Wang Qishan, el máximo funcionario anticorrupción reaparece en público

17 de Septiembre de 2017 Actualizado: 17 de Septiembre de 2017

Wang Qishan, el funcionario más poderoso de China luego del líder del Partido Comunista, Xi Jinping, ha aparecido en público varias veces en el último tiempo, luego de ausentarse por meses de la escena pública. La ausencia de Wang de los medios disparó especulaciones sobre su futuro político a lo cual él respondió con tres apariciones en una semana. Estas apariciones son muestras de vida política en el opaco sistema político de China.

Filmaciones de la cadena estatal China Central Television (CCTV) muestran a Wang, jefe de la agencia anticorrupción del Partido Comunista, asistiendo a una asamblea nacional de inspección disciplinaria el 8 de septiembre.

En la reunión, Wang enfatizó la importancia de reflexionar sobre los resultados del trabajo anticorrupción que se realizan desde que Xi Jinping llegó al poder en 2012, y se mostraron determinados a continuar los “incesantes esfuerzos”.

“La central del partido afirma por completo el trabajo de inspección disciplinaria”, dijo Wang.

Observadores de la política china miran de cerca las señales que da la presencia (o ausencia) de Wang en los medios porque da pistas sobre si continuará o no en el Comité Permanente del Politburó luego que se barajen las posiciones en el 19 Congreso Nacional del Partido Comunista. El Comité Permanente es el liderazgo del partido y se compone de siete altos funcionarios, incluyendo Wang, y Xi quien preside este cuerpo.

Según una convención extra oficial del régimen, se espera que los miembros del Comité Permanente que llegan a la edad de 68 años al momento de realizarse el Congreso del Partido se jubilen. Los funcionarios de 67 años o menos pueden quedarse para el siguiente periodo de cinco años. Wang Qishan, aliado clave de Xi Jinping en su campaña anticorrupción, cumplió 69 el pasado julio.

Dos días antes de aparecer en televisión, Wang asistió a un seminario político en honor a su último suegro, el ex vicepremier Yao Yilin. Wang fue acompañado de su esposa y su nieto mayor.

Además de la presencia de cuatro miembros del politburó, el Oriental Daily de Hong Kong, notó especialmente a dos funcionarios: Xi Yuanping, el hermano menor del presidente chino Xi Jinping y Li Zhanshu, la mano derecha de Xi. “Xi Jinping envió a dos representantes a la reunión, uno oficial y uno personal… para mostrar su respeto”, dice el reporte.

Wang también habló, aparentemente por primera vez según la prensa estatal china, como líder del “Grupo de liderazgo central para el trabajo de inspección”.

Desde el 3 de septiembre, Wang también visitó 3 días la provincia central de Hunan, donde se realizó un simposio de inspección disciplinaria, según informó CCTV y el sitio web oficial de la Comisión Central para la Inspección Disciplinaria que Wang preside.

Dada la tendencia de Wang a mantener un perfil bajo, la alta exposición a los medios es muy inusual, y se percibe como una rectificación a los rumores que hablan de un cáncer de hígado en estado avanzado. El comentador político independiente Zhou Xiaohui dice que los informes de la prensa deberían también interpretarse como una pista de que Wang aún conserva el favor de Xi Jinping.

Desde mayo, Guo Wengui, un multimillonario fugitivo chino que reside en su lujoso departamento de US$ 67 millones en Manhattan con vista al frente de Central Park, ha acusado varias veces de corrupción (sin brindar pruebas) a Wang y sus familiares en las redes sociales. Guo ha sido involucrado con la red política tendida por el ex líder del partido, Jiang Zemin. La campaña anticorrupción bajo Xi y Wang ha hecho blanco cientos de funcionarios alineados con Jiang. Guo tiene numerosas causas abiertas de funcionarios, actrices y empresarios por deudas impagas y difamaciones.

Xin Ziling, un oficial retirado de la Universidad de Defensa Nacional, cree que el puesto político de Wang está asegurado debido al rol indispensable que tiene en la administración de Xi.

“Xi Jinping, Li Keqiang y Wang Qishan van a estar en el centro del 19 Congreso Nacional”, dijo Xin a La Gran Época. Li Keqiang es el premier, “si derrocan a Wang Qishan, es como decir efectivamente que los esfuerzos anticorrupción de Xi fueron incorrectos”.

“Una vez lanzada la flecha, no hay vuelta atrás”, dice Zhou Xiaohui. “El tono que viene de la prensa estatal ha sido que la anticorrupción va a continuar, y que Xi se incapacitaría a sí mismo si pierde a Wang Qishan”.

La ausencia de Wang ha estado asociada con la purga de los “tigres grandes” (un término chino para los funcionarios corruptos de alto rango). La última vez que Wang reapareció luego de 40 días de silencio, las autoridades anunciaron la investigación del prominente secretario del partido en Chongqing, Sun Zhengxcai, extinguiendo toda esperanza de algunos bandos de que hubiera un candidato que sucediera a Xi Jinping en el mando.

TE RECOMENDAMOS