China impone pena de 4 años de prisión a periodista ciudadana por reportaje sobre la COVID-19

Exabogada es condenada por "provocar peleas y problemas"
Por Frank Fang
28 de Diciembre de 2020
Actualizado: 28 de Diciembre de 2020

La periodista ciudadana china Zhang Zhan fue condenada el lunes a cuatro años de prisión, convirtiéndose en la primera reportera conocida que ha sido condenada por Beijing por proporcionar información de primera mano sobre la pandemia del virus del PCCh dentro de China.

Zhang, una exabogada de 37 años, fue declarada culpable de “provocar peleas y problemas” por el Tribunal Popular de la Nueva Área de Pudong en Shanghai, según sus abogados defensores Zhang Keke y Ren Quanniu.

Zhang apareció en el tribunal en una silla de ruedas y su madre lloró mucho después de escuchar su sentencia.

“Provocar peleas y problemas” y “subversión del poder del estado” son dos cargos comunes que el régimen chino utiliza para encarcelar a los disidentes.

El abogado Zhang Keke dijo al Apple Daily de Hong Kong después de la sentencia del tribunal que Zhang no tenía buena salud debido a una huelga de hambre de varios meses. Añadió que su cliente no estaba de acuerdo con la sentencia de cuatro años, diciendo que sus comentarios no deberían estar sujetos a ninguna revisión, y mucho menos ser acusados de un delito.

A pesar de su mala salud, Zhang Keke dijo que no tenía idea de si su cliente continuaría la huelga de hambre en protesta.

Zhang llegó a Wuhan, el epicentro de la pandemia de China, a principios de febrero, y comenzó a publicar informes en sus cuentas de redes sociales. A menudo criticaba las medidas adoptadas por las autoridades chinas para detener la propagación de la COVID-19.

Desapareció por primera vez en mayo, antes de que las autoridades chinas confirmaran su detención un mes después. Su acusación, que se hizo pública a mediados de noviembre, demostró que Zhang estaba acusada de cargos que incluían “distribuir información falsa a través de texto, video y otros medios” a través de los medios de comunicación en internet.

En el documento del tribunal también se acusaba a Zhang de “especular maliciosamente” sobre la pandemia de Wuhan al “hablar con los medios de comunicación extranjeros Radio Free Asia y The Epoch Times”.

Un empleado desinfecta un cine en Wuhan, China, el 20 de julio de 2020. (Getty Images)

Zhang fue entrevistada varias veces por la edición en chino de Epoch Times. En una entrevista en marzo, Zhang rechazó las afirmaciones de los funcionarios chinos de que el virus que causa la COVID-19 se originó en los Estados Unidos.

A mediados de marzo, Zhao Lijun, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, acusó al ejército de los Estados Unidos de llevar el virus a Wuhan en un tuit.

Zhao explicó más tarde que Beijing culpó del virus a los Estados Unidos porque quería desviar la atención de China, en particular para aliviar la ira pública sobre la pandemia.

Zhang había estado en huelga de hambre durante meses antes de su comparecencia ante el tribunal el lunes. En un posteo en las redes sociales el 17 de diciembre, el abogado Ren Quanniu escribió que Zhang estaba tan delgada y fuera de forma que apenas podía reconocerla.

Ren añadió que Zhang dijo que veía la huelga de hambre como un llamamiento general a todos aquellos que se han enfrentado a la injusticia.

El tribunal estaba muy vigilado el lunes. Según AFP, la policía china empujó a los periodistas y observadores lejos de la entrada del tribunal mientras Zhang llegaba.

La cobertura de BBC World de la sentencia de cuatro años de Zhang fue censurada en China.

Leo Lan, consultor de investigación y defensa del grupo estadounidense Chinese Human Rights Defenders (CHRD), dijo a la BBC que la sentencia de cuatro años era “pesada” y que demostraba que Beijing “está muy decidido a silenciarla e intimidar a otros ciudadanos que trataron de exponer lo que pasó en Wuhan”.

“Me preocupa el destino de otros ciudadanos detenidos que también informaron sobre la pandemia”, añadió Lan.

El paradero de otros tres ciudadanos chinos periodistas, Chen Qishui, Fang Bin y Li Zehua, sigue siendo desconocido después de que desaparecieran hace unos meses.

Amnistía Internacional también expresó su preocupación por la sentencia de Zhang.

“Los periodistas ciudadanos como #ZhangZhan fueron la principal, si no la única, fuente de información de primera mano no censurada durante los primeros días de la #COVID19. #China debe dejar de perseguir a los periodistas y otros individuos simplemente por informar la verdad”, escribió Amnistía en un tuit.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

China retira a todas las regiones de la lista de pobreza a pesar de las muertes por hambruna

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS