Zhao Ziyang, un flexible pensador en Tiananmen, es enterrado 10 años después de su muerte

09 de Abril de 2015 Actualizado: 09 de Abril de 2015

Después de una década, el régimen chino permitió finalmente a la familia del fallecido líder del Partido Comunista Zhao Ziyang, quien simpatizaba con el movimiento estudiantil por la democracia en 1989, que enterraran sus cenizas.

Las cenizas del ex secretario general del Partido fueron dejadas en su casa de Pekín desde 2005 porque el régimen y la familia de Zhao no estuvieron de acuerdo sobre el lugar de entierro. El régimen, que controla los arreglos funerarios para sus miembros más altos, ofreció enterrar las cenizas de Zhao en el cementerio Babaoshan, el designado lugar de descanso para oficiales de alto rango y héroes del partido, pero su familia prefiere un entierro privado porque estaban preocupados de que el acceso a su tumba fuera restringido.

El entierro de las cenizas de Zhao fue mencionado de nuevo en el último año debido a que su esposa, Liang Boqi, murió en 2013. El deseo de la familia de tener enterrada a la pareja junta fue concedido por el partido el 5 de abril, Zhao Erjun, hijo de Zhao, le dijo en Hong Kong a la estación ​​NOW TV.

Un jefe administrativo con puntos de vistas liberales, Zhao fue purgado por oponerse a la brutal represión militar de estudiantes en la Plaza Tiananmen, el 3 y 4 de junio de 1989. Por simpatizar con el movimiento pro-democracia dirigido por estudiantes, Zhao fue acusado de “dividir al Partido” y “apoyar los disturbios”. Sin ningún procedimiento legal, fue detenido en su hogar durante los siguientes 16 años, hasta su muerte por un infarto a los 85 años.

Debido a que Zhao sigue siendo un símbolo de conciencia en la Masacre de Tiananmen para los críticos, el régimen chino manejó los asuntos cuidadosamente después de su muerte. Para evitar el duelo a gran escala, la noticia de su muerte en 2005 fue censurada, y la policía minuciosa y considerablemente patrulló Beijing y el Cementerio Revolucionario Babaoshan, en donde cientos de personas asistieron a una sesión conmemorativa a pequeña escala.

Hoy, el Partido es tan restrictivo con la gente que da sus respetos a Zhao. Las autoridades intensificaron la seguridad alrededor de la casa de Zhao en Beijing en el Festival Qingming, una tradición china, en donde la gente visita los cementerios para venerar a sus antepasados, este fin de semana. De los ciento y pico de dolientes, la Policía impidió el acceso a cerca de una docena que venían de Heilongjiang y detuvo a cuatro, de acuerdo con Derechos Civiles y Livelihood Watch, un sitio web sobre derechos humanos.

Aunque el régimen chino permitió a la familia de Zhao que determinara donde será enterrado, no significa que lo haya perdonado. De acuerdo con el analista político con sede en Beijing Zhang Lifan, en declaraciones a South China Morning Post, el partido sigue preocupado de que su tumba pueda convertirse en un lugar de peregrinación.

TE RECOMENDAMOS