WeChat monitorea a usuarios extranjeros para reforzar la censura en China, según informe

Por Eva Fu
09 de Mayo de 2020 10:39 PM Actualizado: 09 de Mayo de 2020 10:39 PM

Los usuarios internacionales de la app de mensajería china WeChat podrían estar ayudando a la plataforma a ajustar su sistema de censura para los usuarios dentro de China, según el último informe del organismo de control digital Citizen Lab.

Se sabe que la app, con más de mil millones de usuarios activos mensuales en todo el mundo, censura a sus usuarios en China para garantizar que el contenido se encuentre dentro de los temas que el Partido Comunista Chino considera aceptables.

Sin embargo, el informe encontró que las comunicaciones entre usuarios fuera de China también son monitoreadas para ayudar a refinar el algoritmo de censura de la app para sus usuarios en China.

Los hallazgos revelaron que los usuarios en el extranjero están sujetos a “una vigilancia generalizada del contenido que anteriormente se pensaba que estaba reservada exclusivamente para cuentas registradas en China”, dijo Citizen Lab.

Alrededor de 100 millones de personas tienen cuentas WeChat registradas fuera de China, según la firma de Munich Messenger People.

Dentro de China, la app ofrece una multitud de servicios que van desde chat, compras, marketing, banca hasta la reserva de entradas de cine y taxis.

Alimentando un aparato de censura

El informe encontró que WeChat examina imágenes y documentos que los usuarios extranjeros comparten entre sí para crear una base de datos que usa para censurar a sus usuarios con sede en China.

Los investigadores llegaron a estos hallazgos en base a experimentos realizados entre noviembre de 2019 y enero. Ellos establecieron dos chats grupales: uno que contenía solo usuarios extranjeros y otro que contenía usuarios extranjeros y una cuenta registrada en China.

Descubrieron que cuando enviaban imágenes y documentos políticamente sensibles en el chat que solo contenían usuarios extranjeros, poco después esos archivos serían censurados para usuarios registrados en China.

Un usuario con una cuenta de China (I) intenta enviar una imagen políticamente sensible en un chat grupal de WeChat durante las pruebas de Citizen Lab realizadas en enero de 2017. (Cortesía de Citizen Lab)

Los investigadores hallaron que WeChat también retiene datos de los archivos que los usuarios eliminan en la app y, por lo tanto, nunca fueron recibidos por la otra parte.

“Ninguna de las informaciones que WeChat pone a disposición de los usuarios explica los fundamentos de dicha vigilancia”, concluyó el informe, señalando que el personal de protección de datos de WeChat nunca abordó por completo las preguntas de los investigadores con respecto a las prácticas de manejo de datos de la compañía.

Tencent, el gigante tecnológico con sede en Shenzhen que es dueña de la app, dijo en un comunicado el viernes que “con respecto a la sugerencia de que participamos en la vigilancia del contenido de los usuarios internacionales, podemos confirmar que todo el contenido compartido entre los usuarios internacionales de WeChat es privado”.

Si bien es necesario un análisis técnico adicional para determinar si las mismas alertas están presentes entre otras empresas chinas, es “plausible que otras plataformas utilicen la vigilancia de manera similar”, según Jeffrey Knockel, un becario postdoctoral en el instituto que fue coautor del informe.

Él sugirió que los reguladores de privacidad podrían emitir multas a las empresas por engañar a sus usuarios. En Canadá, los residentes también podrían quejarse ante los reguladores federales de privacidad que podrían “proporcionar recomendaciones no vinculantes sobre cómo la empresa debe modificar sus servicios”, dijo Knockel.

Un logotipo de la plataforma china de mensajería instantánea llamada WeChat en un dispositivo móvil el 12 de marzo de 2014. (Peter Parks/AFP/Getty Images)

Preocupaciones sobre las apps chinas

El informe se suma a un creciente coro de críticas sobre las prácticas de censura y manejo de datos por parte de las plataformas de redes sociales chinas.

En un informe de marzo, Citizen Lab descubrió que WeChat en China censuró activamente la discusión sobre el brote desde enero. Identificó 516 combinaciones de palabras clave directamente relacionadas con el virus en una lista negra de WeChat, incluidas referencias al médico denunciante Li Wenliang, quien murió a causa de la enfermedad.

A fines de abril, los senadores Ted Cruz (R-Texas) y Josh Hawley (R-Mo.) presentaron un proyecto de ley titulado “Contrarrestar los Intentos Chinos de Indagación”, cuyo objetivo es prohibir a los empleados federales el uso de plataformas tecnológicas que estén sujetas a control del Partido Comunista Chino. Tencent es una de las compañías chinas en la lista.

“Empresas como Tencent y Huawei son operaciones de espionaje para el Partido Comunista Chino, disfrazadas de compañías de telecomunicaciones para el siglo XXI”, dijo Cruz en un comunicado de prensa. Agregó que evitar que el dinero de los contribuyentes contribuyan a estas plataformas son “medidas de sentido común para proteger la seguridad nacional estadounidense”.

El representante Jim Banks (R-Ind.) también presentó recientemente una resolución para advertir sobre las amenazas a la seguridad nacional planteadas por la popular app china de videos TikTok, diciendo que “los estadounidenses deben saber cuál es cuál antes de presionar el botón de descarga”. El ejército estadounidense había prohibido a su personal usar la app móvil en teléfonos emitidos por el gobierno en enero.

Zoom, que explotó en popularidad como una herramienta conveniente para reuniones cuando millones de estadounidenses trabajan desde su casa, también ha sido objeto de escrutinio sobre las preocupaciones de privacidad y seguridad en las últimas semanas. La compañía tiene su sede en los Estados Unidos, pero posee tres compañías en China que desarrollan su software.

El 3 de abril, un grupo de 19 legisladores de la Cámara de Representantes firmaron colectivamente una carta en la que expresaron su preocupación por las prácticas de recopilación de datos de la compañía. Zoom también enfrenta una demanda colectiva de su accionista por exagerar sus estándares de privacidad y no revelar su falta de cifrado de extremo a extremo.

El informe enfatizó que durante varias llamadas de prueba en América del Norte en abril, los investigadores de Citizen Lab también observaron que la app enviaba datos a los servidores en Beijing, lo cual planteó preocupaciones de seguridad sobre si esos datos podrían caer en manos de atacantes de estados nacionales como el régimen chino. Sin embargo, la compañía dijo que los datos fueron enviados por error a China.

“En teoría, Beijing podría exigir que las autoridades chinas entreguen las claves de cifrado de esas llamadas para que las autoridades chinas las descifren, lo que les permite tener acceso completo al contenido de esas llamadas y la capacidad de escuchar conversaciones supuestamente privadas”, dijo Attila Tomaschek, experta en privacidad de datos de ProPrivacy, a The Epoch Times en una reciente entrevista.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Régimen chino encubre más tragedias médicas aparte de COVID-19 | China en Foco

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.