Washington está “profundamente preocupado” por la salud de la periodista china encarcelada

Por Rita Li
09 de Noviembre de 2021
Actualizado: 09 de Noviembre de 2021

El Departamento de Estado de EE. UU. dijo el 8 de noviembre que está “profundamente preocupado” por el deterioro de la salud de la periodista ciudadana Zhang Zhan, que ha estado llevando a cabo una huelga de hambre pero que ha sido alimentada a la fuerza durante su detención por informar sobre los primeros días de la pandemia mundial en China.

“Según múltiples noticias que citan las declaraciones de sus familiares, la señora Zhang está cerca de la muerte”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, a varios periodistas durante una conferencia de prensa.

Agregó: “Hemos expresado en repetidas ocasiones nuestra grave preocupación por el carácter arbitrario de su detención y su maltrato durante la misma. Reiteramos nuestro llamamiento a la RPC [República Popular China] para su liberación inmediata e incondicional, y para que Beijing respete la libertad de prensa y el derecho de las personas a expresarse libremente”.

Los órganos judiciales de China condenaron a Zhang, de 37 años, a una pena de cuatro años de cárcel en diciembre de 2020 por informar sobre el brote del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) en Wuhan, China.

Con la fuerte censura del gobierno en China, el público en general a menudo confía en los periodistas ciudadanos para mantenerlos informados sobre los acontecimientos, especialmente durante los incidentes delicados que a menudo no se informan o solo comunican la línea oficial del partido.

Zhang, periodista ciudadana y oriunda de Shanghai, viajó a la ciudad china de Wuhan, el primer epicentro del brote, en febrero de 2020 para informar a otros sobre fuentes de primera mano que había oído o visto.

En un momento dado, la trabajadora de primera línea captó en video las incineradoras que funcionaban hasta altas horas de la noche en una funeraria local, así como el sobrecargado sistema sanitario, al que los medios de comunicación no estatales u occidentales tendrían difícil acceso. Zhang compartió clips menos conocidos pero de gran difusión en WeChat, Twitter y YouTube, antes de perder el contacto con el exterior el 14 de mayo de 2020.

Aunque no fue la única periodista ciudadana que dio la voz de alarma sobre la gravedad del brote de Wuhan, Zhang es la primera que se enfrenta a un juicio abierto. Fue detenida en Shanghai en junio de 2020 por “provocar peleas y problemas”, una acusación comúnmente utilizada por el PCCh contra los disidentes políticos.

Esta mujer de 1.80 metros de altura pesa ahora menos de 45 kilos debido a una prolongada huelga de hambre durante su estancia en la cárcel, dijo su hermano Zhang Ju, residente en Shanghai, en un reciente posteo.

En una ocasión, los funcionarios alimentaron a Zhang a la fuerza con una sonda de alimentación a través de la nariz durante su detención. El proceso fue doloroso, dijo Zhang a su abogado. Zhang fue hospitalizada el 31 de julio, pero se negó a poner fin a su protesta hasta que el tribunal limpie su nombre, dijo a su madre.

“No creo que pueda durar mucho tiempo”, escribió Zhang Ju el 30 de octubre. “Deseo que el mundo recuerde cómo es ella si no logra sobrevivir a este frío invierno que se avecina”.

Un policía monta guardia cerca de un cartel que habla sobre la periodista ciudadana china Zhang Zhan, colocado por activistas prodemocracia frente a la oficina de enlace de China en Hong Kong, el 28 de diciembre de 2020. (Peter Parks/AFP vía Getty Images)

El grupo internacional de derechos Amnistía Internacional pidió a China que liberara a Zhang para que recibiera tratamiento médico tras la publicación del hermano.

“Zhang Zhan, quien, para empezar, nunca debió ser encarcelada, ahora parece correr un grave riesgo de morir en prisión”, declaró Gwen Lee, activista de la organización para China.

“Las autoridades chinas deben ponerla en libertad de inmediato para que pueda poner fin a su huelga de hambre y recibir el tratamiento médico adecuado que tan desesperadamente necesita”, dijo en una declaración el 4 de noviembre.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino negó la acusación de derechos humanos el 6 de noviembre, calificándola de “manipulación política antichina”.

Preocupado por el entorno de los medios de comunicación en China, la semana pasada Price también instó a China a conceder la libertad de prensa en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022, que comenzarán dentro de tres meses en Beijing.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS