54 órdenes judiciales emitidas contra la administración desde que Trump asumió el cargo: DOJ

Por Janita Kan
04 de Febrero de 2020
Actualizado: 04 de Febrero de 2020

Los jueces federales de todo el país han emitido 54 medidas cautelares a nivel nacional contra la administración Trump desde que el presidente Donald Trump asumió el cargo en 2017, según el Departamento de Justicia (DOJ).

“Desde el 20 de enero de 2017, se emitieron 54 mandatos en todo el país contra la Administración Trump”, dijo el Departamento de Justicia a The Epoch Times, citando estimaciones del departamento. Esto es más del doble del número de mandatos, a nivel nacional, que la administración anterior había enfrentado durante sus ocho años completos en funciones. La práctica proliferante de los jueces federales que dictan fallos más allá del alcance de un caso en particular, en algunas órdenes conocidas como mandamientos judiciales a nivel nacional, ha sido una causa de preocupación desde hace mucho tiempo para la administración y para varios altos miembros del poder judicial.

Comparativamente, se emitió un promedio de 1.5 mandatos por año contra las administraciones de los presidentes Ronald Reagan, Bill Clinton y George W. Bush. Mientras tanto, la administración del presidente Barack Obama se enfrentó a 20 medidas cautelares a nivel nacional, o un promedio de 2.5 por año, durante sus ocho años, según el Fiscal General William Barr.

El Fiscal General, William Barr, habla en una conferencia de prensa en Washington el 13 de enero de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

La Casa Blanca ha criticado reiteradamente el uso sin precedentes de órdenes judiciales por parte de jueces federales, no electos, para imponer sus preferencias políticas en todo el país. El año pasado, Trump denunció el impacto del “activismo judicial” en la seguridad, la sociedad y la economía de la nación.

“Cuando los jueces escriben una política en lugar de aplicar la ley, imponen cambios radicales a millones de estadounidenses sin el beneficio del debate legislativo, la reglamentación pública o el consentimiento de los gobernados”, dijo Trump en un discurso en noviembre. “Como resultado, estos fallos altamente políticos infligen un doloroso daño a nuestra seguridad, sociedad y economía, impuesto a empresas, trabajadores, familias y a los agentes de la ley”.

David Reischer, abogado y CEO de LegalAdvice.com, dijo que cree que los mandatos nacionales son incompatibles con los límites constitucionales del poder judicial y permiten que los políticos eviten trabajar juntos para encontrar soluciones a los problemas nacionales.

“Las medidas cautelares a nivel nacional alivian a los políticos de hacer compromisos sobre asuntos importantes y sólo sirven para retrasar la resolución final donde se necesitan más desesperadamente las determinaciones finales”, dijo Reischer a The Epoch Times en un correo electrónico. “Como tal, las medidas cautelares en todo el país solo sirven para” arruinar las obras “y evitar soluciones a importantes problemas sociales”.

Muchos de los mandatos judiciales emitidos a nivel nacional se han dirigido a políticas cruciales de inmigración que están en disputa, impidiendo su aplicación en todo el país mientras los casos se llevan a cabo a través de los tribunales. Esto se vio más recientemente en un caso en el que un fallo de un tribunal de distrito federal bloqueó a la administración Trump de aplicar la norma de “carga pública”, una regulación que restringe a los nuevos inmigrantes a recibir tarjetas de residencia si se considera que el individuo se convertirá principalmente depende del gobierno para recibir asistencia, como cupones de alimentos o Medicaid. La regla considerará a una persona como una carga pública si recibe al menos un beneficio del gobierno por más de 12 meses en cualquier bloque de 36 meses.

Muchos de los mandatos judiciales emitidos a nivel nacional se han dirigido a políticas cruciales de inmigración que están en disputa, impidiendo su aplicación en todo el país mientras los casos se llevan a cabo a través de los tribunales. Esto se vio más recientemente en un caso en el que un fallo de un tribunal de distrito federal bloqueó a la administración Trump de aplicar la norma de “carga pública”, una regulación que restringe la entrega de tarjetas de residencia a nuevos inmigrantes si se considera probable que dependerán del gobierno para recibir asistencia, como cupones de alimentos o Medicaid. La regla considerará a una persona como una carga pública si recibe, al menos, un beneficio del gobierno por más de 12 meses en cualquier momento dentro de un lapso de 36 meses.

Varios estados y grupos de inmigración impugnaron la regla, lo que condujo a medidas cautelares que impidieron que entrara en vigencia el 15 de octubre de 2019. Dos tribunales federales de apelaciones, el 4 ° Circuito y el 9 ° Circuito, levantaron medidas similares en diciembre de 2019. Pero El 2º Circuito se negó a dejar de lado un par de mandatos emitidos por un Tribunal de Distrito de Nueva York, lo que llevó a la administración Trump a presentar una solicitud de emergencia (pdf) a la Corte Suprema cuando comenzaba enero para levantar esos bloqueos.

La Corte Suprema revocó la decisión del 2º Circuito a fines de enero, permitiendole a la administración Trump que haga cumplir la regla mientras las apelaciones están pendientes.

Como parte de la orden en el caso de “carga pública”, el juez de la Corte Suprema Neil Gorsuch emitió una reprimenda en una opinión concurrente, diciendo que la corte en algún momento debe “confrontar” el “verdadero problema” de los mandatos a nivel nacional. El juez Clarence Thomas, quien anteriormente emitió su propia reprimenda de la práctica en el caso de la prohibición de viajar en 2018, se unió a esa opinión.

“Hoy, el Tribunal (con razón) concede una suspensión, lo que permite al gobierno seguir (por ahora) su política en todas partes, excepto en Illinois”, escribió Gorsuch (pdf). “Pero, a la luz de todo lo que ha pasado, sería ilusorio pensar que una suspensión hoy es suficiente para remediar el problema”.

Él dice que tales órdenes plantean “serias preguntas sobre el alcance de los poderes equitativos de los tribunales en virtud del Artículo III” de la Constitución. Los jueces han tomado “decisiones apresuradas, de alto riesgo y con poca información” porque esta práctica obliga a las partes a “apresurarse a partir de una audiencia de mandato judicial preliminar” en lugar de “pasar su tiempo desarrollando metódicamente argumentos y pruebas en casos limitados a las partes en cuestión”.

Thomas emitió una crítica similar en 2018 en el caso histórico, Trump contra Hawaii, que confirmó la Proclamación Presidencial 9645 de Trump. La proclamación permitió a la administración hacer cumplir la negativa de entrada en Estados Unidos a viajeros de múltiples países islámicos de “alto riesgo”.

Thomas dijo que estas medidas cautelares están “comenzando a afectar el sistema de tribunales federales” porque evitan que “las cuestiones legales se filtren a través de los tribunales federales”, fomentan la “búsqueda de foros” y hacen que “cada caso sea una emergencia nacional para los tribunales y para la Rama ejecutiva.”

Sigue a Janita en Twitter: @janitakan

Video relacionado

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS