilibrar estos acontecimientos mediante la consolidación de sus lazos de defensa con la India”, dijo.

Gira de EE.UU. por el Indo-Pacífico

El secretario de Defensa Mark T. Esper comenzó su gira por cuatro naciones del Indo-Pacífico —Corea del Sur, Tailandia, Filipinas y Vietnam— el 13 de noviembre.

El Departamento de Defensa (DoD) dijo que la segunda visita de Esper en tres meses a la región del Indo-Pacífico, que Esper llama el “teatro prioritario” de Estados Unidos, es para fortalecer la cooperación, y “destaca el compromiso de Estados Unidos con las asociaciones tanto antiguas como nuevas”.

El DoD, en un informe titulado “El viaje de Esper al Indo-Pacífico destaca el énfasis de Estados Unidos en las alianzas“, dijo que hacer alianzas y nuevos socios es “la segunda línea de esfuerzo en la Estrategia de Defensa Nacional de Estados Unidos”.

Destaca a China y Rusia como las dos mayores amenazas.

Kashish Parpiani, becario de investigación en la Observer Research Foundation de Mumbai (India), dijo que la definición que el DoD hace de la visita de Esper en el contexto chino y ruso no es “sorprendente”.

“La visita de Esper está completamente en línea con el anuncio de la Estrategia de Seguridad Nacional de la administración Trump sobre el regreso a la era de la ‘competición de las grandes potencias'”, dijo.

El DoD estipuló que la amenaza de China emana de su “economía de rápido crecimiento”.

“Está invirtiendo en el Ejército Popular de Liberación de China —que no es un ejército nacional, sino la fuerza militar del Partido Comunista Chino— y modernizando las fuerzas, mejorando el entrenamiento y desplegando nuevas capacidades”, dijo.

El DoD dijo que el mandatario chino Xi Jinping ha declarado que quiere que China alcance la supremacía militar para el año 2050.

“Estas capacidades militares (chinas) —inteligencia artificial, misiles hipersónicos, portaaviones y más— están diseñadas específicamente teniendo en mente al ejército estadounidense”.

El DoD describió la capacidad de Estados Unidos para “desplegarse en cualquier parte del mundo y suministrar a las fuerzas” como su mayor ventaja sobre China, y dijo que parte de la “ventaja más grande de Estados Unidos” es su “sistema de alianzas”.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper (izq.), responde brevemente a las preguntas del ministro de Estado para los Asuntos de Defensa de Qatar, Khalid Al-Attiyah (der.), en el edificio del Pentágono en Arlington, Virginia, el 6 de noviembre de 2019. (Win McNamee/Getty Images)

Destacando la importancia de la visita de Esper al Indo-Pacífico, el Departamento de Defensa dijo que la estrategia militar china contra Estados Unidos es solo una parte de un esfuerzo total del régimen.

“Utilizan la diplomacia, la influencia política y las políticas económicas, junto con el poder militar. La iniciativa china de ‘la Franja y la Ruta’ es un esfuerzo de 1 billón de dólares para cambiar el actual sistema internacional que tan bien ha servido al Indo-Pacífico desde 1945 por uno que lo centra todo en Beijing”, dijo.

Sanchez cree que a pesar de “estas declaraciones positivas y de algunos acontecimientos importantes, Washington está enviando mensajes contradictorios a la región. Por ejemplo, a las recientes cumbres de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y de Asia Oriental celebradas en Tailandia, asistió una delegación de bajo nivel, en la que el nuevo asesor de seguridad nacional, Robert O’Brien, fue el representante de mayor rango. Ni Trump, ni Pence, ni Pompeo, ni Esper”.

Parpiani interpreta la actual visita de Esper a las cuatro naciones del Indo-Pacífico como un intento de Estados Unidos por compensar el envío de una delegación de bajo nivel a las recientes cumbres de Asia Oriental.

“Yo diría que la visita es para disipar las dudas de las naciones del Indo-Pacífico tras la recientemente concluida cumbre de Asia Oriental en Tailandia”, dijo.

Siga a Venus en Twitter: @venusupadhayaya

Descubre

Violadores de derechos humanos no podrán entrar a Taiwán

TE RECOMENDAMOS